Los nuevos pobres, trabajadores en paro o autónomos arruinados

Dónde comer, dormir y lavarse

La crisis está obligando a acudir a los servicios sociales a personas que hasta ahora nunca lo habí­an hecho: trabajadores en paro o autónomos arruinados, porque la crisis está golpeándoles duramente.

5
1 votos
10-05-2009
Publicidad
Durante el primer trimestre de 2009, los servicios sociales atendieron en Barcelona a 24.000 personas, pero sólo en marzo fueron 12.000, el 45% más respecto a marzo de 2008. De enero a marzo fueron 5.045 personas a los comedores sociales frente a las 4.737 de 2008, con un aumento del 6,5%. Y no se trata ni de indigentes ni de inmigrantes recién llegados. La crisis está obligando a acudir a los servicios sociales a personas que hasta ahora nunca lo habí­an hecho: trabajadores en paro o autónomos arruinados, porque la crisis está golpeándoles dura y especialmente. Se ha modificado el perfil del nuevo usuario. Son personas que han visto cómo su pequeño negocio se arruinaba, familias que no pueden pagar la hipoteca, el alquiler, la luz o la guarderí­a de sus hijos. Durante el primer trimestre de 2009, los servicios sociales atendieron en Barcelona a 24.000 personas, pero sólo en marzo fueron 12.000, el 45% más respecto a marzo de 2008. De enero a marzo fueron 5.045 personas a los comedores sociales frente a las 4.737 de 2008, con un aumento del 6,5%. Y no se trata ni de indigentes ni de inmigrantes recién llegados. La crisis está obligando a acudir a los servicios sociales a personas que hasta ahora nunca lo habí­an hecho: trabajadores en paro o autónomos arruinados, porque la crisis está golpeándoles dura y especialmente. Se ha modificado el perfil del nuevo usuario. Son personas que han visto cómo su pequeño negocio se arruinaba, familias que no pueden pagar la hipoteca, el alquiler, la luz o la guarderí­a de sus hijos.
La petición de ayudas se ha disparado y la mitad son para pagar el alquiler o la hipoteca. Se ha duplicado la donación de alimentos en estos meses pero el realquiler es la partida más importante de las ayudas económicas directas de Cáritas Barcelona. Cada vez pesan más las peticiones para pagar la vivienda. La crisis primero se cebó en los trabajadores de la construcción y con la agudización de la crisis financiera ha llegado a todos los sectores. Se ha vuelto corriente que una familia con hijos y con uno o los dos cónyuges en paro acudan a pedir ayuda para el piso. Una representante de la comunidad de Sant Egidio valora que “está surgiendo una nueva pobreza, algo muy evidente en los últimos meses. Está pasando en toda Europa”. La comunidad tiene una guía con el título Dónde comer, dormir y lavarse.
Es absolutamente necesario levantar una alternativa de verdad contra la crisis en estas elecciones europeas que dé una salida nacional y popular, que defienda la redistribución de la riqueza y el ahorro para invertir en empleo productivo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad