Visita de Lula a China

China y Brasil firman acuerdos estratégicos

Los gobiernos de China y Brasil firmaron este martes una docena de acuerdos de financiación, de cooperación petrolera, tecnológica y jurí­dica, en el que fue el segundo dí­a de la visita de Estado del presidente suramericano Luiz Inácio Lu

0
0 votos
19-05-2009
Publicidad
La rúbrica estuvo dirigida por Lula y su par chino, Hu Jintao, quienes, de manera conjunta expresaron a través de un comunicado, su intención de vigorizar la asociación estratégica entre el paí­s asiático, tercera potencia económica, y Brasil, la décima. Respecto al tema petrolero, el pacto más importante es el de la concesión de un crédito de 10 mil millones de dólares durante diez años por el Banco de Desarrollo de China (CDB) a la estatal brasileña Petrobras, cuyo objetivo es financiar inversiones, relacionadas con la exploración en aguas profundas. La rúbrica estuvo dirigida por Lula y su par chino, Hu Jintao, quienes, de manera conjunta expresaron a través de un comunicado, su intención de vigorizar la asociación estratégica entre el paí­s asiático, tercera potencia económica, y Brasil, la décima. Respecto al tema petrolero, el pacto más importante es el de la concesión de un crédito de 10 mil millones de dólares durante diez años por el Banco de Desarrollo de China (CDB) a la estatal brasileña Petrobras, cuyo objetivo es financiar inversiones, relacionadas con la exploración en aguas profundas.
Paralelamente, se contempla un compromiso de Petrobras para aumentar sus ventas a Sinopec (China Petroleum and Chemical Corp) hasta 150 mil barriles diarios en el primer año de vigencia y hasta 200 mil en los siguientes nueve años, una exportación que se llevará a cabo a través de Unipec Asia, subsidiaria de Sinopec. Ambas petroleras firmaron un pacto de intenciones para colaborar en exploración, refinerí­a, petroquí­mica y bienes y servicios. Mientras, los gobiernos se comprometieron a financiar el desarrollo de equipos y petróleo en otro de los documentos.

En otro sentido, Juntao y Lula se comprometieron a una lí­nea de crédito de 800 millones de dólares del Banco de Desarrollo de China (CDB) al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDSE). También firmaron otro documento crediticio que prevé una cooperación inversionista entre el CDB y El Banco de Brasil, de importe no especificado; además un aporte del CDB a la entidad brasileña Itaú BBA, por el valor de 100 millones de dólares, y en principio destinados al sector privado brasileño para equilibrar las exportaciones con China.

Tanto China como Brasil asumieron una cooperación jurí­dica en materia civil y comercial entre las naciones. Otro de cooperación en ciencia y tecnologí­a, y un último entre el Ministerio de Transportes de China y la Secretarí­a de Mares y Puertos de Brasil.

Según los gobiernos, en este apartado el objetivo es proseguir la cooperación entre sus agencias espaciales en materia de satélites, un sector en el que han lanzado de forma conjunta tres aparatos. Para concluir, las respectivas agencias sanitarias rubricaron un acuerdo para análisis fitosanitarios destinados al comercio de carne brasileña.

China se convirtió en abril en el principal socio comercial de Brasil al alcanzar un intercambio comercial de tres mil 200 millones de dólares, y superar por primera vez en la historia a Estados Unidos (EE.UU.), que ese mes contabilizó un intercambio de dos mil 800 millones con el paí­s suramericano.

Tal como establecen datos oficiales brasileños, el volumen de comercio bilateral entre Brasil y China alcanzó los 36 mil 440 millones de dólares en 2008, lo que representó un 55,9 por ciento de incremento con respecto al año anterior. De hecho, a pesar de la aguda crisis financiera internacional, el intercambio comercial entre dos de las mayores potencias emergentes del mundo ha continuado creciendo, según recordó este martes el propio Lula para dar una idea del momento que viven las relaciones bilaterales.

China se convirtió a partir de abril en el principal socio comercial de Brasil, dejando en segundo lugar a Estados Unidos Según las cifras divulgadas en Brasilia, China es el principal destino de las exportaciones brasileñas, respondiendo en abril por 13 por ciento de las ventas del paí­s al exterior, frente a 11,3 por ciento de las ventas a EEUU. Entre enero y abril hubo un crecimiento de 65 por ciento en las ventas a China y una caí­da de 35 por ciento a los Estados Unidos.

La cumbre del grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China) que se realizará en junio tendrá a disposición una agenda centrada en la definición de un nuevo orden internacional y no apenas en la reforma del modelo actual, "Es una agenda transformadora. Ya no discutiremos apenas cuántas sillas hay que agregar al actual modelo, sino que discutiremos el propio modelo", dijo el ministro brasileño de Asuntos Estratégicos, Roberto Mangabeira Unger. El papel del G-20 como institución, el papel del dólar y las alternativas que existen, la reforma de las instituciones mundiales de seguridad en particular las ligadas a la ONU, el ultimo punto será la cuestión del desarme nuclear, Brasil es el único de los cuatro paí­ses que no posee armas de ese tipo y que incluso renunció explí­citamente a ellas.

De acuerdo con el ministro brasileño, los cuatro paí­ses del grupo BRIC desean superar las discusiones sobre la necesidad de ampliar la representación de los paí­ses emergentes en los organismos internacionales, y ahora quieren discutir "la reconstrucción de esas organizaciones".

China ha encontrado en Brasil un sólido aliado, no sólo en el ámbito comercial sino también en los foros multilaterales, en los que últimamente ambos paí­ses han hecho frente común. Ocurrió en la última reunión del G-20 en Londres, donde Lula y Hu Jintao insistieron en la necesidad de reformar las instituciones financieras mundiales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, que ambos consideran obsoletas y poco representativas del nuevo orden económico planetario.


¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad