Selección de prensa internacional

Osadí­a de querer un cambio

Washington tampoco es ajeno a tales deseos de la derecha. Una Centroamérica indócil es lo último que querrí­an en estos momentos cuando su credibilidad como potencia está en crisis.

0
0 votos
20-05-2009
Publicidad
El diario cubano Granma relaciona la controversia desatada en Guatemala a raí­z de la aparición del ví­deo donde un abogado -que morirí­a asesinado 72 horas después- hací­a responsable de su posible eliminación al presidente guatemalteco Álvaro Colom con la feroz campaña que las oligarquí­as centroamericanas -con el indisimulado respaldo de las embajadas USA de sus paí­ses -han desatado en toda la región ante la sola posibilidad de que algo pueda empezar a cambiar.
 Osadí­a de querer un cambio
El diario cubano Granma relaciona la controversia desatada en Guatemala a raí­z de la aparición del ví­deo donde un abogado -que morirí­a asesinado 72 horas después- hací­a responsable de su posible eliminación al presidente guatemalteco Álvaro Colom con la feroz campaña que las oligarquí­as centroamericanas -con el indisimulado respaldo de las embajadas USA de sus paí­ses -han desatado en toda la región ante la sola posibilidad de que algo pueda empezar a cambiar.

De “plan desestabilizador para impedirle llevar adelante” sus promesas electorales ha calificado Colom el montaje del vídeo y la desestabilización política contra él y su gobierno desatada a continuación. Que el periodista que grabó en vídeo estuviera implicado en uno de los cuatro intentos de golpe de estado que se intentaron contra el presidente Vinicio Cerezo entre 1986 y 1991 habla a las claras de los objetivos que se persiguen.
 
Para Granma, buen conocedor del asunto por experiencia propia, “Washington tampoco es ajeno a tales deseos de la derecha. Una Centroamérica indócil es lo último que querrían en estos momentos cuando su credibilidad como potencia está en crisis”.
 
 
Cuba. Granma
GUATEMALA Y LA OSADÍA DE QUERER UN CAMBIO
Nidia Díaz
 
DESDE hace unos días Guatemala es un hervidero de pasiones. Todo hace indicar que la derecha guatemalteca y otras fuerzas afines dentro y fuera de ese país están echando leña en la caldera del diablo con el nada oculto objetivo de hacer renunciar al apacible mandatario quien ha reiterado que "sólo muerto" lo sacarán de la silla presidencial.
 
Los medios transnacionales de información y las grandes televisoras privadas, entre ellas, la prostituida CNN, no le ofrecen al mandatario siquiera el beneficio de la duda. Y, aunque no lo dicen por lo claro manipulan opiniones y hechos en la construcción alevosa de una matriz de opinión que haga ingobernable al país y de al traste con el gobierno del presidente Colom.
 
De la noche a la mañana salió a la luz un video póstumo en el que el abogado Rodrigo Rosemberg acusaba al mandatario de su muerte. La grabación se realizó tres días antes de su muerte y, en ese sentido, el periodista Mario David García, no sólo reveló haber grabado la cinta sino que según algunas fuentes locales este último personaje estuvo involucrado en el fraguado golpe de Estado contra el presidente Vinicio Cerezo.
 
La historia deja ver la pata peluda del lobo a pesar del traje de abuelita ya que es muy significativo que sea el empresariado y otras fuerzas de la oligarquía guatemalteca quienes se erijan en los principales interesados en hacer "justicia" pidiendo la renuncia del mandatario y su esposa, responsable ésta de algunos de los programas sociales que en medio de múltiples dificultades y escollos ha podido emprender el nuevo gobierno.
 
Es una campaña que olvida que la opinión pública internacional tiene frescas en la memoria las primeras medidas del mandatario guatemalteco entre las que estuvieron la depuración de altos mandos de las fuerzas armadas y de la policía, y contra el crimen organizado y las pandillas maras, su brazo delincuencial. El combate contra estas lacras en El Salvador que ha encabezado el gobierno de Álvaro Colom no dejan margen a la suspicacia y quienes hoy quieren su cabeza son los mismos que han propiciado y enriquecido al amparo de tal escenario de corrupción e impunidad.
 
Washington tampoco es ajeno a tales deseos de la derecha. Una Centroamérica indócil es lo último que querrían en estos momentos cuando su credibilidad como potencia está en crisis.
 
Álvaro Colom lo ha dicho.. Sólo muerto lo sacarán del gobierno, porque las acusaciones en su contra responden a un plan desestabilizador para impedirle llevar adelante su programa de campaña.
 
No es casual que semanas atrás haya sido el presidente Manuel Zelaya, de Honduras, quien se convirtió en el objetivo de otra campaña de descrédito. Y hace apenas unos días la administración demócrata de Barack Obama le comunicó al gobierno del presidente Daniel Ortega en una descarada acción injerencista que sólo le desembolsará los fondos de la Cuenta Reto del Milenio (CRM) si permite la revisión de las elecciones municipales que se efectuaron en noviembre y que el imperio cuestiona. Tal recado lo dio al Canciller nicaragüense la secretaria de Estado, Hillary Clinton (...)
 
El tufo maloliente de las noticias que alcanzan titulares referidas ahora a Guatemala y hasta hace unos días a Honduras y Nicaragua evidencian los verdaderos objetivos de quienes las propalan con tanta saña.
 
No importa si provienen de las agencias de información transnacionales que trasmiten miles de despachos diariamente y son la fuente principal de los medios de prensa escrita, o de las televisoras privadas nacionales o estadounidenses. En todas y cada una de las palabras que se trasmiten o publican hay un común denominador que dejó atrás la sacrosanta competencia de otros tiempos. De lo que se trata ahora es de enviar al público un mismo mensaje cuyo objetivo estratégico es salvar un sistema que desde finales del siglo pasado y lo que va de éste tiembla a los pies de las minorías privilegiadas como lo hicieron sus similares de otras épocas históricas y cuyas caídas resultaron inevitables. Como entonces los que se atreven a desafiarlo reciben el pulgar hacia debajo de quienes se siguen considerando amos de todo y de todos.
 
En este nuevo escenario los dueños tradicionales del poder económico y político en Latinoamérica y el Caribe y los partidos políticos que los representan sienten que todo se le fue de las riendas y no como hechos coyunturales precisamente. De aquí que se han dado a la tarea de concertar esfuerzos no importa si su origen ideológico sea socialcristiano, demócrata cristiano, socialdemócrata o cualquiera otra denominación que haya representado hasta ahora los intereses de la burguesía, enquistada en el poder por decenas y decenas de años en estas tierras.
 
Qué importancia tendría eso ahora cuando en la región se abre paso y consolida una tendencia nacional-liberadora que con contundencia irrefutable ha ido ganando las primeras magistraturas para sobre la base de un programa de inclusión y justicia social, construir un nuevo modelo de sociedad que elimine para siempre la gigantesca deuda social con los pueblos de Nuestra América.
 
Evitar que ese proceso ya extendido a varias naciones del área se consolide se ha convertido en el principal objetivo de la derecha latinoamericana y sus siempre patrocinadores del Norte.
 
Es mucha la ira y el despecho de la derecha que se expresa desde posiciones abierta y violentamente racistas y neofascistas, hasta planes de magnicidio y desestabilizadores. No pasa un solo día sin que las campañas de descrédito se agiten al aire con la mayor irresponsabilidad por parte de estos elementos despojados del poder contra los principales líderes de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, Honduras y ahora Guatemala que aún siendo el país que más tímidamente ha emprendido el camino de cambios para el bienestar de su pueblo, tiene que pagar la osadía de aspirar a construir una nación en la que haya lugar para todos porque allí, según informes del Banco Mundial, el 10% más rico de los guatemaltecos gana 63 veces más que el 10% más pobre, mientras que un 8% de la población es dueña de las tres cuartas partes de la tierra y el 45% de los que la poseen deben repartirse sólo el 3%.
 
Impedir que esas cifras se reviertan es la misión de los que hoy están tras la acusación del presidente Colom.
GRANMA. 18-5-2009
 
 
 
 
EEUU. The Wall Street Journal
CHINA LE PONE EL SELLO AL ACUERDO CON PETROBRAS
Shai Oster
 
La estatal Petróleo Brasileiro SA., Petrobras, anunció el martes que finalizó un préstamo de US$10.000 millones de China a cambio de un suministro de petróleo a largo plazo. El acuerdo es otra victoria para la nueva estrategia de China de usar las altas reservas de efectivo de sus bancos para asegurar los recursos naturales necesarios para que su economía siga creciendo.
 
El acuerdo, sin embargo, no otorga a compañías chinas participaciones en yacimientos petrolíferos de Brasil o lucrativos contratos de servicios petroleros, como muchos habían esperado.
 
En meses recientes, Beijing ha firmado acuerdos similares con productores de energía en todo el mundo, incluyendo un pacto de US$10.000 millones con Kazajstán y otro de US$25.000 millones con empresas petroleras y de oleoductos de Rusia.
 
Petrobras informó que, bajo los términos del préstamo a 10 años del Banco de Desarrollo de China, Brasil abastecería a China Petroleum & Chemical Corp., conocida como Sinopec, con un promedio de 150.000 barriles de petróleo por día el primer año y 200.000 barriles diarios los restantes nueve años.
Petrobras afirmó que el acuerdo con China no amenazaría el estatus de las petroleras internacionales que se encuentran en Brasil. "Nuestra relación con todos nuestros socios es de largo plazo y no abandonaremos eso", señaló el presidente ejecutivo de Petrobras, José Sergio Gabrielli de Azevedo.
El ejecutivo habló en el marco de un viaje de tres días a China del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, para fortalecer los lazos entre las dos economías emergentes.
 
Gabrielli indicó que el préstamo tiene una tasa de interés de menos de 6,5% y usa ingresos petroleros como garantía pero que sería pagado en efectivo, no en crudo. Aunque el acuerdo no incluyó el compromiso de comprar productos o servicios chinos, otros acuerdos explorarían una mayor cooperación, por ejemplo, trasladar fábricas de equipos chinos a Brasil.
 
El ejecutivo afirmó que en el futuro podrían negociar posibles participaciones para petroleras chinas. Petrobras también podría buscar la exploración de petróleo en China.
 
Actualmente, Petrobras vende aproximadamente 60.000 barriles de crudo diarios a China, dijo Gabrielli.
 
Estos acuerdos se producen en momentos en que las mayores petroleras privadas necesitan cada vez la cooperación de las petroleras estatales para aumentar sus reservas de crudo, que registran serios declives.
 
Aunque las empresas internacionales pueden ofrecer la tecnología necesaria para explotar las reservas petroleras que yacen en lugares geológicamente difíciles de alcanzar, no pueden ofrecer el tipo de ventajas que las empresas estatales chinas ponen sobre la mesa con el respaldo de su gobierno.
 
Con estos acuerdos, Beijing está ganando más que riquezas minerales. Bajo el último acuerdo, Brasil ha ofrecido considerar el uso de empresas chinas de servicios petroleros, lo cual podría erosionar potencialmente el dominio de compañías estadounidenses como Schlumberger Ltd. y Halliburton Co.
THE WALL STREET JOURNAL. 20-5-2009
 
 
 
 
 
Alemania. Deutsche Welle
RUSIA, POLÍTICA EXTERIOR DE ILUSIONES
Ingo Mannteufel
 
Cuando hace un año se produjeron claramente las primeras señales de crisis en el mundo financiero estadounidense, en Rusia se extendió una cierta “alegría” ante la desgracia ajena. Estados Unidos se había excedido y ahora experimentaba lo mismo que vivió la Unión Soviética hace veinte años: el comienzo de una decadencia global.
 
El liderazgo político bajo Dimitri Medvédev y Vládimir Putin, elogió la nueva Rusia como un puerto seguro ofreciendo incluso a su país como un alternativo centro financiero para el mundo. Finalmente el precio internacional del petróleo alcanzó el verano pasado los 150 dólares por barril y las reservas de oro y de divisas rusas se encontraban a un nivel récord. En la excitación de esta fuerza fantasiosa, Rusia demostró también su poderío militar frente a Georgia en agosto de 2008. Entre tanto ha vuelto a imponerse la sensatez.
 
Después de dispararse a las alturas, la cotización internacional del crudo ha caído considerablemente y con él la fuente de recursos que financió el impulso económico ruso durante los últimos años. Pero la cosa no quedó ahí. El proyecto impulsado por Putin desde hace años, de modernizar a Rusia como potencia energética para recuperar un papel de liderazgo en el mundo, ha sufrido resquebraduras.
 
Aunque las reservas de oro y de divisas han ayudado a paliar los graves síntomas de crisis, la dependencia de la industria rusa en las exportaciones de materias primas, particularmente en la venta de suministros energéticos es notablemente perceptible, con consecuencias para el rublo, que entre tanto se ha devaluado.
 
Se desaprovechó la oportunidad de desarrollar nuevas tecnologías e industrias en Rusia, tampoco se combatió a la corrupción ni se han fortalecido las estructuras que permitan funcionar la economía de mercado. Característico de esto es que no ha habido en Moscú el intento por combatir la recesión a través de reformas estratégicas. El Kremlin se ha limitado meramente a esperar que Estados Unidos se recupere de la crisis y que una vez que la economía mundial vuelva a tomar fuerza impulse los precios internacionales de energía.
 
Pese a que la crisis mundial obliga a una mayor cooperación internacional, Rusia se mantiene fiel a su concepto, según el cual, es su propio polo dentro de un mundo multipolar. Sin embargo debido a su propia estructura económica y desarrollo demográfico, es muy cuestionable que Rusia pueda mantener esta postura en un contexto internacional, junto a Estados Unidos, la Unión Europea, así como potencias emergentes como China e India. En el contexto internacional Rusia no tiene aliados. La membresía de Rusia en el G-8 alcanzada hace unos años, tras la Cumbre del G-20 en Londres, parece haber perdido todo significado. A los poderosos en el Kremlin no puede haber pasado inadvertido con que desinterés fueron recibidas sus propuestas para superar la crisis mundial por parte de los otros países participantes.
 
Ahora se alegra el ministro del Exterior ruso, que podrá volver a revivir el viejo papel de Rusia ante las negociaciones de desarme con Estados Unidos. Pero también aquí la dirección es clara. Rusia ya no tiene los recursos para mantener su arsenal de armamento ni para sustituir los viejos proyectiles. Cabe esperar que después de muchos gestos simbólicos, Rusia llegue a un acuerdo con Estados Unidos, pero con ello no habrá ganado un papel de liderazgo en el mundo.
DEUTSCHE WELLE. 19-5-2009
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad