Ecuador crea empresas gestionadas por los trabajadores

Crear riqueza y empleo es posible

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, entregó las acciones del hotel Ramada de Guayaquil a los trabajadores, luego de que la empresa hotelera fue incautada en 2008 al grupo económico Isaí­as.

0
0 votos
09-05-2009
Publicidad
La Agencia de Garantí­a de Depósitos (AGD) emitió una resolución de venta a favor de la compañí­a, cuyos accionistas son a partir del martes 97 de los 108 trabajadores de la nómina del hotel Ramada, explicó Correa al señalar que la medida constituye un paso para democratizar el manejo de las empresas estatales.
  Correa al señalo que la medida constituye un paso para democratizar el manejo de las empresas estatales.
Correa al señalo que la medida constituye un paso para democratizar el manejo de las empresas estatales.
La Agencia de Garantí­a de Depósitos (AGD) emitió una resolución de venta a favor de la compañí­a, cuyos accionistas son a partir del martes 97 de los 108 trabajadores de la nómina del hotel Ramada, explicó Correa al señalar que la medida constituye un paso para democratizar el manejo de las empresas estatales.
Tras la firma del respectivo contrato y la entrega de la resolución que transfiere las acciones del hotel Ramada, los 97 trabajadores agrupados en la compañí­a Nahele S.A. se convirtieron de manera oficial en los dueños del hotel ubicado en el centro de la ciudad costera de Guayaquil.

El hotel Ramada es uno de los más de 300 bienes que el gobierno de Ecuador incautó al grupo Isaí­as, principal accionista del extinto Filanbanco, una entidad financiera intervenida en 1998 con un agujero patrimonial de más de 600 millones de dólares.

La estatal Agencia de Garantí­a de Depósitos (AGD) sostuvo un proceso por supuesta malversación de dinero del Estado entregado a Filanbanco, cuyos ex propietarios, los hermanos William y Roberto Isaí­as, afrontan también un proceso de extradición solicitado por Ecuador a Estados Unidos por el presunto peculado que cometieron cuando administraban el quebrado Filanbanco.

Entre las compañí­as incautadas en julio de 2008 al Grupo Isaí­as se encuentran empresas agrí­colas, de comercio, de seguros, de construcción y de medios de comunicación, así­ como yates, aviones y otro tipo de bienes inmuebles.

En su intervención Correa sostuvo que el financiamiento de la Corporación Financiera Nacional (CFN) permitirá a los trabajadores de esa empresa hotelera comprar todo el paquete accionario, el cual será pagado de forma semestral a un plazo de ocho años y dos más de gracia.

Correa precisó que el financiamiento no compromete el salario de los trabajadores, sino que el pago de obligaciones se realizará a través del flujo de las utilidades que cada año reciben los trabajadores ecuatorianos.

"Este gobierno es de los trabajadores", dijo el mandatario al señalar que los trabajadores del Hotel Ramada, quienes eran "explotados y tercerizados", empiezan a ser propietarios.

"Queremos una sociedad de propietarios, que el Ecuador sea una patria repartida, a partir del ajuste de cuentas con la historia, de cobrar a los ex banqueros, de conceder créditos mediante el mecanismo de venta directa", destacó el presidente ecuatoriano al explicar que la mayorí­a de los trabajadores de esa empresa hotelera tienen más de 10 años de antigüedad.

"Iniciamos una nueva etapa, profundizamos esta revolución con democracia, participación ciudadana de todos los sectores con equidad", agregó.

Rafael Correa sugirió a los funcionarios públicos que se alojen desde ahora en el hotel Ramada, para apoyar a esos cientos de trabajadores que asumen el reto de ser dueños de la empresa hotelera.

Tras felicitar a los nuevos propietarios, el jefe de Estado dijo que "esta es la demostración de que los pobres son capaces y de que lo podrán hacer extraordinariamente bien".

El camino elegido por el presidente Correa de creación de riqueza y empleo gestionada por los trabajadores, es una muestra más, de que con independencia se pueden llevar polí­ticas muy diferentes a las propuestas por el hegemonismo y sus multinacionales. Frente a esperar a que sea el estado el gran precursor del empleo, que dirija y otros trabajen para el. Esta iniciativa va en el camino de mayor nivel de decisión y democracia para los trabajadores. Es un gran ejemplo, de que otro camino es posible.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad