La Fed maquilla los test de estrés de la banca

Los Zombis y el dólar

La Reserva Federal de Estados Unidos está comprometida a retirar de manera oportuna la expansión monetaria implementada para sacar a la economí­a del paí­s de la recesión, dijo el lunes su presidente, Ben Bernanke.

0
0 votos
12-05-2009
Publicidad
El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, ha defendido la fortaleza del dólar frente al euro y el resto de divisas, asegurando que el billete verde no perderá su papel dominante en la escena internacional ni verá mermado en exceso su valor. "Creo que la cuestión es si el dólar mantendrá o no su valor, y yo creo que lo hará. Y creo que será fuerte", ha añadido durante una conferencia de la Fed en Atlanta antes de argumentar que "la economí­a de Estados Unidos es fuerte". El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, ha defendido la fortaleza del dólar frente al euro y el resto de divisas, asegurando que el billete verde no perderá su papel dominante en la escena internacional ni verá mermado en exceso su valor. "Creo que la cuestión es si el dólar mantendrá o no su valor, y yo creo que lo hará. Y creo que será fuerte", ha añadido durante una conferencia de la Fed en Atlanta antes de argumentar que "la economí­a de Estados Unidos es fuerte".
La Casa Blanca quiere que la Reserva Federal se convierta en un superpolicí­a que regule el sistema financiero de Estados Unidos. El informe cita a funcionarios que señalan que la administración Obama dejó claro que no se inclina por dividir la labor entre diferentes agencias reguladoras, como lo sugirieron la industria y algunos reguladores federales

Si la semana pasada era el Premio Nobel de Economí­a 2001, Joseph Stiglitz, quien daba malas noticias al mercado al apuntar que la recesión será larga, hoy ha sido su homólogo Paul Krugman el que ha lanzado una nueva advertencia a navegantes. Según el economista, EEUU se enfrenta a una década de crecimiento económico nulo si no se aplican medidas de estí­mulo más agresivas que las puestas en marcha hasta la fecha por el Gobierno de este paí­s.

Krugman ha apuntado hoy que las medidas de estí­mulo diseñadas por la Administración estadounidense solo servirán para hacer cojear la economí­a de la primera potencia mundial y no servirán para lograr una recuperación plena.

En este sentido, el Nobel de Economí­a señala que EEUU "está haciendo lo mismo que Japón en los noventa". Durante su intervención ante los medios de comunicación de Pekí­n, el economista ha asegurado que "estamos adoptando medidas que ayudan a sobrevivir a los bancos sin que tengan una verdadera situación de prosperidad".

Esta es una de las razones por las que el economista se muestra "preocupado" por la posibilidad de que EEUU y la zona euro sufran décadas de crecimiento económico cero, igual que sucedió con Japón. Por esta razón Krugman considera que la elaboración de "un segundo plan de estí­mulo comienza a ser algo urgente".

Para Krugman, las pruebas de estrés que ha llevado a cabo el Tesoro estadounidense solo sirven para dar algo más de tiempo a la Administración de Barack Obama frente a la crisis.

Luego de realizadas las pruebas de estrés, parecerí­a que el panorama se ha aclarado un poco. Sin embargo no resulta así­ del todo, ya que los resultados de dichas pruebas de estrés están generando más de una polémica. De acuerdo a una información publicada este fin de semana por The Wall Street Journal, la banca norteamericana presionó hasta el último minuto para ver suavizada la cifra final del estudio de la FED sobre la solvencia de 19 de sus principales entidades. Bank of America, por ejemplo, vio reducida la estimación inicial de $50.000 a $33.900 millones. Citigroup, que necesitaba inicialmente capital por un total de $35.000 millones, terminó con una cifra de tan solo $5.500 millones.

Uno de los primeros en levantar la voz ha sido Nouriel Roubini, quien anticipara la crisis de las hipotecas subprime. Para Roubini, la banca estadounidense está quebrada y nadie puede convencerlo de otra cosa, por lo que las pruebas de estrés, al estar mal diseñadas, no evidencian dicha situación.

La crí­tica de Roubini, pasa por los supuestos que resultan laxos y que se utilizan para la estimación de posibles escenarios económicos. Según este destacado economista, la subestimación del problema viene ya desde el mismo FMI que estimara en US$ 2,7 billones las pérdidas sufridas por la banca de EE.UU., cuando según sus estimaciones, las mismas no serí­an menores a US$ 3,6 billones.

.Tanto Roubini como Johnson y otros economistas como Paul Krugman consideran que Geithner está excesivamente ubicado del lado de los bancos y no fue lo suficiente severo. Por otra parte, la solución elegida es la que generó mayores polémicas debido a que se usa el dinero de los impuestos para resolver el agujero negro de la banca.

Su fracaso pone en juego mucho más que el rescate de los bancos. La actitud de paciencia del pueblo con estos onerosos planes de salvamento ha cambiado desde el affaire AIG. Si el plan no funciona -una alta posibilidad ya que el problema que aqueja a los bancos no es de liquidez sino de solvencia- el capital polí­tico de Obama y la voluntad del Congreso podrí­an quedar exhaustos para soluciones más radicales. El globo sonda del secretario del Tesoro que ha provocado una fuerte subida de las acciones de Bank of America, es una operación de riesgo, por lo pronto lo único que hace es maquillar a los Zombis para ganar tiempo.

La preocupación internacional respecto al dólar como divisa de reserva, debido al ingente gasto de los planes de salvamento de la banca está suponiendo un enorme aumento de la deuda pública norteamericana y un recurso desenfrenado a la emisión de nuevos dólares con los que está inundando el mercado mundial. Si hasta ahora el Tesoro de EEUU sacaba sus bonos de deuda a 30 años en una subasta que celebraba cada trimestre, ahora lo esta haciendo de forma regular cada mes. Lo que significa que está triplicando el volumen de deuda que lanza al mercado.

Este movimiento a gran escala implica inevitablemente una devaluación del dólar, y de los activos denominados en dólares, en el medio y largo plazo, con la consiguiente pérdida de riqueza para aquellos que tienen depositados sus ahorros y sus reservas en dicha moneda. China y Japón que son los paí­ses con mayores reservas en dólares, están sustentando con sus ahorros la estabilidad de la economí­a de EE UU. Pero seguir comprando dólares para seguir financiando la deuda norteamericana es estar cada vez mas atrapado en la trampa del dólar.

China al anunciar que si EEUU no toma medidas concretas para proteger la rentabilidad de su deuda, obligará a China a trabajar en defensa de sus propios beneficios. Advirtiendo que la relación real que existe entre ambos paí­ses, no es la de un inversionista que "arriesga" su dinero en empresas o acciones cuyo negocio puede salir bien o no, sino la que existe entre alguien que presta un dinero a otro, el cual debe asegurarle la rentabilidad de los prestado.

Se podrí­a deducir que China pueda tomar en consideración o ya lo estarí­a haciendo apoyar caminos alternativos al dominio del dólar en los mercados internacionales, viendo las conclusiones que El Diario Del Pueblo extrajo de lo sucedido en la cumbre del G-20 en Londres: "En este sentido, debemos estar preparados para buscar fórmulas de cooperación "menos buenas". Por ejemplo, al mismo tiempo que apoyamos la liquidez del mercado norteamericano, debemos dilucidar y destacar ante EEUU que defendemos los intereses de China como el mayor acreedor de EEUU. De lo contrario será insostenible la cooperación de beneficio mutuo, lo que incrementará el coste para la recuperación económica de los dos paí­ses".

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad