Televisión

Tribus de postal

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo critica las condiciones a las que se han sometido a los indí­genas del programa "Perdidos en la tribu".

0
0 votos
23-05-2009
Publicidad
Usted es un miembro de la comunidad bosquimana que vive tranquilamente donde han crecido sus ancestros. Empieza a disfrutar de un programa de cooperación internacional por la integración basado en el desarrollo de sus capacidades y de la agricultura local. De repente llegan los señores de la cadena Cuatro, les ofrecen 100 miserables euros, y se los llevan a usted y a sus hijos a 700 kilómetros de su domicilio, haciendo que abandonen las cosechas para vivir en rudimentarias cabañas y con ropas como las que utilizaban sus bisabuelos. Esta es la "realidad" que nos pretende ofrecer la cadena de Prisa, disfrazada de concurso familiar de interés cultural y antropológico. Usted es un miembro de la comunidad bosquimana que vive tranquilamente donde han crecido sus ancestros. Empieza a disfrutar de un programa de cooperación internacional por la integración basado en el desarrollo de sus capacidades y de la agricultura local. De repente llegan los señores de la cadena Cuatro, les ofrecen 100 miserables euros, y se los llevan a usted y a sus hijos a 700 kilómetros de su domicilio, haciendo que abandonen las cosechas para vivir en rudimentarias cabañas y con ropas como las que utilizaban sus bisabuelos. Esta es la "realidad" que nos pretende ofrecer la cadena de Prisa, disfrazada de concurso familiar de interés cultural y antropológico.
La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) denuncia esta situación en un comunicado, señalando las nefastas consecuencias que la grabación de este programa ha tenido para las comunidades indígenas que en el participan, concretamente, los bosquimanos, los himba (en Namibia), y los mentawai (en Sumatra).
 
La propia AECID financia un proyecto de la Fundación CEAR, cuyo objetivo es garantizar su seguridad alimentaria y el desarrollo rural de la región. Entre otros objetivos, se trata de mejorar su cohesión e integración social mediante el desarrollo de sus capacidades, que les permita vivir de manera sostenible, dando apoyo a la organización comunitaria, así como facilitándoles el conocimiento de sus derechos. Todo esto no importa cuando lo que se pretende es hacer espectáculo a bajo precio. Además, la cadena más “progre” de la parrilla televisiva, se encargará de enseñarnos lo interesantes que son estos seres “primitivos”, y lo maravilloso que es hacerles un favor como este.
 
Entre 175 y 67 euros han percibido los hombres, mujeres y niños utilizados en esta farsa, que pretendía mostrar como conviven tres familias españolas en las condiciones “reales” de estas comunidades. Una actitud que parece adoptada de la más negra época del colonialismo, cuando se estafaba y usurpaba a los africanos bajo una mirada paternal y un interés turístico por “lo exótico”.
 
La AECID afirma en su comunicado que Cuatro está transmitiendo "una imagen errónea de las comunidades tradicionales africanas a la sociedad española, subrayando estereotipos que dificultan la dignificación y el conocimiento de otras culturas". Es más, señala que su contenido "contribuye a contrarrestar las campañas de sensibilización que con tanto esfuerzo tratan de promover la integración de las culturas minoritarias".
 
Obviamente la realidad de los bosquimanos es muy diferente de la que este pretendido “reality” nos muestra. Precisamente ayer, Survival Internacional denunció la realidad del pueblo bosquimano en Botsuana, cuyo gobierno volvió a expulsar a varias familias que habían vuelto con sus cabras a sus tierras ancestrales en la Reserva de Caza del Kalahari. Los problemas tanto en este país como en Namibia por recuperar sus territorios vienen ya de muy lejos y existe muy poco interés en que se solucionen. Sus derechos son vulnerados continuamente por la explotación de los recursos naturales y el turismo en la zona. Aunque seguro que los ejecutivos de la cadena pensaron que quedaría muy feo poner a la “perfecta” Nuria Roca al frente de un programa que contara estas cosas, lástima.
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad