Los Tigres Tamiles anuncian fin de combates

"Hemos decidido silenciar nuestras armas"

El portavoz del LITE, Pathmanathan, denunció que en las últimas 24 horas, cerca de tres mil civiles tamiles han muerto, otros 25 mil han sufrido heridas y no disponen de "atención médica".

0
0 votos
17-05-2009
Publicidad
La guerrilla Tamil decidió este domingo "silenciar" sus armas, por "la sangre de gente inocente que está siendo derramada" en la guerra que han protagonizado con el Ejército en el noreste de Sri Lanka, desde finales del mes de abril cuando se intensificaron los enfrentamientos. La guerrilla Tamil decidió este domingo "silenciar" sus armas, por "la sangre de gente inocente que está siendo derramada" en la guerra que han protagonizado con el Ejército en el noreste de Sri Lanka, desde finales del mes de abril cuando se intensificaron los enfrentamientos.
"Sólo nos quedaba una opción: eliminar la última débil excusa del enemigo para matar a nuestro pueblo. Hemos decidido silenciar nuestras armas", dijo en un comunicado el jefe de relaciones internacionales de la guerrilla de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE), S. Pathmanathan.

"Tenemos que hacer todo lo que podamos para detener esta carnicerí­a. Si ello significa silenciar nuestras armas y entrar en un proceso de paz, eso es algo a lo que ya hemos accedido", agregó Pathmanathan.

Aseguró en la nota publicada en la página Web de LITE, que la guerra llegó a su fin: "Contra todo pronóstico, hemos contenido a las fuerzas cingalesas (etnia predominante en la isla) sin ayuda, excepto el apoyo sin fin de nuestro pueblo".

El pasado siete de mayo tropas de la división 58 del Ejército de Sri Lanka rompieron la última lí­nea defensiva de la guerrilla Tamil en el norte de la isla. Tras ello, los rebeldes quedaron arrinconados en una franja costera, mientras que civiles quedaron en la zona de guerra.

El portavoz del LITE, Pathmanathan, denunció que en las últimas 24 horas, cerca de tres mil civiles tamiles han muerto, otros 25 mil han sufrido heridas y no disponen de "atención médica".

La última franja de territorio bajo control formal de los rebeldes, fue tomada el sábado por el Ejército, por lo que el comunicado de los rebeldes se produce cuando se encuentran rodeados en menos de un kilómetro cuadrado sin salida al mar.
"Es nuestro pueblo el que está muriendo a causa de las bombas, los ataques, las enfermedades y el hambre. No podemos permitir que sufran más daños", dijo el lí­der guerrillero en su mensaje.

"No aguantamos más ver cómo se derrama la sangre de nuestro pueblo", insistió.
El Ejército ceilanés anunció este viernes el inicio de la "fase final" de los enfrentamientos contra los Tigres tamiles al noreste de Sri Lanka, en medio de una grave situación humanitaria en la que la ONU ha denunciado que al menos 50 mil personas se encuentran hacinadas en la zona.

También el organismo ha denunciado que los enfrentamientos han causado un "baño de sangre", con la muerte de civiles, entre ellos un centenar de niños.
Origen del conflicto

El conflicto en Sri Lanka comenzó a la época de la independencia, en 1948, cuando se evidenciaron las tensiones entre la mayorí­a cingalesa, predominantemente budista, y la comunidad tamil, de hindúes y católicos.

Durante los años 70 los Tigres de la liberación del Eelam Tamil o Tigres Tamiles empezaron a luchar por un Estado independiente en el norte y en el este de la nación.
En el año 2005, el conflicto se agudizó cuando la idea de autonomí­a para los tamiles fue descartada y se empezó a reforzar la ofensiva contra los rebeldes.

Posteriormente, en enero de 2009, las fuerzas gubernamentales tomaron el control de la capital de facto de los Tigres Tamiles, Kilinochchi. En febrero cayó también la región Mullaitivu, otra victoria simbólica sobre los rebeldes, que ahora están relegados a una estrecha franja en el noreste.

A pesar de que no existen verificaciones independientes sobre el terreno acerca de la cantidad de muertes ya que el ingreso al área del conflicto está prohibido tanto para los trabajadores humanitarios como para los periodistas, de confirmarse, esta cifra podrí­a marcar una de las fechas con mayor cantidad de muertos en la historia de un conflicto que ya lleva más de 30 años de duración y que, según la ONU, ya se cobró la vida de más de 6500 personas solamente en lo que va de este año. Según el sitio web de la guerrilla Tamil (Tamilnet), el número de muertos ascenderí­a a unas dos mil personas en los ultimos combates. Se estima que unas 50 mil personas aún viven en el área controlada por la guerrilla Tamil.

La muerte en esta isla del Índico es un goteo casi diario que apiña los cadáveres en el absoluto olvido de la atención internacional. El pasado año murieron más de 4.000 personas, según diversas organizaciones humanitarias. Y este año la cifra es e más de 6.500. Es una realidad incrustada a la piel de Sri Lanka, cuyos habitantes no recuerdan un solo año de paz. Después de más dos décadas de lucha, son más de 70.000 muertos, 600.000 desplazados, 200.000 refugiados en la India y otros tantos por el mundo.

1983, la violencia creció notablemente y no se detuvo hasta el dí­a de hoy. Muchos tamiles emigraron hacia la India, uniéndose con los tamiles indios (Tamil Nadi) cuya capital es Madrás. Los tamiles de Sri Lanka, reciben apoyo de sus hermanos indios.

En estos 25 años se les atribuye una docena de magnicidios, entre ellos, además de parlamentarios y ministros, los de dos jefes de estado. En mayo de 1991, después de una fallida intervención de Nueva Delhi con el envió de fuerzas de paz que salieron en medio de una escalada de violencia, asesinaron al ex primer ministro indio Rajiv Gandhi. Y en 1993, al presidente de Sri Lanka, Ranasinghe Premadasa. También se les atribuyen unos 200 ataques suicidas.


¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad