TELEVISIÓN

LAS SERIES DE PRODUCCIÓN SIRIA DESTRUYEN LOS TABÚES ISLÁMICOS

Hablemos de una serie llamada "Puerta de Barrio", una historia de amor prohibido, en un periodo de dictadura en el que se mezclan la disidencia polí­tica de sus protagonistas y el fantasma del sida...

0
0 votos
05-01-2009
Publicidad
Podrí­amos estar hablando de una nueva producción española de éxito en la actualidad. Lo cierto es que la serie en cuestión se llama "Bab el Hara", y fue el bombazo televisivo del pasado ramadán en todas las televisiones del mundo islámico. Las teleseries de producción Siria han conquistado las pequeñas pantallas de los paí­ses árabes, en gran medida porque se han atrevido a introducir en sus argumentos, temáticas tabú en los regimenes islámicos. Temas como el propio fanatismo religioso, el sida, el aborto o el adulterio, convocan diariamente a millones de familias de estos paí­ses alrededor del televisor. Podrí­amos estar hablando de una nueva producción española de éxito en la actualidad. Lo cierto es que la serie en cuestión se llama "Bab el Hara", y fue el bombazo televisivo del pasado ramadán en todas las televisiones del mundo islámico. Las teleseries de producción Siria han conquistado las pequeñas pantallas de los paí­ses árabes, en gran medida porque se han atrevido a introducir en sus argumentos, temáticas tabú en los regimenes islámicos. Temas como el propio fanatismo religioso, el sida, el aborto o el adulterio, convocan diariamente a millones de familias de estos paí­ses alrededor del televisor.











Khaled Khalifa, novelista sirio y guionista de televisión afirma que la clave de su éxito es “establecer un diálogo con la sociedad”, algo que le permite esquivar hábilmente la férrea censura. La guerra del Líbano o los partidos islámicos son algunos de los temas que le han servido a este autor para hilvanar historias repletas de sentimientos.
 
Esto ha provocado una reacción en cadena que ha extendido como la pólvora estas historias y las ha colocado en gran parte de la red de televisiones privadas que operan en oriente medio.
 
Sería fácil censurar una emisión o publicación con escasa audiencia, pero es completamente imposible hacerlo con algo que es completamente accesible a una mayoría, de forma gratuita y en la privacidad de sus casas. Es precisamente durante el ramadán, cuando este tipo de producciones se encuentran en su momento álgido y su emisión provoca calles desiertas.
 
Aún así Yihad Abdo, el actor protagonista de “Bab el Hara”, considera que su industria todavía está “en pañales”, y que este éxito se ha conseguido a base de mucho talento y muy pocos recursos, todos procedentes de inversiones privadas. En cualquier caso el pasado ramadán esta serie fue capaz de eclipsar  un mal programado discurso del venerado líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad