El gobierno cobra intereses que duplican o triplican el Euribor a 600.000 familias con viviendas de protección oficial

La "banca pública", tan usurera como la privada

Cuando, por fin, Zapatero se ha dignado a ajustar estas hipotecas, ha fijado intereses de entre el 3% y el 4%, que duplican o triplican el Euribor vigente

0
0 votos
17-05-2009
Publicidad
Algunos sectores de la izquierda reclaman una "banca pública" como solución a los excesos del capital financiero. Zapatero acaba de demostrar que, privada o pública, la banca nos saquea de igual manera. 600.000 familias que habí­an comprado una vivienda de protección oficial, a través de una hipoteca "semi-pública" cuyos intereses están dictados por el ministerio de Vivienda, han visto como el gobierno de Zapatero ha retrasado varios meses la revisión de las cuotas, obligándoles a seguir pagando durante este tiempo un interés medio del 5%, cuatro veces superior al Euribor. Cuando, por fin, Zapatero se ha dignado a ajustar estas hipotecas, ha fijado intereses de entre el 3% y el 4%, que duplican o triplican el Euribor vigente. ¿Estas son las medidas de "ayuda a los hipotecados" del gobierno?
 (EFE)
(EFE)
Algunos sectores de la izquierda reclaman una "banca pública" como solución a los excesos del capital financiero. Zapatero acaba de demostrar que, privada o pública, la banca nos saquea de igual manera. 600.000 familias que habí­an comprado una vivienda de protección oficial, a través de una hipoteca "semi-pública" cuyos intereses están dictados por el ministerio de Vivienda, han visto como el gobierno de Zapatero ha retrasado varios meses la revisión de las cuotas, obligándoles a seguir pagando durante este tiempo un interés medio del 5%, cuatro veces superior al Euribor. Cuando, por fin, Zapatero se ha dignado a ajustar estas hipotecas, ha fijado intereses de entre el 3% y el 4%, que duplican o triplican el Euribor vigente. ¿Estas son las medidas de "ayuda a los hipotecados" del gobierno?
 Hasta 600.000 familias han comprado en los últimos años una vivienda de protección oficial (VPO) a través de planes estatales con una hipoteca convenida entre el ministerio de Economía y un banco privado. A través de este convenio, el gobierno tiene la capacidad de fijar el tipo de interés de estos préstamos, que los bancos están obligados a respetar, revisándolos cada trimestre.
Durante el último año, el Euribor se ha desplomado, al calor de la rebaja del precio oficial del dinero decretada por el Banco Central Europeo. El Euribor se encuentra ahora en el 1,61%, pero las 600.000 familias con hipotecas avaladas por el ministerio de Vivienda venían pagando un interés muy superior.
En concreto, los beneficiarios del plan de vivienda 2005-2008 pagaban el 5,09%, o los que se acogieron al plan de vivienda 2002-2005, abonaban a los bancos hasta el 5,13% de intereses.
Enero, o como mucho febrero, era el plazo para revisar –y como el Euribor había descendido, rebajar- las cuotas de las hipotecas. Pues el gobierno de Zapatero ha esperado hasta mayo para hacer esta revisión, obligando a más de medio millón de familias a pagar a la banca durante dos o tres meses unos intereses muy superiores a los que les corresponderían.
El gobierno se ha defendido alegando que ha esperado tanto tiempo para poder aplicar en la revisión un Euribor más bajo. Pero la realidad desmiente que las intenciones hayan sido tan buenas.
Los tipos de interés que el gobierno ha acabado por decretar, siguen siendo escandalosamente superiores al Euribor oficial.
En concreto, para los beneficiarios del plan de vivienda 2005-2008, el nuevo tipo de interés será del 4,01%, y para los del plan de vivienda 2002-2005, será del 3,74%.
Estos intereses, establecidos por el gobierno, duplican o triplican con creces el tipo oficial del Euribor, situado en el 1,61%.
Pero hay una revisión “más escandalosa”. Quienes suscribieron el plan de vivienda 1996-99 y 1992-95, pasarán de pagar un interés del 3,02% y 3,11% a tener que entregar a los bancos intereses del 4,46%.
Es decir, pagarán un interés un 150% superior al que han soportado hasta ahora.
En una situación donde el gobierno tiene la sartén por el mango –puede decretar el interés que los bancos están obligados a respetar-, decreta intereses muy superiores al Euribor, obligándonos a  pagar más de lo que correspondería y regalando por tanto ese dinero a la banca.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad