Expolio cultural

Lo incautado en el caso Malaya supera al Thyssen

No solo nos expolian el arte bandas mafiosas sino la casta polí­tica corrupta.

0
0 votos
23-05-2009
Publicidad
¿Cuantos hospitales se pueden hacer con este botí­n del caso Malaya? ¿Cuantos hospitales se pueden hacer con este botí­n del caso Malaya?
La Consejería de Cultura de Andalucía no tiene sitio para poner todas las obras de arte confiscadas por el caso Malaya.
No tiene espacio en las 8 provincias de la comunidad autónoma.
Las obras de arte incautadas son unas 1.200 en total. Salieron de los registros de Córdoba y Marbella.
En Córdoba había unas 410 de máximo valor artístico; son de pintores como Sorolla o Dalí. Pero también las hay de Tapies, Miró, Ismael Gómez de la Serna, Benjamín Palencia y Joaquín Torres García.
En Marbella encontraron 200 cuadros, 300 litografías, figuras de arte africano y siete grandes esculturas de bronce.
Actualmente la valoración de la colección completa no se ha concluido.
Estamos hablando de un grosor que supera al museo Thyssen-Bornemisza de Madrid o que es como la tercera parte del Museo del Prado. Ni más ni menos.
Es de tal la dimensión de los cuadros surgidos de la corrupción marbellí que en una de las regiones más grandes de España, la más poblada, no hay suficiente infraestructura.
Es un valor…. Probablemente de cientos de millones de euros.
Esto tiene dos aspectos. Una vez más el incalculable valor de lo robado por una casta política corrupta. Solo en el arte de una ciudad andaluza 1.200 obras de arte, como el Thyssen, casi nada.
El otro aspecto es el de que España es el país con más patrimonio histórico y cultural de Europa, por extraño que pueda sonar superamos a Grecia e Italia, gracias al mestizaje de nuestros legados.
Además de ser el de más volumen y valor somos los más expoliados por bandas organizadas. Todos los años multitud de iglesias en medio del campo son saqueadas.
Pues ahora además de que nos saquen mafias internacionales nos saquean las castas políticas.
El patrimonio cultural español es de por si mismo una fuente de riqueza económica, solo que no está explotada. Si tal patrimonio estuviera en las manos de EEUU se le sacaría su rentabilidad real. Es un patrimonio que hace solo con su existencia que cada año miles de jóvenes en Europa quieran aprender nuestra lengua.
En cualquier es un aspecto más del atroz expolio al que nos condena la corrupción. Si los del caso Malaya tienen estas obras de arte no es porque sean unos enamorados del arte sino por que vale dinero y no caduca. De hecho en los botines de guerra se suele valorar antes el arte que el oro.
¿Cuántos hospitales se pueden construir con este depósito de dinero real contante y sonante que son 1.200 obras de arte?
Ladrones a más no poder.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad