El Frente antihegemonista acelera el proceso de integración

Radicalizar y profundizar la revolución ciudadana

Chávez, Morales y Correa coincidieron en criticar lo que denominaron como abusos por parte de los medios de comunicación en perjuicio de los gobiernos y de las poblaciones de los paí­ses de la región.

0
0 votos
25-05-2009
Publicidad
Al pie del volcán donde se decidió la independencia de Ecuador, y flanqueado por los presidentes de Venezuela y Bolivia, Hugo Chávez y Evo Morales, Rafael Correa aseguró ayer que profundizará el proceso revolucionario que encara su gobierno. "No vamos a cambiar de rumbo, por el contrario vamos a radicalizar y profundizar nuestra revolución ciudadana, acelerando todos nuestros procesos", afirmó el mandatario ecuatoriano en un discurso con motivo de los 183 años de la Batalla de Pichincha, tras la cual llegó a su fin el dominio español en esas tierras
 Los tres mandatarios se reencontraron en suelo ecuatoriano dos años y medio después de su primera cita en una ceremonia indí­gena celebrada en Zumbahua, al sur de Quito, donde proclamaron su alianza regional. (EFE)
Los tres mandatarios se reencontraron en suelo ecuatoriano dos años y medio después de su primera cita en una ceremonia indí­gena celebrada en Zumbahua, al sur de Quito, donde proclamaron su alianza regional. (EFE)
Al pie del volcán donde se decidió la independencia de Ecuador, y flanqueado por los presidentes de Venezuela y Bolivia, Hugo Chávez y Evo Morales, Rafael Correa aseguró ayer que profundizará el proceso revolucionario que encara su gobierno. "No vamos a cambiar de rumbo, por el contrario vamos a radicalizar y profundizar nuestra revolución ciudadana, acelerando todos nuestros procesos", afirmó el mandatario ecuatoriano en un discurso con motivo de los 183 años de la Batalla de Pichincha, tras la cual llegó a su fin el dominio español en esas tierras
El pueblo eligió "la revolución profunda, rápida y en paz", apostilló el mandatario, que prometió "radicalizar y profundizar" su denominada "revolución ciudadana", pues aseguró que "la revolución es ahora, no mañana". "Radicalizamos la revolución ciudadana, continuando con la polí­tica de apertura a todos los paí­ses del mundo, en un marco de mutuo respeto, buscando la integración latinoamericana, para seguir construyendo esta Patria Grande, de la que nos hablo José Martí­", señaló Correa.

De esta forma, y desde el Templo de la Patria, museo histórico construido en las faldas del volcán desde donde se levanta la ciudad de Quito, Correa aseguró que un dí­a como ayer los ecuatorianos no sólo festejaban la independencia histórica de su paí­s lograda en 1822 sino también una "segunda independencia" inaugurada tras su victoria en las urnas el pasado 26 de abril cuando se aprobó su proyecto de reforma Constitucional y fue electo para un segundo mandato. "El 26 de abril el pueblo eligió una revolución profunda, rápida y en paz", señaló Correa. Sin embargo, y a pesar de destacar la consolidación de los distintos procesos electorales en toda la región, Correa señaló que aún queda mucho por hacer en materia de fortalecimiento democrático. "Yo no me hago ilusiones. Tenemos mucho trabajo por delante. Verdaderamente no sé si tenemos muchas democracias en este continente, a lo sumo tenemos elecciones", precisó.

Los tres mandatarios se reencontraron en suelo ecuatoriano dos años y medio después de su primera cita en una ceremonia indí­gena celebrada en Zumbahua, al sur de Quito, donde proclamaron su alianza regional. Bautizados en ese entonces como la "Trinidad Socialista" por la prensa local, Correa apenas se preparaba para asumir el poder. Ayer, con dos años de mandato, recién reelecto y con í­ndices de popularidad superiores a la mitad del electorado, el presidente de Ecuador ratificó su compromiso con el modelo de integración sudamericana de inspiración bolivariana. "La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino", enfatizó el ecuatoriano citando a Bolí­var, tras lo cual detalló el curso a seguir. "Vamos a ahondar este proceso de revolución ciudadana continuando con nuestra polí­tica de apertura a todos los paí­ses del mundo, en un marco de mutuo respeto, buscando la integración latinoamericana para seguir construyendo esa patria grande que soñaron Martí­ y Bolí­var", precisó el jefe de Estado local.

Asimismo, Chávez, Morales y Correa coincidieron en criticar lo que denominaron como abusos por parte de los medios de comunicación en perjuicio de los gobiernos y de las poblaciones de los paí­ses de la región.

Por eso, Rafael Correa adelantó que cuando le toque la presidencia rotativa de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), promoverá la creación de organismos que puedan actuar contra eventuales abusos por parte de las corporaciones mediáticas. "Cuando sea presidente de la Unasur lo voy a plantear formalmente: crear instancias que defiendan a los ciudadanos y a los gobiernos legí­timamente electos de los abusos de la prensa", señaló el ecuatoriano en una conferencia de prensa conjunta.

Antes de que el mandatario boliviano se sumara ayer de forma inesperada a las celebraciones por la independencia de Quito, Correa y Chávez se habí­an reunido en el marco de sus encuentros bilaterales programados para pasar revista a los múltiples convenios que incluyen el intercambio de crudo ecuatoriano por derivados procesados venezolanos, los emprendimientos conjuntos para la exploración de reservas de gas en la bahí­a de Guayaquil y la construcción de una megarrefinerí­a.

Ayer, el análisis de los emprendimientos regionales continuó y en ese marco ambos lí­deres solicitaron a sus socios sudamericanos afianzar las funciones del Banco del Sur y del Sistema Unico de Compensación Regional (Sucre), señalados por Chávez como dos de los instrumentos que más contribuyen a la creación de un espacio económico común entre los paí­ses de la región.

El sector energético es el tema de mayor relevancia en esta visita oficial a suelo ecuatoriano, sin embargo, se abordarán a su vez contenidos en los campos productivos, alimentarios, financieros y comerciales.

Correa aseguró estar interesado en ingresar al ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), durante la rueda de prensa conjunta que mantuvo con su homólogo venezolano Hugo Chávez, efectuada este sábado en Quito en una visita oficial de dos dí­as para cumplir con distintos actos oficiales.

"Nos atrae mucho la oportunidad de integrarnos a un grupo de paí­ses amigos como lo es el ALBA, sobre todo que tienen voluntad integracionista, porque yo creo que en otras instancias de integración caemos en un grave error por supuestamente ser democráticos, ser amplios: por lograr consensos vamos al ritmo del más lento, de los que no quieren la integración y nos frenan ese í­mpetu a los que sí­ deseamos la integración. Creo que eso no se da en el ALBA", comentó Correa.

Antes de cerrar el encuentro, el dirigente bolivariano insistió con acelerar la transformación hacia el socialismo en la actual coyuntura de crisis económica mundial, auguró una recuperación lenta pero sostenida de los precios del petróleo y al igual que Correa se mostró favorable a que el Estado asuma el control de aquellas industrias y recursos que se consideren estratégicos. "No nos demoremos, apuremos el paso, aceleremos la marcha compañeros, que la crisis mundial nos obliga. Se nos abre un camino en la construcción de un mundo nuevo, de una forma histórica nueva, que para nosotros no es otra que el socialismo", urgió Chávez. "La revolución es ahora, no mañana", acotó Correa.

La alternativa para Correa es profundizar en la integración. Unificar los recursos que Latinoamérica tiene invertidos en divisas en el primer mundo sobre todo en EE UU, para generar un fondo de reserva regional y una futura moneda única que le permita a la región trazar polí­ticas monetarias y de inversión independientes. "Traer esas reservas, hacer un fondo de reservas del Sur que sirva para respaldar las monedas nacionales, las crisis de balanzas de pago, las crisis fiscales. Es más, con todos los paí­ses uniendo reservas, se requieren menos reservas por paí­s. Con menos reservas, pero uniéndolas, se puede tener más seguridad. Es lo que estamos proponiendo a América Latina y lo que hay decisión de construir. El Banco del Sur, financiado con fondos de la región, va a estar operativo ya mismo" declaró.

El manejar una economí­a independiente le permitirí­a a Latinoamérica ayudar a esas obras de desarrollo, sobre todo infraestructura integracionista, que desarrolle la región la interconecte por que para que una unidad económica y comercial funcione las infraestructuras y la energí­a juegan un papel crucial." Para recurrir al Banco de Desarrollo, a nivel mundial, nos ponen una serie de condiciones que obedecen a percepciones muy particulares. Tenemos que independizarnos de todo eso" afirmo Correa." Así­ pues, los puntos de la estrategia regional son: el Banco del Sur, el Fondo Regional de Reserva del Sur y la moneda regional, que puede empezar primero con una moneda electrónica, con sistemas de compensación, una especie de unidad de cuenta, como era el ECU. Eso es lo que aquí­ está satanizado. Y eso es lo que ya hemos empezado".

Se consolida asimismo la tendencia de izquierda a favor de la integración latinoamericana, la ampliación y diversificación de las relaciones socio-económicas con las naciones del sur. Con esta unidad de acción va cada vez más fortaleciéndose el frente antihegemonista latinoamericano. Un frente que busca liberarse de tantas décadas de intervencionismo del imperialismo y su doctrina Monroe.



¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad