Que el relevo de lehendakari acabe con el régimen étnico

Cambiar para desmantelar

Las demandas para que lleve adelante el desmantelamiento del régimen étnico impuesto durante largos años mediante el í­ntimo maridaje de los "arreadores" del árbol y los "recogedores" de sus frutos.

0
0 votos
08-05-2009
Publicidad
Ayer se realizó el deseado relevo de lehendakari en el Paí­s Vasco. El bastón de mando cambio de manos, de las de Juan José Ibarretxe, el cadáver polí­tico del PNV nacionalista obligatorio y excluyente, a las de Patxi López, sobre el que se concentran las demandas democráticas de los ciudadanos vascos y del resto de España para que lleve adelante el desmantelamiento del régimen étnico impuesto durante largos años mediante el í­ntimo maridaje de los "arreadores" del árbol y los "recogedores" de sus frutos. Ayer se realizó el deseado relevo de lehendakari en el Paí­s Vasco. El bastón de mando cambio de manos, de las de Juan José Ibarretxe, el cadáver polí­tico del PNV nacionalista obligatorio y excluyente, a las de Patxi López, sobre el que se concentran las demandas democráticas de los ciudadanos vascos y del resto de España para que lleve adelante el desmantelamiento del régimen étnico impuesto durante largos años mediante el í­ntimo maridaje de los "arreadores" del árbol y los "recogedores" de sus frutos.
Ayer se hicieron cambios en los símbolos, en las palabras y en el orden protocolario. Cambios en el protocolo, primero, el acto legal y constitucional de la toma de posesión, después, el simbólico bajo el árbol de Guernica. En las palabras, prometiendo el ejercicio del cargo según una fórmula constitucional de carácter laico, suprimiendo las manifestaciones ultracatólicas. En los símbolos, usando un ejemplar del Estatuto vasco, sin referencias religiosas.
Lo importante a partir de hoy es tomar progresivamente las medidas necesarias para acabar con la dominación que ha ejercido, durante largo tiempo, la camarilla étnica peneuvista y que se extiende por todos los organismos autonómicos, por sus aledaños y por sus vericuetos, que alarga sus tentáculos en las organizaciones sociales de los distintos ámbitos y que llega a todos las plazas y rincones de los pueblos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad