El dato del dí­a

¿Sabes que 50 entidades financieras acumularon en 2007 tantos beneficios como 1.101.679 pequeñas y medianas empresas?

0
0 votos
05-06-2009
Publicidad
¿No es de justicia que quienes más han ganado en estos años de crecimiento sean ahora los que más paguen en impuestos para salir de la crisis y acabar con el paro? Porque lo que ocurre ahora es exactamente lo contrario. ¿No es de justicia que quienes más han ganado en estos años de crecimiento sean ahora los que más paguen en impuestos para salir de la crisis y acabar con el paro? Porque lo que ocurre ahora es exactamente lo contrario.
Sólo las 50 principales entidades financieras –bancos y cajas– acumularon en 2007 beneficios por valor de 23.680 millones de euros. Una media de 473 millones de euros por entidad. Prácticamente lo mismo que las 1.101.679 empresas que Hacienda cataloga como “de reducida dimensión”. Cuya ganancia media ese año fue de poco más de 21.000 euros.
 
Cada entidad financiera ganó una media de veintidós mil veces más que esas pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, los bancos tributaron un 20,60% de sus ganancias, mientras que a las pequeñas y medianas el Estado les obligó a entregar el 31,5% de sus modestos beneficios.

Y esa escandalosa desigualdad aumenta a medida que ascendemos en la cúspide de la escala empresarial. El Banco de Santander tributó un 20,90% de sus ganancias –10 puntos menos que las pymes– y el BBVA un 15,07%, menos de la mitad que las empresas “de reducida dimensión”.

Las 25.336 mayores empresas son apenas el 1,9% del total de empresas que existen en el país, pero acumulan el 58,6% de todos los beneficios anuales. Sin embargo, en contra de lo que cabría pensar y de lo que indica la lógica, tributan un 6,4% menos que el millón largo de empresas que deben contentarse con repartirse el 41,4% de las ganancias.
 
En el año 2005, Ford España declaró unos magros beneficios de poco más de 6 millones de euros, por lo que su pago del impuesto de sociedades ese año fue prácticamente irrelevante. Poco después, a raíz de una auditoría externa, se descubrió que la casa matriz en EEUU había obligado a Ford España a comprarle activos de sus filiales en Francia e Italia por más de 900 millones de euros, cuando en los libros de contabilidad de la propia empresa, esos activos estaban valorados en menos de 300 millones. Más de 600 millones de euros, 100.000 millones de las antiguas pesetas, desparecieron así de los beneficios de Ford España. Por lo cual no sólo no pagaron impuestos por ellos, sino que además se beneficiaron de fuertes desgravaciones fiscales en los años siguientes por “compras de activos en el exterior”.
 
Nuestra candidatura, DE VERDAD CONTRA LA CRISIS, proponemos un nuevo sistema para el impuesto de sociedades, en una escala del 10 al 90%, en la que quien más beneficios obtenga de acuerdo a su capital, más impuestos pague. Una redistribución fiscal así en el terreno empresarial generaría un importante volumen de ahorros y recursos para invertir en la economía productiva.

Sólo con que a los bancos y monopolios del IBEX-35 se les aplicara el doble de impuestos sobre beneficios que se le aplica a las pequeñas y medianas empresas –puesto que duplican los beneficios obtenidos por 1,2 millones de pymes–, y que al resto de bancos de tamaño medio y al conjunto de empresas calificadas como “grandes” por Hacienda, se les aplicara la misma carga fiscal que a las PYMES, el Estado recaudaría 66.630 millones de euros más cada año, lo que equivale a casi una tercera parte de los Presupuestos Generales del Estado.
 
Lo que permitiría congelar o reducir a un 5% los impuestos a las empresas en dificultades y aún sobrarían miles de millones para crear nuevos empleos productivos o atender y mejorar los gastos sociales.
 
Con una reforma del impuesto de sociedades en esta dirección, claro que SÍ SE PUEDE salir de la crisis y acabar con el paro.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad