Zapatero dice que quiere firmar "un gran acuerdo" con patronal y sindicatos en las próximas semanas

¿Gran acuerdo o gran estafa?

El paí­s necesita un gran pacto para salir de la crisis en beneficio de la mayorí­a, que se base en la redistribución de la riqueza y los salarios

0
0 votos
19-05-2009
Publicidad
El presidente del Gobierno, José Luis Rodrí­guez Zapatero, ha anunciado, en un mitin de precampaña para las elecciones europeas celebrado en Albacete, que, en las "próximas semanas", firmará "un gran acuerdo con empresarios y sindicatos sobre educación, formación y protección social", para un nuevo modelo de crecimiento. Según el presidente este acuerdo se centrarí­a en las energí­as renovables, el ahorro y la eficiencia energética, en sectores como el aeroespacial o en el despliegue de la Ley de Dependencia. Pero los hechos lo que nos dicen es que Zapatero prepara, más que un pacto, una gran estafa nacional.
 (EFE)
(EFE)
El presidente del Gobierno, José Luis Rodrí­guez Zapatero, ha anunciado, en un mitin de precampaña para las elecciones europeas celebrado en Albacete, que, en las "próximas semanas", firmará "un gran acuerdo con empresarios y sindicatos sobre educación, formación y protección social", para un nuevo modelo de crecimiento. Según el presidente este acuerdo se centrarí­a en las energí­as renovables, el ahorro y la eficiencia energética, en sectores como el aeroespacial o en el despliegue de la Ley de Dependencia. Pero los hechos lo que nos dicen es que Zapatero prepara, más que un pacto, una gran estafa nacional.
En primer lugar porque ¿sobre qué se ha de basar el pacto, sobre continuar la política de entrega de los recursos nacionales a la banca y un puñado de grandes monopolios (como las eléctricas y el automóvil) o en base a pactar la disposición de los recursos principales a las  pequeñas y medianas empresas del país, responsables del 40% del empleo?
En segundo lugar, ¿va a ser un pacto para redistribuir la riqueza, en base a establecer un salario máximo (lo mismo que hay un salario mínimo para los trabajadores) para banqueros, monopolistas y altos ejecutivos? ¿O un pacto para imponer una nueva escala impositiva de impuestos que grave más a los que más ganan y a los que no reinvierten beneficios?
En tercer lugar, ¿realmente va a ser un pacto para sentar las bases de un nuevo modelo productivo? En este mismo digital hemos insistido cómo la conversión de “ladrillo” en el eje del modelo de crecimiento de todos estos años se basó en una inversión gigantesca de recursos, más de 1 billón de euros en 8 años. Por eso insistimos que un cambio de modelo de crecimiento exige “poner en tensión todas las fuerzas del país” y, por supuesto, dedicar una ingente cantidad de recursos a “levantar nuevas industrias, abrir nuevos mercados, a formar mano de obra capacitada, a crear tecnología innovadora, a dotarse de nuevas estructuras comerciales…” Y denunciamos que no es serio que se nos pretenda convencer que dedicando apenas 20.000 millones de euros en líneas del ICO, el 0,00002% de lo invertido en la construcción, se pueda levantar un nuevo modelo.
Y por último, ¿cómo nos van a convencer de que lo que firmen en materia laboral no será una cortina de humo para ganar tiempo y terreno y seguir gobernado? Porque el señor Zapatero nos tendrá que explicar por qué ha fichado como su asesor económico y nuevo Secretario de Estado de Economía, el segundo en importancia después de la ministra Elena Salgado, a José Manuel Campa, un economista formado en Harvard, con estrechas conexiones con el capital norteamericano y decidido partidario –como ha reconocido en un manifiesto hecho público estos días- de rebajar el salario a los trabajadores, abaratar el despido y reducir las pensiones.
 
Zapatero anuncia su “gran acuerdo”  al mismo tiempo que asegura que “los datos buenos volverán… y no tardarán mucho”. Como el médico que acaba de amputar una pierna y le dice al enfermo que no se preocupe que “volverá a caminar”. ¡Claro que tarde o temprano las cosas cambiarán! El problema es para entonces cuántas piernas habrá amputado.
El país necesita un gran pacto nacional para salir de la crisis en beneficio de la mayoría de la población. Un Pacto Nacional que se base en la redistribución de la riqueza y los salarios, en poner los recursos públicos directamente al servicio de las pymes, familias, trabajadores y pensionistas, en un plan de ahorro nacional para la inversión productiva y en un plan estratégico a largo plazo para destinar miles de millones (por ejemplo los recursos de las Cajas de Ahorro, entidades sociales sobre las que el gobierno puede ejercer un gran control y que manejan el 50% de los recursos financieros del país) a la economía productiva, a la investigación puesta al servicio de este salto de modelo, etc.
Un gran pacto sí, pero no el que dice Zapatero. Ahora bien, el problema vuelve a ser: ¿entrarán los sindicatos y otras fuerzas sociales en la gran estafa que nos preparan?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad