Urkullu saca un pacto sobre la dirección de la EiTB

El PNV, maestro en pactos secretos

Íñigo Urkullu, el presidente del PNV, ha abierto la abultada "caja de Pandora" de los pactos secretos. Adelante. Que salgan todos los pactos secretos que lleva firmados el PNV. No sólo con el PSOE.

0
0 votos
23-05-2009
Publicidad
Adelante. Que salgan todos los pactos secretos que lleva firmados el PNV. No sólo con el PSOE, sino con todos los demás, incluidos los firmados con "los que arrean el árbol". Íñigo Urkullu, el presidente del PNV, ha abierto la abultada "caja de Pandora" de los pactos secretos. Y ha sacado uno firmado con el PSE el 26 de abril de 2006, por el dirigente peneuvista José Antonio Rubalkaba y el socialista Rodolfo Ares. El objetivo del pacto secreto era entregar al PNV el privilegio de nombrar al futuro director general de EiTB. Fuera cual fuera el resultado democrático de las elecciones, el PNV considera que tiene, como "dueño del caserí­o", un "derecho de pernada". Con el ceremonial peneuvista, ancestral y cuasi religioso, que acostumbran a representar, han sacado el pacto secreto a la luz pública en Sabin Etxea, la sede central del PNV, con asistencia de toda la plana mayor y la presencia estelar de Andoni Ortuzar, que actualmente es el presidente peneuvista en Vizcaya, pero que era, en la fecha del acuerdo, ni más ni menos que el director general de EiTB; y de Joseba Egibar, actualmente máximo representante de la lí­nea de Ibarretxe y Arzallus. El PNV, el gran maestro de los pactos secretos. Adelante. Que salgan todos los pactos secretos que lleva firmados el PNV. No sólo con el PSOE, sino con todos los demás, incluidos los firmados con "los que arrean el árbol". Íñigo Urkullu, el presidente del PNV, ha abierto la abultada "caja de Pandora" de los pactos secretos. Y ha sacado uno firmado con el PSE el 26 de abril de 2006, por el dirigente peneuvista José Antonio Rubalkaba y el socialista Rodolfo Ares. El objetivo del pacto secreto era entregar al PNV el privilegio de nombrar al futuro director general de EiTB. Fuera cual fuera el resultado democrático de las elecciones, el PNV considera que tiene, como "dueño del caserí­o", un "derecho de pernada". Con el ceremonial peneuvista, ancestral y cuasi religioso, que acostumbran a representar, han sacado el pacto secreto a la luz pública en Sabin Etxea, la sede central del PNV, con asistencia de toda la plana mayor y la presencia estelar de Andoni Ortuzar, que actualmente es el presidente peneuvista en Vizcaya, pero que era, en la fecha del acuerdo, ni más ni menos que el director general de EiTB; y de Joseba Egibar, actualmente máximo representante de la lí­nea de Ibarretxe y Arzallus. El PNV, el gran maestro de los pactos secretos.
El PNV siempre saca del cajón los pactos secretos para chantajear. Pero a nosotros, los ciudadanos de a pie, también nos sirve para conocer su catadura antidemocrática y sus verdaderos objetivos. Así nos enteramos que el PNV considera que la radiotelevisión vasca le pertenece por lo que no hay que elegir, según procedimientos públicos y democráticos, a su director. No hace falta contar con la opinión de los ciudadanos vascos, porque, en realidad, son “siervos de la gleba”. En el acuerdo, ahora hecho público como instrumento de chantaje, los socialistas aceptaron que el PNV tuviera la capacidad de proponer al candidato para dirigir el ente y ambos partidos se comprometían a votarlo.
 
Por eso, desde marzo de 2001, cuando concluyó la sexta legislatura y el ya mencionado Ortuzar, que había sido elegido director general de ente audiovisual en 1999 con los votos de la ya ilegalizada EH, pasó a ser director interino “eterno”. El tripartito dejó pasar el tiempo hasta que, finalmente, Ortuzar fue elevado a presidente de la ejecutiva vizcaína del PNV, y hubo que mantener una dirección colegiada interina con el mismo carácter “eterno”.
Pero el fuerte viento popular levantado en el País Vasco contra el régimen étnico, obligatorio y excluyente ha echado por tierra los planes “eternos” de los pactos secretos. Entonces, el PSE concilió y negoció con el PNV en asuntos que pertenecen al derecho, público y democrático, de los ciudadanos. Ahora, el PSE ha llegado al gobierno autonómico impulsado por ese fuerte viento popular y tiene que responder coherentemente a las demandas ciudadanas para terminar con el régimen étnico impuesto y su entramado, y una tarea importante es el que la EiTB se convierta en una verdadera televisión pública vasca, y deje de ser la propiedad de la camarilla dirigente del PNV.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad