Crónica desde Cruces, Barakaldo

De nuevo persecución sindical

Egoitz, trabajador de ambulancias, antiguo delegado sindical se ha encerrado en Cruces en huelga de hambre hasta que no sea readmitido en la empresa tras su despido.

0
0 votos
15-05-2009
Publicidad
En la puerta de Cruces desde hace ya diez dí­as se le puede ver sentado en una mesa, ya que junto con el encierro están llevando adelante recogida de firmas para popularizar la agresión recibida a este trabajador.
 Mesa de Egoitz para la recogida de firmas
Mesa de Egoitz para la recogida de firmas
En la puerta de Cruces desde hace ya diez dí­as se le puede ver sentado en una mesa, ya que junto con el encierro están llevando adelante recogida de firmas para popularizar la agresión recibida a este trabajador.
De pelo largo, cada vez más delgado, cada vez es más conocido en el hospital y sus alrededores de manera que a cada poco le viene gente a saludar, desde sus compañeros de trabajo y sindicato, hasta familiares de pacientes que solidarizan con su causa, los chicos de la Cruz Roja, como los mismos compañeros que difunden el De Verdad en el hospital que instan a cada persona que compra la prensa a que vaya a firmar la causa sino lo ha hecho ya.
 
Cómo el mismo explica “el despido no tiene que ver con la crisis puesto que por trabajo estamos hasta arriba, la decisión del despido está relacionada con la persecución sindical, despedir trabajadores que hemos ejercido el derecho a huelga”.
 
Según el folleto explicativo que reparten en la mesa, firmado por ELA y LAB, no es la primera vez. Denuncian que la empresa, Ambulancias Bizcaia U.T.E ha despedido en los últimos a más de 20 trabajadores por exigir sus derechos laborales. Despidos improcedentes que ha llevado a un gasto de más de 300.000 euros.
 
Las fuerzas sindicales señalan por esa razón, que se está utilizando dinero público de los contribuyentes, la empresa es contratada por la Sanidad Pública, para financiar despidos de trabajadores poco “convenientes”.
 
Egoitz, el trabajador en cuestión, que se haya en huelga de hambre, explicaba como acababa de estar los compañeros sindicales con él en la mesa, y como transmitían al gerente del hospital  que cada día baja para comprobar su estado de salud, que “transmitiese a la empresa que la huelga que estaba ejerciendo no era un juego y que iba a llegar hasta las ultimas consecuencias”.
 
A este hecho se le suma un despido en condiciones parecidas, en la empresa de SOSYMA, entrevistado la semana pasada por este diario. Despidos que no tienen nada que ver con la producción, sino que viene a quitarse trabajadores que se ponen a la cabeza de la labor sindical estableciendo así una amenaza para los que se quedan trabajando. Es una violación de los derechos.
 
Con esto queremos poner nuestro apoyo a esta reivindicación y defensa de los derechos sindicales haciendo eco y mostrando el apoyo a este trabajador. E instando a la compañía de ambulancias su readmisión ya, sobretodo por las consecuencias a la salud que le puede acarrear si la huelga tuviera que alargarse.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad