Los pagos de las hipotecas no prescriben, la corrupción sí­

Que no prescriban, como las hipotecas

Las hipotecas no prescriben ni ante la muerte. El delito de corrupción, sí­. No puede ni debe prescribir. Debe cambiarse la legislación y tratarlo como se tratan los delitos de terrorismo y pederastia.

0
0 votos
14-05-2009
Publicidad
El financiero catalán Javier de la Rosa ha sido absuelto por la Sala Penal del Tribunal Supremo en relación con la Operación Croesus, ya que ha considerado que ha prescrito el delito de apropiación indebida de 17,4 millones de euros por el que la Audiencia Nacional le habí­a condenado a cuatro años y ocho meses de cárcel. El caso Croesus se habí­a separado del conjunto del caso KIO. Al tratarse de un solo delito, se aplica el plazo de prescripción de cinco años, en vez del de 10 años, existente actualmente en la legislación penal. Esto ha permitido la absolución de De la Rosa. El financiero catalán Javier de la Rosa ha sido absuelto por la Sala Penal del Tribunal Supremo en relación con la Operación Croesus, ya que ha considerado que ha prescrito el delito de apropiación indebida de 17,4 millones de euros por el que la Audiencia Nacional le habí­a condenado a cuatro años y ocho meses de cárcel. El caso Croesus se habí­a separado del conjunto del caso KIO. Al tratarse de un solo delito, se aplica el plazo de prescripción de cinco años, en vez del de 10 años, existente actualmente en la legislación penal. Esto ha permitido la absolución de De la Rosa.
Esta legislación tan laxa se aplica a delitos de corrupción tan demostrados como es que 17,4 millones de euros salieron de bancos británicos y españoles y fueron a parar a Suiza, a una cuenta de Enrique Sarasola, que dos días después abonó en cinco talones a De la Rosa casi seis millones de dólares.
Sin embargo nuestras hipotecas no prescriben ni a los cinco ni a los diez años, sino que pueden extenderse hasta 40 años, más allá del máximo cumplimiento de una condena penal. Y fuera de España, como en Japón las hipotecas se alargan hasta 100 años, más allá de la vida individual. Es decir, los hijos heredan las hipotecas. No hay prescripción ni ante la muerte. El delito de corrupción no puede ni debe prescribir. Debe cambiarse la legislación y tratarlo como se tratan los delitos de terrorismo y de pederastia.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad