Corresponsalí­a Madrid

Lavapiés vigilado por 48 ojos

La verdad es que las cámaras imponen un poco de respeto a quién con malas artes pretende trapichear o robar, pero no está claro que eviten este tipo de actividades delictivas

0
0 votos
27-05-2009
Publicidad

La medida que pretende solucionar los problemas de trapicheo y delincuencia en el barrio madrileño de Lavapiés abre debate entre los vecinos que tienen diferentes visiones sobre el asunto.
Un total de 48 cámaras de video vigilancia se instalarán, y las opiniones encontradas son principalmente referentes en primer lugar sobre la efectividad de esta medida y la falta de intimidad de los vecinos.
La verdad es que las cámaras imponen un poco de respeto a quién con malas artes pretende trapichear o robar, pero no está claro que eviten este tipo de actividades delictivas, y si bien las grabaciones suponen una prueba que puede desvelar la identidad de los delincuentes, podríamos comparar la efectividad de este tipo de medidas que son ya normales en el Metro o en centros comerciales precisamente para el mismo fin. Pero los hurtos aunque disminuyen un poco lo que ocurre normalmente es que se siguen llevando a cabo solo que queda registrado en imágenes para la posterior i8nvestigación.

 
   Una alternativa sería más vigilancia directa mediante agentes, que diera una asistencia directa y cercana para los transeúntes, recuperar la antigua figura del sereno sería otra alternativa que podría dar solución en barrios como este, claro está, serenos que estuvieran preparados y que tuvieran capacidad de retener a los presuntos delincuentes hasta la llegada de la policía.

 
   En cualquier caso lo que está claro es que el conocimiento de los lugares donde se trapichea con objetos robados y otros menesteres similares así como los barrios donde los robos y hurtos están a la orden del día a menudo no se ataja por desidia de las administraciones, que ven como barrios populares y tradicionales comienzan a padecer problemas de este tipo y no se pone solución.
No podemos dejar de mentar en este debate que se ha generado entre los vecinos, las consecuencias que la crisis deja y que están generando una situación de pobreza que provoca que el número de delitos relacionados con robos suba de manera directamente proporcional a las consecuencias que la crisis deja tras de sí.
Por eso no se puede tratar la delincuencia sin tratar la raíz del problema que la genera, y que antagoniza las contradicciones hasta que sale irremediablemente a la superficie las consecuencias que lleva consigo. Por eso los vecinos no lo tienen nada claro, ya que principalmente y a pesar de que a nadie le gusta estar vigilado en su propio barrio, las opiniones en contra se dirigen en la dirección de la dudosa efectividad de estas cámaras de vigilancia.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad