El PSOE agita "el miedo a la derecha" en su video electoral

Ningún doberman podrá borrar el rescate bancario

No existe un enfrentamiento entre "la izquierda" y "la derecha". Ambos, PSOE y PP, han votado a favor del rescate bancario.

0
0 votos
24-05-2009
Publicidad
¿Se acuerdan de aquel dóberman con que en 1993 el PSOE de Felipe González intentaba movilizar a su base de votantes para evitar la llegada de Aznar a la Moncloa? Pues, apurado por los más de cuatro millones de parados, Zapatero ha rescatado el dóberman y lo ha sacado a pasear. Uno de sus spots electorales, el PSOE reproduce las más caricaturescas posiciones de la derecha más rancia y conservadora, presentándose a sí­ mismos como "la izquierda" que va a frenar su avance en Europa. Pero ahora lo tienen más difí­cil. Ningún dóberman que agite el espantajo del miedo a la derecha, puede borrar la indignación popular por los 259.000 millones de dinero público empleados en "rescatar" a banqueros que presentan multimillonarios beneficios y disfrutan de sueldos escandalosos. ¿Se acuerdan de aquel dóberman con que en 1993 el PSOE de Felipe González intentaba movilizar a su base de votantes para evitar la llegada de Aznar a la Moncloa? Pues, apurado por los más de cuatro millones de parados, Zapatero ha rescatado el dóberman y lo ha sacado a pasear. Uno de sus spots electorales, el PSOE reproduce las más caricaturescas posiciones de la derecha más rancia y conservadora, presentándose a sí­ mismos como "la izquierda" que va a frenar su avance en Europa. Pero ahora lo tienen más difí­cil. Ningún dóberman que agite el espantajo del miedo a la derecha, puede borrar la indignación popular por los 259.000 millones de dinero público empleados en "rescatar" a banqueros que presentan multimillonarios beneficios y disfrutan de sueldos escandalosos.
 
Todas las encuestas auguran una drástica caída del PSOE, y la credibilidad y valoración de Zapatero está en el nivel más bajo.
La crisis ha barrido la estabilidad del gobierno. El único consuelo de Zapatero es que el PP está también manchado por el apoyo al rescate bancario y entrampado en el escándalo Gürtell.
Y en esta situación, para movilizar a una base de votantes desencantada por el vergonzoso apoyo a la gran banca del Gobierno, Zapatero ha recurrido a viejas recetas.
En uno de los spots electorales del PSOE, se puede contemplar a un cura polaco defendiendo que en Europa sólo hay espacio para la religión católica; a un cabeza rapada alemán calificando la homosexualidad de enfermedad; a una dama francesa ensalzando la pena de muerte; a un ejecutivo español apelando al despido libre como salida a la crisis; a un camarero declarando que “los inmigrantes nos quitan el trabajo; o a un campesino italiano que califica de mentira el cambio climático.
Todas estas posiciones se identifican con el PP, y se contrapone a ellas “el progresismo” del PSOE.
Pero las “viejas recetas” nunca dan resultado fuera de tiempo. La estrategia de utilizar aspectos puntuales –el matrimonio homosexual, la ley de memoria histórica…- para rentabilizar políticamente el enfrentamiento con la iglesia o el PP, le dio resultado a Zapatero en la primera legislatura, cuando el crecimiento económico ponía sordina a los antagonismos económicos y sociales.
Estallada la crisis –especialmente en España, dadas las trágicas consecuencias de la recesión-, todo lo que antes permanecía tapado ahora aflora a la superficie.
La connivencia del gobierno de Zapatero con la gran banca –que ya existía durante la primera legislatura, cuando Botín halagó pública y reiteradamente al presidente- está ahora demasiado a la vista, gracias a los 250.000 millones regalados a la banca mientras se abandona a su suerte a parados, pensionistas o familias hipotecadas.
No existe un enfrentamiento entre “la izquierda” y “la derecha”. Ambos, PSOE y PP, han votado a favor del rescate bancario.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad