El gasto turista cae un 7,3% en los últimos 4 meses

Del turismo no se puede vivir

La gravedad del dato se debe a una debilidad del modelo económico español, que el turismo representa nada menos que el 11% del PIB. Hace falta cambio drástico de construcción y turismo al competitivo.

0
0 votos
28-05-2009
Publicidad
Según la Encuesta de Gasto Turí­stico (EGATUR) que elabora el Instituto de Estudios Turí­sticos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el gasto total de los turistas extranjeros que supone 12.057 millones de euros en los cuatro primeros meses del año, ha marcado un descenso del 7,3% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. La gravedad del dato se debe a una debilidad del modelo económico español, que el turismo representa nada menos que el 11% del PIB. Y según otras fuentes, la caí­da en el número de personas empleadas ha sido de un 16,3% durante el primer trimestre de 2009, lo que quiere decir que hay 85.000 empleos menos en el sector. Según la Encuesta de Gasto Turí­stico (EGATUR) que elabora el Instituto de Estudios Turí­sticos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el gasto total de los turistas extranjeros que supone 12.057 millones de euros en los cuatro primeros meses del año, ha marcado un descenso del 7,3% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. La gravedad del dato se debe a una debilidad del modelo económico español, que el turismo representa nada menos que el 11% del PIB. Y según otras fuentes, la caí­da en el número de personas empleadas ha sido de un 16,3% durante el primer trimestre de 2009, lo que quiere decir que hay 85.000 empleos menos en el sector.
Lógicamente, la crisis afecta, y seguirá afectando, el turismo a nivel mundial.  La caída del turismo en España tiene unas consecuencias económicas y sociales incomparablemente superiores a otros países. Así, en la economía estadounidense el turismo representa sólo el 4% del PIB. Debido al descenso experimentado en España, hemos dejado el segundo puesto en el ranking mundial de turismo, siendo relevados por EEUU. El primero es Francia.
            La crisis empezó afectando a la construcción, después a la industria. Ahora ha llegado al turismo. El modelo económico español basado excesivamente en el ladrillo, por una parte, y en el sol y la playa, por otro, supone una debilidad ante la crisis. Esta dependencia de España, de lo que era supuestamente un “punto fuerte” de nuestra economía, nos va a salir muy cara.
Lo que hace más evidente, cada día, que hace falta un cambio en el modelo económico en España, transformando drásticamente el modelo productivo, desde el “monocultivo” de la construcción, apoyado en el turismo, hacia los sectores más competitivos y de mayor valor añadido. Con investigación y desarrollo de energías alternativas y un plan de inversión en I+D+i. Con medidas para la ampliación y diversificación de mercados, cortando con la dependencia actual de muy pocos mercados de la UE.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad