Hay que identificar los procedimientos que abran la puerta a la discriminación para eliminarlos.

La etnia en Francia motivo de despido.

Un informe anual de Alta Autoridad de Lucha contra las Discriminaciones y para la Igualdad (Halde), fue presentado ayer en Paris y se constata el aumento de la discriminación en el sector privado.

0
0 votos
15-05-2009
Publicidad
El documento entregado al presidente de la República, Nicolás Sarkozy, notifica siete mil 888 demandas, 49 por ciento de ellas en el ámbito laboral. De las denuncias en este último, 29 por ciento se relacionan con el origen de la persona y 21 por ciento con la presencia de alguna discapacidad, le sigue las quejas por discriminaciones relacionadas con la edad 7 por ciento, las actividades sindicales 5 por ciento y el sexo con el cuatro por ciento. El documento entregado al presidente de la República, Nicolás Sarkozy, notifica siete mil 888 demandas, 49 por ciento de ellas en el ámbito laboral. De las denuncias en este último, 29 por ciento se relacionan con el origen de la persona y 21 por ciento con la presencia de alguna discapacidad, le sigue las quejas por discriminaciones relacionadas con la edad 7 por ciento, las actividades sindicales 5 por ciento y el sexo con el cuatro por ciento.
También el Consejo representativo de las asociaciones negras (Cran),  cita un sondeo realizado sobre este tema, reveló que un 79 por ciento de los franceses pertenecientes a las "minorí­as visibles" vieron aumentar las discriminaciones en el último quinquenio.
La aplicación de la legislación europea contra la discriminación es "irregular", afirmó Anastasia Crickley, presidenta del consejo de administración de la agencia al presentar su informe anual, consagrado al racismo y la violencia relativa al mismo durante 2007. "Estos fenómenos no se confrontan de forma efectiva" en muchos paí­ses comunitarios, constata el informe.

Así­, en España y otros once paí­ses de la UE no se registraron aplicaciones de sanciones o pago de indemnizaciones en casos de discriminación racial y étnica.

Entre los 15 Estados restantes, la aplicación es muy desigual, ya que uno de ellos (Reino Unido) cuenta 95 casos de sanciones o indemnizaciones por discriminación, mientras que los otros 14 registraron un total de 94.

Además, tres paí­ses comunitarios (España, República Checa y Luxemburgo) no tení­an a finales de 2007 una instancia especializada para promover la igualdad y la no discriminación en el trato.


Se confirma un nivel "bastante bajo" de quejas a entidades especializadas o a organizaciones no gubernamentales que trabajan en la lucha contra el racismo, pero advierte de que ello no es necesariamente una muestra de falta de problemas, sino que puede indicar un desconocimiento por parte de las ví­ctimas de discriminación de que existen posibilidades de acción legal,.


La discriminación resulta ser un fenómeno más complejo que el racismo. Sus efectos pueden medirse por la diferencias en los niveles de desempleo, más alto entre las personas de diferentes orí­genes que entre los extranjeros y los nacionales.
 
Francia en su lucha contra la discriminación es un camino que rechaza la idea de que un nivel máximo de coacción se corresponde con el máximo nivel de eficiencia. El enfoque de Francia trae consigo dos cambios de principios con el objetivo de modificar profundamente la concienciación de la gente. El primero , la idea de "la indiferencia hacia la diferencia" que tiene un efecto negativo en las personas que son ví­ctimas de sus propias diferencias. Y un cambio en el modelo de la república, que mostrarí­a y harí­a más visibles las desigualdades que antesnno se tení­an en cuenta y que a menudo incluso se negaban.
 
La discriminación y la culpabilidad son sistémicas, difusas y están muy extendidas en la sociedad. El objetivo no es encontrar a la parte culpable, sino identificar los procedimientos que abran la puerta a la discriminación para eliminarlas. Es tan inútil y  simplista hacer que los empresarios se sientan culpables, como negar la existencia de la discriminación. Las empresas no pueden cargar con toda la responsabilidad legal por el delito de la discriminación, y el Estado no puede ser representativo legal, teniendo en cuenta principalmente las responsabilidades del sector público en la discriminación relacionad con el trabajo.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad