Cine

Lars Von Trier: 25 años de cine

Hace 25 años que Lars Von Trier irrumpió en el Festival de Cannes de 1984 con su primera pelí­cula: "El elemento del crimen"

0
0 votos
17-05-2009
Publicidad
El cineasta danés Lars Von Trier se ha convertido en las últimas décadas en uno de los referentes esenciales del nuevo cine europeo. Y "cine europeo" quiere decir aquí­, explí­cita y deliberadamente, un cine distinto, contrapuesto, confrontado al cine de Hollywood. Un cine que se confronta con Hollywood tanto en el campo formal como en el temático, en qué cuenta y en cómo lo cuenta. Con media docena de obras maestras ya a sus espaldas ("Europa", "Rompiendo las olas", "Bailar en la oscuridad", "Dogville"...) y algunos de los experimentos narrativos y visuales más importantes de la historia reciente del cine (como el movimiento "Dogma", lanzado en 1995), Trier sigue siendo -25 años después de su primera obra- un cineasta que mantiene vivo y enhiesto su espí­ritu radical, deliberadamente provocativo e inevitablemente controvertido. El cineasta danés Lars Von Trier se ha convertido en las últimas décadas en uno de los referentes esenciales del nuevo cine europeo. Y "cine europeo" quiere decir aquí­, explí­cita y deliberadamente, un cine distinto, contrapuesto, confrontado al cine de Hollywood. Un cine que se confronta con Hollywood tanto en el campo formal como en el temático, en qué cuenta y en cómo lo cuenta. Con media docena de obras maestras ya a sus espaldas ("Europa", "Rompiendo las olas", "Bailar en la oscuridad", "Dogville"...) y algunos de los experimentos narrativos y visuales más importantes de la historia reciente del cine (como el movimiento "Dogma", lanzado en 1995), Trier sigue siendo -25 años después de su primera obra- un cineasta que mantiene vivo y enhiesto su espí­ritu radical, deliberadamente provocativo e inevitablemente controvertido.
El festival de Cannes se apresta estos día a celebrar el 25 cumpleaños de Lars Von Trier con el cine poniendo en competición su última película: "Anticristo". Y recordará, sin duda, que fue aquí mismo cuando, en 1984, Lars Von Trier se dio a conocer, estrenando su opera prima: "El elemento del crimen".

Aunque ya había rodado cosas con anterioridad, "El elemento del crimen" fue su primera película "comercial". Y fue recibida por la crítica de una forma ambivalente: por un lado, se resaltó su estilo visual único y absorbente, pero, por otro, se consideró su estructura narrativa "difícil" y aun "confusa". Algunos críticos vincularon la película a otras como "El gabinete del doctor Caligari", "El tercer hombre", "Sed de mal" o "Blade Runner", sobre todo por la poderosa e inquietante atmósfera de desolación en que transcurre la acción.

La trama de la película se desarrolla en forma de historia policíaca. El detective Fisher, un expatriado europeo que ha vivido la última década en El Cairo, vuelve a Europa "en algún momento, en un futuro próximo". Regresa para ayudar en la resolución de un caso difícil: el asesinato sexual de una niña. La Europa con que se encuentra es una ruina en descomposición, sumergida en una luz ceniza, continuamente batida por la lluvia, un espacio de tinieblas y noche perpetua. En la investigación para dar con el asesino, Fisher aplica los métodos psicológicos radicales del libro "El elemento del crimen", escrito por su antiguo maestro en la academia de policía: Osborne. Según ellos, para resolver el crimen, el detective debe meterse por completo en la mente del sospechoso de asesinatos en serie Harry Grey; pero al hacerlo, Fisher queda absorbido en las profundidades de ese abismo. Las consecuencias serán terroríficas, como terrorífica será la revelación final acerca de la verdadera identidad de Grey.

"El elemento del crimen" fue seleccionada para la sección competitiva del Festival de Cannes de 1984, donde ganó el premio técnico y dejó una enorme huella. Como luego denunció el propio Trier, el Jurado recibió enormes presiones "externas" para que no se le concediese la Palma de Oro.     
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad