Montilla y el tripartito se exceden en altos cargos

No tienen lí­mite, 249 asesores

Esta superabundancia, de crecimiento exponencial e ilimitado, que siguen exhibiendo las castas burocráticas regionales, es absolutamente indecente. Porque hay cuatro millones de trabajadores en paro.

5
2 votos
16-05-2009
Publicidad
Ayer sabí­amos que la deuda de las autonomí­as y los ayuntamientos, especialmente, las primeras, aumentaba un 62% respecto al periodo anual anterior. Hoy nos enteramos que el Gobierno de Montilla tiene 249 asesores, 31 más que el lí­mite que fija su propia normativa, un acuerdo de gobierno aprobado el 16 de enero de 2007. El exceso es responsabilidad de todos los partidos que integran el tripartito, pues están implicados tanto los departamentos que dependen del PSC como los de ERC y de ICV, aunque destacan especialmente Presidencia (PSC) y Vicepresidencia (ERC). Por lo que se ve, estos burócratas consideran que los jefes deben dar ejemplo en todo y, de momento, han empezado por demostrarlo siendo los primeros en el gasto suntuoso, superfluo e innecesario. Porque, además, algunos asesores son, en realidad, altos cargos disfrazados. Al menos siete de ellos cobran como un director general, unos 87.000 euros al año, unos 7.250 euros al mes. En la cifra global, en los 249, no están incluidos, entre otros, los que prestan servicio en las "embajadas" catalanas (ya se sabe que uno no es nadie sin su cuerpo diplomático). Ayer sabí­amos que la deuda de las autonomí­as y los ayuntamientos, especialmente, las primeras, aumentaba un 62% respecto al periodo anual anterior. Hoy nos enteramos que el Gobierno de Montilla tiene 249 asesores, 31 más que el lí­mite que fija su propia normativa, un acuerdo de gobierno aprobado el 16 de enero de 2007. El exceso es responsabilidad de todos los partidos que integran el tripartito, pues están implicados tanto los departamentos que dependen del PSC como los de ERC y de ICV, aunque destacan especialmente Presidencia (PSC) y Vicepresidencia (ERC). Por lo que se ve, estos burócratas consideran que los jefes deben dar ejemplo en todo y, de momento, han empezado por demostrarlo siendo los primeros en el gasto suntuoso, superfluo e innecesario. Porque, además, algunos asesores son, en realidad, altos cargos disfrazados. Al menos siete de ellos cobran como un director general, unos 87.000 euros al año, unos 7.250 euros al mes. En la cifra global, en los 249, no están incluidos, entre otros, los que prestan servicio en las "embajadas" catalanas (ya se sabe que uno no es nadie sin su cuerpo diplomático).
Esta superabundancia, de crecimiento exponencial e ilimitado, que siguen exhibiendo las castas burocráticas regionales, es absolutamente indecente. Porque hay cuatro millones de trabajadores en paro. Porque están usando el dinero de todos. Porque es absolutamente imprescindible y urgente un plan de austeridad para efectuar un drástico ahorro del gasto público y del endeudamiento presupuestario que, como vemos hoy ejemplificada en la camarilla tricéfala que domina la Generalitat, sólo sirve para mantener su sistema de privilegios.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad