A una año de la tragedia del terremoto en China

China recuerda a las victimas del terremoto

Hu Jintao manifestó su agradecimiento a todos los que han tomado parte en la ayuda a los damnificados y a los esfuerzos para la reconstrucción de las zonas afectadas, que cubren una superficie de unos 100 mil kilómetros cuadrados

0
0 votos
12-05-2009
Publicidad
China recordó hoy en ceremonia solemne, encabezada por el presidente Hu Jintao, el primer aniversario del devastador sismo de Sichuán, donde perecieron cerca de 90 mil personas. El viceprimer ministro, Li Keqiang, y dirigentes del Partido Comunista de China (PCCh) y del gobierno, asi como representantes del cuerpo diplomático, acompañaron al mandatario en el sobrecogedor homenaje en el pueblo de Yingxiu, en el epicentro de la tragedia. China recordó hoy en ceremonia solemne, encabezada por el presidente Hu Jintao, el primer aniversario del devastador sismo de Sichuán, donde perecieron cerca de 90 mil personas. El viceprimer ministro, Li Keqiang, y dirigentes del Partido Comunista de China (PCCh) y del gobierno, asi como representantes del cuerpo diplomático, acompañaron al mandatario en el sobrecogedor homenaje en el pueblo de Yingxiu, en el epicentro de la tragedia.
De esta aglomeración urbana del condado de Wenchuán no quedó prácticamente nada, arrasada hace un año por el violento fenómeno telúrico de ocho grados en la escala de Richter.El presidente chino expresó las condolencias a las familias de las ví­ctimas y de todos aquellos que sacrificaron sus vidas durante las labores de rescate y socorro de los atrapados bajo los escombros.

Hu Jintao manifestó su agradecimiento a todos los que han tomado parte en la ayuda a los damnificados y a los esfuerzos para la reconstrucción de las zonas afectadas, que cubren una superficie de unos 100 mil kilómetros cuadrados. La consigna impulsada por el mandatario fue la de realizar en sólo dos años los objetivos que estaban previstos para tres años originalmente. Hay que dar la prioridad a restaurar las condiciones básicas de vida e infraestructura y garantizar que la población de las áreas dañadas por el sismo viven en casas permanentes tan pronto como sea posible, orientó el lí­der chino.

Paliar los efectos del desastre ha sido uno de las preocupaciones centrales del gobierno desde el principio. Fueron conscientes de la gravedad del hecho, y se ha considerado como una prioridad nacional. Este planteamiento no ha sido meramente puntual, y se ha incluido dentro de los planes nacionales a largo plazo. De hecho, en los planes de estí­mulo de la economí­a China se han destinado unos 107.650 millones de euros a esta partida (aproximadamente el 25% de todo el plan de estí­mulo

Según el gobierno chino, a fecha del 30 de abril, se han invertido ya unos 38.750 millones de Euros (más de un tercio de la inversión total prevista), en los más de 200.000 proyectos identificados, y el objetivo es poder terminar las tareas de reconstrucción antes de septiembre del 2010. C Además se ha priorizado el tema del drama personal, por lo que según el Sr. Mu Hong, vicedirector de la comisión nacional de Desarrollo y Reforma (NDDR en sus siglas en inglés), uno de los principales órganos de dirección en la economí­a china, se han empezado ya el 95,7% de la reconstrucción de casas rurales y finalizado el 76,6%, mientras que a nivel urbano se ha iniciado la reconstrucción del 40% de las casas, y finalizado un 8,9%).

"La solidaridad es nuestra fuerza, y luchando se puede conseguir la victoria", señaló el presidente chino al elogiar las labores de rescate de hace un año, a las que calificó como "las más rápidas, masivas y efectivas en la historia de China". La ceremonia se celebró ante las ruinas del instituto de secundaria de Yingxiu, el único edificio que se ha dejado en pie en la ciudad, ahora convertida en una urbe de casas prefabricadas.

Algunos damnificados recibieron ya viviendas nuevas en alquiler. Sobre todo, los de zonas rurales, pero muchos de ellos siguen sin hogar y han tenido que emplear las ayudas para montar negocios turí­sticos. Y es que la zona se ha convertido, para bien o para mal, en un imán para los viajeros: sólo en las vacaciones del Año Nuevo Chino, el pasado invierno, fue visitada por siete millones de personas. La impredecible contracara de un seí­smo que acabó con la vida de más de 5.300 niños y adolescentes.

La Asamblea Popular Nacional, máxima legislatura del paí­s, enmendó en 2008 la Ley de Precauciones contra Terremotos y de Alivio de Desastres, según la cual, los edificios de las escuelas tendrán que ser resistentes a terremotos de al menos 8.0 grados. La nueva ley entró en vigor el pasado viernes. En una rueda de prensa, Yang Hongbo, jefe del departamento de construcción de Sichuan, afirmó que un grupo de 2.500 expertos determinó que el seí­smo fue demasiado potente para los edificios viejos de la provincia, la mayorí­a de ellos diseñados para resistir a terremotos de no más de 7 grados de magnitud.

Yang reiteró la promesa de que "seguiremos investigando el caso para castigar como es debido a las compañí­as de construcción correspondientes de acuerdo con la ley, una vez hayamos hallado pruebas concretas de los errores en el diseño y la construcción de los edificios derrumbados".

Sichuan es una provincia clave en el desarrollo de toda la zona interior de China. Es tan importante que el gobierno central decidió en su dí­a separar Chongqing (aproximadamente 30 millones de personas) y pasar esta última zona a control gubernamental directo desde Pekí­n (como Tianjin, Shanghai y Hongkong). Después de la escisión, Sichuan aún mantiene unos 86 millones de habitantes y es la cuarta provincia más poblada del paí­s. Su capital, Chengdu, con casi 11 millones de habitantes, es la puerta de entrada de toda la zona oeste de China.

Por lo tanto es evidente que no se la puede dejar caer. Al contario, es un factor clave en los planes de estí­mulo de la economí­a nacional. Se deben de reconstruir infraestructuras, es parte del famoso "mercado interno", los costes de mano de obra y suelo son baratos, y es la ocasión de reequilibrar el nivel social entre la costa y el interior del paí­s (en China no todo se reduce a Pekí­n, Shanghai y HongKong, más sus zonas de influencia, como a veces se simplifica en occidente).

Se han establecido planes de auditoria sobre los proyectos de reconstrucción, y según el gobierno hay unos 1.600 auditores sobre el terreno para auditar el 60% de proyectos financiados por el gobierno central, y el 80% de los proyectos financiados con fondos de las autoridades locales. El terremoto y sus consecuencias se ha convertido en una prioridad nacional.

El despliegue de medios que el gobierno chino ha efectuado es impresionante, las reivindicaciones justas del pueblo en el caso de las escuelas que se derrumbaron, es un caso que el gobierno chino trata con mucha cautela por un lado deja claro que con los auditores se encargara que no vuelva a pasar y por otro promete perseguir a los culpables de las construcciones deficientes. Pero impone una cautela justa frente a los climas de opinión y propaganda que la prensa internacional esta desplegado sobre el caso del terremoto, antes de hacer notar el ingente esfuerzo por la reconstrucción y prevenir el que una tragedia de semejante nivel no vuelva a suceder.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad