Efemérides

Watergate. Guerra sucia en la Casablanca

Garganta Profunda fue Mark Felt , tercero del FBI . Fue la inteligencia norteamericana y no dos entrometidos periodistas quienes destronaron a Nixon.

0
0 votos
17-05-2009
Publicidad
Fue Garganta profunda quien le dio una dimensión polí­tica a una noticia que iba para páginas interiores. Las acusaciones contra los hombres de Nixon no son más que pecata minuta comparado con los métodos de Hoover, el gran inquisidor de la CIA. Nada de periodismo de investigación. Woodward se llevó el Pulitzer, pero cada una de las historias publicadas en el Post por él fueron concedidas por la CIA. La agencia Mullen era un altavoz de la CIA. Fue Garganta profunda quien le dio una dimensión polí­tica a una noticia que iba para páginas interiores. Las acusaciones contra los hombres de Nixon no son más que pecata minuta comparado con los métodos de Hoover, el gran inquisidor de la CIA. Nada de periodismo de investigación. Woodward se llevó el Pulitzer, pero cada una de las historias publicadas en el Post por él fueron concedidas por la CIA. La agencia Mullen era un altavoz de la CIA.
 

    Mark Felt , garganta profunda no conspiró contra el presidente movido por el rencor, sino a las ordenes de la línea más dura del  complejo militar industrial. Un funcionario no destituye a un presidente. 

     El escándalo se hizo público justo cuando Nixon  anunciaba un acuerdo histórico con la URSS sobre armas nucleares.  El deshielo de las relaciones de América con China enfrento a Nixon  con los sectores más duros de complejo militar industrial. La decisión de retirarse de Vietnam y establecer relaciones diplomáticas con China fue contestada por los halcones del Pentágono.

     Eisenhower ya advirtió que el complejo militar industrial se había convertido en un poder factico en la sombra por encima del  mismo presidente. Desde los años 60 ante la derrota de Vietnam, el auge de los movimientos de liberación nacional y la amenaza de la URRS la Casa Blanca se dividió en dos fracciones enfrentadas. El pulso de las dos fracciones, halcones y palomas,  por reconducir la política estadounidense ha destronado y hasta asesinado presidentes.

 
      El Watergate se presentó como un triunfo de la prensa contra el poder La libertad de prensa es un mito. El periodismo de investigación encubre la guerra de dossieres entre los centros de poder de la Casablanca.  Garganta Profunda era un alto funcionario del FBI, solo desde las alcantarillas del estado se pueden elaborar y filtrar dossieres sobre personajes políticos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad