Corresponsalí­a Madrid

Apretar a lo más indefenso

La subida del precio por menú económico a domicilio por parte del Ayuntamiento de Madrid, supone una vuelta más de tuerca para los ancianos en situacion precaria

0
0 votos
23-05-2009
Publicidad

La subida del precio por menú económico a domicilio por parte del Ayuntamiento de Madrid, supone una vuelta más de tuerca para los ancianos en situaciones precarias, que son la gran mayoría. Me refiero a que para un abuelico que cobre 400 euros de pensión y viva en Madrid, esta subida mínima supone que a muchos de ellos la pensión no les dé ya más de donde estirar.
La subida afecta al servicio de de comida a domicilio, destinado a los mayores de la ciudad, que irán desde los 56 céntimos por menú diario para las rentas más bajas hasta los 5,71 para las más altas, lo que significa una subida considerable del gasto diario. La propuesta fue criticada por la concejal socialista Carmen Sánchez Carazo, a lo que le contestaron que le diga a Zapatero que suba las pensiones un céntimo. Resulta vergonzoso que unos y otros hablen así de las condiciones de vida en las que se encuentran nuestros mayores, y que vayan a la greña unos y otros utilizando cuestiones como estas para lanzarse frivolidades unos a otros.
Ningún pensionista, ninguna viuda, nadie con un sueldo o pensión por debajo de los 1.000 euros, es desde ahí desde donde se puede dar una solución de vida digna a los que han trabajado toda su vida para ahora verse con una mísera pensión que en muchos casos no llega a los 400 euros. Articular unos servicios económicos que cubran las necesidades de cada caso es el segundo paso, para que nuestros ancianos puedan disponer de las atenciones necesarias. Por eso esta subida del servicio de comidas a domicilio es la muestra del botón que nos enseña cómo mientras con el dinero del plan anti crisis se ponen las calles de punta en blanco, se suben los precios de los servicios básicos. Se aprieta a los sectores más desfavorecidos, para sacar ganancias extra. Hablan de un céntimo, de lo que no hablan son de los cuatro millones de euros que gana Botín mensualmente a costa de nuestras hipotecas, de los beneficios mil millonarios que saca la gran banca ni de los 240.000 millones de euros de dinero público que Zapatero ha inyectado a los bancos, claro, de eso no les interesa hablar, no sea que sepamos los despilfarros y las desfachateces en las que se gastan nuestro dinero, y les exijamos responsabilidades, les exijamos poner todas esas ganancias al servicio de la gente, de los trabajadores, de los jubilados, de las familias y de las pequeñas y medianas empresas. Aprietan el cinturón de los más desfavorecidos para llenarse los bolsillos con cada céntimo, con cada recorte, con cada subida.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad