El Falcon de Zapatero y Rajoy

¿Pero a qué se dedica esta gente?

El presidente del gobierno se pasea por los mí­tines de su partido viajando en aviones militares. Los socialistas sacan que también Rajoy cuando era vicepresidente de Aznar hizo lo mismo.

0
0 votos
29-05-2009
Publicidad
¿Pero a qué se dedica esta gente? Resulta que estamos en el centro de la crisis más grave que ha sufrido nuestro paí­s en el último siglo y las dos grandes formaciones polí­ticas andan enzarzadas en el "y tu más". En echarse mierda los unos a los otros. ¿En eso gastan las energí­as de sus partidos y los aparatos de poder que controlan?
 (EFE)
(EFE)
¿Pero a qué se dedica esta gente? Resulta que estamos en el centro de la crisis más grave que ha sufrido nuestro paí­s en el último siglo y las dos grandes formaciones polí­ticas andan enzarzadas en el "y tu más". En echarse mierda los unos a los otros. ¿En eso gastan las energí­as de sus partidos y los aparatos de poder que controlan?
La guerra entre el PSOE y el PP ha sacado a la luz la “alegría” con la que la clase política del país derrocha los recursos públicos. Especialmente el derroche en aviones, coches, instalaciones y recursos oficiales no ya para la actividad normal de sus funciones como gobernantes sino para sus actividades privadas o de sus partidos.
El país está reclamando soluciones para sacar al país de la crisis y alternativas para los millones de ciudadanos que especialmente la sufren: parados, jóvenes, inmigrantes, mujeres, precarios, familias hipotecadas, familias con todos en paro, autónomos y pequeñas empresas… Pero ellos dedican sus fuerzas a sacar la “mierda” del otro. Mientras, el país se desangra económicamente.
 
Si realmente están por acabar con el despilfarro de los recursos públicos, propongan, como hace la candidatura “De Verdad contra la crisis”, medidas concretas. ¿Por qué no se suman a un recorte del 10% ò del 15% en los gastos superfluos de las administraciones central, autonómicas y locales que ellos, PSOE y PP, controlan? ¿Por qué no hacen públicas sus cuentas? ¿Por qué no renuncian a los miles de millones de subvenciones, o a una parte, que cobran del Estado?
Son las dos caras de la misma moneda.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad