Crecen un 41% las quejas al Defensor del Pueblo contra la administración pública

El reino de taifas tiranos

Enrique Múgica ha entregado su informe anual en el Congreso. Cuyo dato más importante es que la institución recibió 24.000 reclamaciones por el mal funcionamiento de la administración pública.

0
0 votos
27-05-2009
Publicidad
El informe del Defensor del Pueblo cifra en 24 mil las denuncias contra la administración en 2008 lo que supone un incremento de un 41% respecto al año anterior, cuando el Defensor del Pueblo recibió 17 mil quejas. Un aumento muy preocupante y significativo.
 El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica entrega al presidente del Congreso, José Bono, el Informe que recoge la actividad de la Institución durante 2008.
El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica entrega al presidente del Congreso, José Bono, el Informe que recoge la actividad de la Institución durante 2008.
El informe del Defensor del Pueblo cifra en 24 mil las denuncias contra la administración en 2008 lo que supone un incremento de un 41% respecto al año anterior, cuando el Defensor del Pueblo recibió 17 mil quejas. Un aumento muy preocupante y significativo.
De las 24.000 denuncias aceptadas  18.000 son individuales y 6.000 son colectivas. Pero hay más a este dato habría que añadir las actuaciones de oficio que realiza la institución y las quejas desestimadas (más de la mitad de las admitidas) porque no entran dentro de las funciones de la institución o no tienen suficiente peso.

En cualquier caso estas 24 mil denuncias son un dato muy significativo del grado de ineficacia e impunidad con que funcionan nuestras instituciones que cada año crecen –no en mejorar los servicios a los ciudadanos- sino en multimillonarios gastos y, por tanto, en agujero de deuda pública.

Para Enrique Múgica el enorme incremento en quejas contra la administración refleja que "la gente cada vez se siente más maltratada" y que la figura del Defensor está cada vez "más afianzada" en España.

"Los ciudadanos acuden al Defensor del Pueblo cuando consideran que la administración, ya sea central, autonómica o local, les maltrata de alguna forma o no les atiende suficientemente", ha explicado Múgica.

Al igual que en años anteriores, las quejas se refieren principalmente a temas de educación, sanidad, retrasos en la justicia, medio ambiente y violencia de género.

Podemos deducir que si estos son los temas más frecuentes de denuncias y lejos de disminuir cada año aumentan, no sólo no se tienen en cuanta las denuncias ciudadanas sino que existe una cada vez mayor degradación de la atención pública en estos aspectos.

Por ejemplo, uno de los apartados en el que el Defensor del Pueblo señaló es la “externalización” (a la que sería mejor llamar “privatización”) del sistema sanitario en la Comunidad de Madrid y acusó a la presidenta de la comunidad, Esperanza Aguirre, de “vulnerar” la Sanidad pública.

Pero esto es algo que viene ocurriendo desde hace años sin que se tomen cartas den el asunto.

Una conclusión salta a la vista a partir del informe de la defensoría: Ellos (nuestra clase política, sea del signo que sea) cada vez gasta más recursos endeudándonos a todos los ciudadanos, cada vez tiene más poder sobre nuestras vidas, cada vez dan un trato más despótico, cada vez son más impunes (porque nadie responde de nada)…

Hace falta una profunda regeneración democrática en la vida política española.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad