La Turné de Biden por los Balcanes

¿EE UU, "reset" para serbia?

El vicepresidente estadounidense Joseph Biden señaló el martes en Belgrado, que Estados Unidos estaba preocupado por la situación en Bosnia-Herzegovina, donde una peligrosa retórica amenaza la sobreviviencia del paí­s balcánico y su p

0
0 votos
20-05-2009
Publicidad
En el marco de su gira por los paí­ses balcánicos, que inició la ví­speras en Sarajevo, capital bosnia, Biden llegó esta tarde a Belgrado, 10 años después de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) bombardeó Serbia. Biden dijo que Estados Unidos no espera que Serbia reconozca a Kosovo, ni ese reconocimiento sea una condición para que Belgrado tenga mejores relaciones con Washington, ni mucho menos para que su paí­s respalde su integración a la Unión Europea (UE).
 ¿EE UU, "reset" para serbia?
En el marco de su gira por los paí­ses balcánicos, que inició la ví­speras en Sarajevo, capital bosnia, Biden llegó esta tarde a Belgrado, 10 años después de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) bombardeó Serbia. Biden dijo que Estados Unidos no espera que Serbia reconozca a Kosovo, ni ese reconocimiento sea una condición para que Belgrado tenga mejores relaciones con Washington, ni mucho menos para que su paí­s respalde su integración a la Unión Europea (UE).
"Estamos preocupados sobre la dirección que el paí­s está tomando", señaló Biden en la capital bosnia, Sarajevo, en un discurso ante miembros del parlamento, polí­ticos, figuras públicas y lí­deres religiosos. Biden señaló que tanto EE.UU. como la UE estaban preocupados por el hecho de que en los últimos tres años se ha visto un constante crecimiento en la retórica nacionalista. la cual juega con el temor de la población

."Esto debe parar", señaló Biden, haciendo un llamamiento a los polí­ticos bosnios para que finalmente llegen a un acuerdo y permitir la implementación de reformas requeridas por la UE y la OTAN. Si Bosnia-Herzegovina no logra unirse a la UE y cumplir con todas las condiciones, se mantendrá como uno de los paí­ses más pobres en Europa y se mantendrá en un caos étnico, señaló el vicepresidente.

Biden señaló que los acuerdos de paz de Dayton deben ser respetados y EE.UU. apoya con fuerza la oficina de Altos Representantes de la comunidad internacional, y que no permitirá su cierre antes de completar las reformas que permitirán el reinicio de la integración euro-atlántica de Bosnia.

Biden, quien llegó a Bosnia-Herzegovina para una visita de un dí­a, se reunió con miembros de la presidencia colectiva de Bosnia la tarde del martes. El jefe de la polí­tica exterior de la UE, Javier Solana, llegó a Sarajevo el martes para reunirse con Biden para las conversaciones con los lí­ders bosnios.

Los acuerdos de paz firmados en Dayton, Ohio, gestionados por EE.UU. en 1995 terminaron con la guerra de Bosnia que se peleó entre 1992-1995 y dejó a la ex república yugoslava dividida en dos entidades, la república Serbia y una conferderación Croata-Musulmana. Bajo el acuerdo, cada entidad tendrá su propio gobierno, parlamento y policí­a, pero ninguna tuvo permitido separarse.

El lí­der bosnio musulmán Haris Silajdzic, ha liderado los llamamientos a abolir las dos entidades y fortalcer el gobierno central, mientras que el lí­der serbo-bosnio Milorad Dodik amenaza con realizar un referéndum de independencia si la sobrevivencia de la entidad serbia es cuestionada.

Esta visita de Biden, el más alto responsable de un Gobierno estadounidense que llega a Serbia desde la que efectuó en 1980 el entonces presidente Jimmy Carter, busca reforzar los lazos con Belgrado, dañados tras el apoyo de Washington a la declaración unilateral de independencia de Kosovo.

Desde la invasión de la OTAN en 1999 Kosovo se ha convertido en un territorio bajo control militar extranjero. Kosovo sigue estando bajo administración de Naciones Unidas aunque en la práctica está bajo la jurisdicción militar de la OTAN. La secesión de Kosovo de Serbia ha reforzado el control de la autoridad de los ocupantes, EEUU y la OTAN, porque en la práctica la independencia de Kosovo es una farsa.

Así­, no es casualidad que en Kosovo EE UU haya instalado la base militar de Camp Bondsteel, está considerada la base militar mayor y más cara desde Vietnam, con más de 6.000 soldados estadounidenses. Está localizada cerca de oleoductos y corredores de energí­a vitales actualmente en construcción, como el oleoducto Trans-Balcanes, financiado por Estados Unidos. Como se ve, Camp Bondsteel no fue el producto de una \"guerra justa\" o humanitaria en defensa de los albanokosovares.

Es parte de la estrategia de EE.UU. en paí­ses que tienen alguna oposición en la OTAN, fomentar el separatismo, crear mini entidades, llamarlos independientes y utilizarlos para cualquier estrategia. En caso de Kosovo, es una base militar importante para los EE.UU. para controlar Los Balcanes. Es una especie de Panama en Europa.

Si eres una ví­ctima que felizmente comparte con EEUU una común geografí­a de intereses, el derecho internacional estará de tu lado, hasta donde resulte conveniente. Si no, lo tienes crudo. Pregúntenles, si no, a las decenas de miles de kurdos que fueron masacrados por Turquí­a con armas vendidas por la administración Clinton en los 90. O a los palestinos que viven bajo la brutalidad de la ocupación israelí­. En algunos casos, las "ví­ctimas" supuestamente protegidas por EEUU fueron ellas mismas bombardeadas, como ocurrió bajo el presidente Clinton con los bombardeos "humanitarios" en el norte y en el sur del Irak cada tres dí­as a fines de los 90.

Eslovenia, Croacia, Bosnia y Macedonia proclamaron en 1991 y 1992 su independencia, mientras Serbia y Montenegro permanecí­an juntas en la República Federal de Yugoslavia. En 2006 los dos últimos reductos de la ex-Yugoslavia tras casi dos décadas de guerras civiles e intervención extranjera. A pesar de compartir lengua, cultura y religión y un amplí­simo grado de unidad popular e integración económica, el "independentismo" montenegrino, basándose en una lectura cuanto menos discutible de la historia del paí­s -se ha remontado a un paréntesis histórico en que Montenegro fue un reino independiente aposto por la ruptura rápida y radical con Serbia. Una operación quirúrgica en los Balcanes con el apoyo entusiasta de la Unión Europea. Significo un previo ejemplo preparativo de lo que más tarde fue la independencia de Kosovo.

Una de las situaciones que quiere sujetar la nueva administración Obama, es como frenar a los serbios de Bosnia y Herzegovina reclamando su derecho a ser tratados como los kosovares. O el de éstos a unirse más estrechamente con Albania. Ni cómo la onda expansiva iniciada con la independencia de Kosovo afectará a las minorí­as albanesas de Montenegro y Macedonia. O, yendo algo más lejos, al rompecabezas étnico que se extiende hasta el rí­o Dniester y los Cárpatos, y sobre el que ya planean diversas inquietudes secesionistas. Nuevos problemas que no podrán resolverse con el simple ondear de la bandera de EEUU, como ha ocurrido en la capital kosovar, y que obligarán a los gobiernos europeos a reflexionar más sobre las repercusiones de las decisiones adoptadas con precipitación y poca unanimidad.

La nueva geopolitoca continental requiere de unos Balcanes anclados en la UE y bajo control del la OTAN. El avance y relaciones de Rusia con los Balcanes, Los nuevos corredores energeticos, son clave en la orientación de EE UU. Servia aun que Biden no imponga condiciones para su ferviente apoyo a la maltrecha Servia en su entrada en la UE, tácitamente les ha dado a entender a los Servios que se vayan acostumbrando a un Kosovo independiente que contiene la mayor base militar de Wasinton en Europa. Serbia a cambio de contener las aspiraciones de los Serbios de bosnia y ayudar a la OTAN para que aquella zona que ha quedado desestabilizada y cogida con pinzas no se convierta en una espiral de nuevas Tensiones, para los proyectos e EE UU, apoyara fervientemente su ingreso en la UE .

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad