Ciencia

Los abuelos de la fauna terrestre

Algunos corales de los fondos marinos de Hawai pueden ser los organismos vivientes más viejos que se conocen.

0
0 votos
15-05-2009
Publicidad
Según investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de la Universidad de California en Santa Cruz, dos especies de corales, Gerardia sp. ó coral dorado, y Leiopathes sp. ó coral negro, son los organismos vivos más longevos que se conocen, con edades que pueden llegar a los 2740 años en el coral dorado y 4270 años en el coral negro. Según investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de la Universidad de California en Santa Cruz, dos especies de corales, Gerardia sp. ó coral dorado, y Leiopathes sp. ó coral negro, son los organismos vivos más longevos que se conocen, con edades que pueden llegar a los 2740 años en el coral dorado y 4270 años en el coral negro.
Aunque se tenía conocimiento de que las especies submarinas que se desarrollan a bajas temperaturas son muy longevas debido a la lentitud de su metabolismo en dichas condiciones térmicas, no se imaginaban que en el caso de estos corales este desarrollo fuese tan bajo, ya que su crecimiento medio es de apenas 35 micras al año, es decir, alrededor de 35 milésimas de milímetro anuales. Esto significa que en el caso de una colonia de corales se destruyera, su recuperación sería extremadamente lenta.
 
Este resultado se ha obtenido a través de los datos del carbono 14 obtenidos en ejemplares de dichas especies. Si bien los pólipos de estos organismos se han ido renovando, los esqueletos que generan van creciendo hasta llegar a las edades indicadas.

Estos estudios reflejaron además que el carbono 14 que acumulan los organismos es en la misma concentración que el agua marina que los circunda. De este modo, al analizar una rama de estos esqueletos, quedó reflejada una secuencia de valores que correspondía con las pruebas nucleares durante la Guerra Fría, a finales de 1950, cuyos ensayos incrementaron la concentración de carbono 14 en el mar, y por lo tanto, en los esqueletos de los corales.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad