El Gobierno prepara la reforma de las cajas de ahorros

En dirección contraria

La crisis acelera el proceso de reconversión bancaria: concentración del sector a costa de los más débiles. El gobierno prepara la reforma de la Ley de Cajas de Ahorros para favorecer ese proceso.

0
0 votos
25-05-2009
Publicidad
Además del fondo de 90.000 millones ya anunciado con el que el gobierno "engrasará" las posibles fusiones, se anuncia la modificación de la ley para equiparar las "cuotas participativas" de las cajas a las acciones de los bancos, de forma que puedan acceder al mercado de capitales; y al mismo tiempo modificar la participación de las comunidades autónomas y los partidos en las asambleas de las cajas con la intención de que ninguna comunidad pueda prohibir fusiones con cajas de otras y facilitar las fusiones interterritoriales. Además del fondo de 90.000 millones ya anunciado con el que el gobierno "engrasará" las posibles fusiones, se anuncia la modificación de la ley para equiparar las "cuotas participativas" de las cajas a las acciones de los bancos, de forma que puedan acceder al mercado de capitales; y al mismo tiempo modificar la participación de las comunidades autónomas y los partidos en las asambleas de las cajas con la intención de que ninguna comunidad pueda prohibir fusiones con cajas de otras y facilitar las fusiones interterritoriales.
Los sindicatos ven con recelo la modificación de las cuotas participativas, como el primer paso para “la privatización” de las cajas. Pero son los auténticos dueños de hecho de estas entidades, las burguesías burocráticas regionales que las han convertido en el instrumento financiero de sus necesidades presupuestarias, quienes necesitan modificar la ley para ampliar sus posibilidades de acceder al mercado de capitales con el que recapitalizar las entidades que controlan, ahora para tapar los agujeros negros a donde no lleguen los fondos de rescate públicos, y en el futuro cercano para captar más recursos.
 
El segundo frente de la reforma es la territorialización. Las burguesías burocráticas de las comunidades más fuertes aspiran a aprovechar la crisis para dotarse de cajas más fuertes, no sólo concentrando las cajas de su propia comunidad sino incluso absorbiendo las de comunidades vecinas. Sin embargo en este punto entran en contradicción los intereses de las diferentes burguesías regionales, como pone de manifiesto el enfrentamiento entre el PSOE y el PP: mientras el PP propone la “desterritorialización”, los barones regionales socialistas o las burguesías nacionalistas defienden su adscripción a un territorio.
 
La reforma que prepara el ministerio de Economía, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, trata de conjugar todos estos intereses, al fin y al cabo intereses de las castas político-burguesas que controlan los poderes regionales. ¿Pero es eso lo que le interesa a la economía nacional, especialmente para salir de la crisis afrontando el reto de un cambio de modelo productivo y a favor de los intereses generales?
 
Desde la candidatura de Unificación Comunista, “De Verdad contra la crisis”, proponemos convertir la reforma de las Cajas de Ahorros (como entidades públicas sin ánimo de lucro que legalmente aún son) en una oportunidad para poner los ingentes recursos que manejan, y cuya base es el ahorro de los ciudadanos, al servicio del conjunto del país y en concreto de una salida a la crisis popular y nacional.
Por eso proponemos una reforma sí, pero en la dirección totalmente contraria a la que pretende el gobierno. No se trata de favorecer la concentración para hacer entidades más fuertes al servicio de las burguesías burocráticas y regionales más poderosas, sino orientar su reforma a convertirlas en una alternativa nacional: “Proponemos transformar las Cajas de Ahorro, como entidades sociales sin ánimo de lucro que son, en un instrumento financiero público de tipo confederal, cuya dirección centralizada esté en manos del gobierno a través del Banco de España y controlado y supervisado por los impositores, sus verdaderos dueños. Poniendo sus enormes recursos financieros al servicio de una política de creación de riqueza y empleo y de un plan de choque contra el paro y de apoyo a las PYMES”.
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad