Espectáculos

Cantando bajo la Historia

"Monty Python´s Spamalot", el musical.

0
0 votos
08-05-2009
Publicidad
"Trocotoc, trocotoc, trocotoc", se escucha el galope de un caballo; "trocotoc, trocotoc, trocotoc", repite el eco del frondoso bosque; "trocotoc, trocotoc", ya se atisban las galanas figuras de caballero y escudero en la lejaní­a rasante de la llanura. Y al final, esplendorosas, se observan enhiestas sus miradas, hirsutas las vestiduras, resplandeciente la armadura del caballero, el blanco yelmo en las sus manos y dos medios cocos en las del escudero con los que imita a la perfección el galope de un caballo inexistente (será por la crisis).
 Cantando bajo la Historia
"Trocotoc, trocotoc, trocotoc", se escucha el galope de un caballo; "trocotoc, trocotoc, trocotoc", repite el eco del frondoso bosque; "trocotoc, trocotoc", ya se atisban las galanas figuras de caballero y escudero en la lejaní­a rasante de la llanura. Y al final, esplendorosas, se observan enhiestas sus miradas, hirsutas las vestiduras, resplandeciente la armadura del caballero, el blanco yelmo en las sus manos y dos medios cocos en las del escudero con los que imita a la perfección el galope de un caballo inexistente (será por la crisis).
Así empieza, visualmente, el musical delirante que este fin de semana se despide de la programación del Teatre Victòria de Barcelona. La célebre compañía Tricicle, que ya ha recorrido los escenarios de medio mundo con sus espectáculos mudos, nos ofrece ahora una comedia cantada y bailada, aunque no por ellos. Se trata de una adaptación de la película de los igualmente célebres Monty Python, Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores. Una vez recorrido Brodway o el West End londinense la obra llega a España de la mano de Paco Mir, Carles Sans y Joan Gràcia.
 
Sería muy interesante, a la par que divertido, ver a estos tres maestros del humor bailar y cantar las canciones de la obra, aunque no dudamos de sus dotes musicales y danzantes. No obstante el reparto que lo ejecuta parece defenderse bastante bien es estas lides. Edu Soto (el Neng de Castefá), Fernando Gil (La Tira) o Marta Ribera prestan su arte y sus gargantas  para deleite de grandes y mayores, sobre todo de mayores.
 
Spamalot recoge la agitada aventura del inquieto Rey Arturo en su búsqueda del Santo Grial; narra las agrias vicisitudes que encontró en su camino, incluyendo monstruos gigantes con los que pelear, valerosos guerreros con los que guerrear o fermosas doncellas con las que…; muestra, en fin, los singulares acontecimientos en que se vio envuelto y cómo se desenvolvió*.
 
Una parodia de la Edad Media o, más bien, de la forma en que esta se ha contado en la literatura universal. Sin llegar a su altura, se podría decir que la presente caricatura es pareja (salvando siempre las distancias) a la que nuestro D. Miguel de Cervantes hizo de las novelas de caballerías. Toman aquí los Monty Python el tema de Arturo, tan idealmente tratado por el mundo anglosajón, para mayor gloria de la Justicia y el Honor y, en muchas e incomprensibles retro-anacrónicas ocasiones, del “sueño americano”. Y no negaremos que el cine ha dado grandes obras relatando, aproximadamente, los hechos del monarca. Por poner sólo dos ejemplos, la imponente Excalibur de John Boormam o el también musical Camelot de Joshua Logan, han enaltecido bellamente los poderes de la espada, el amor galante, el orgullo de caballero…. y todas esas zarandajas. Pero en todos los casos la principal víctima siempre ha sido el rigor histórico.
 
En este hispano ejemplo la Dirección artística corre a cargo de el Tricicle y la Dirección de coreografía de Francesc Abós. Terminan este domingo, 10 de Mayo, en el Teatre Victòria de Barcelona 8 meses de representaciones durante los cuales han sido numerosas las ocasiones en las que se ha colgado el cartel de “No hay entradas”. Aún están a tiempo de comprar una. Si no es así, a partir de Septiembre el espectáculo se trasladará al Lope de Vega de Madrid, donde le deseamos una gran acogida.
 
Recomendada para aquellos que deseen pasar un muy buen rato.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad