La Ley de Educación Catalana niega la tercera hora de castellano

Para el castellano, ni una hora

Es una ley ultra-nacionalista con la que Montilla, el tripartito y CiU se empecinan en la imposición excluyente del catalán en todo el sistema educativo. Sólo se piden tres horas en castellano, no dos

0
0 votos
07-05-2009
Publicidad
Con la nueva Ley de Educación de Catalunya (LEC), en trámite de aprobación para que entre en vigor en verano, los alumnos catalanes tendrán más clases de inglés que de castellano, tres semanales frente a dos. Esta decisión, acordada por PSC, ERC, ICV y CiU, boicotea el real decreto sobre enseñanzas mí­nimas del Ministerio de Educación de 2006. Es una ley ultra-nacionalista con la que Montilla, el tripartito y CiU se empecinan en la imposición excluyente del catalán en todo el sistema educativo. Porque estamos hablando de permitir que el castellano se estudie tres horas, no sólo dos. Ya que el artí­culo 11.1 impone que la lengua curricular (llamada también vehicular, la que se utiliza para enseñar y estudiar las demás asignaturas) tiene que ser el catalán; y el artí­culo 13.3 dice que, excepcionalmente, se podrán usar lenguas extranjeras, siendo el castellano el único idioma que no puede ser curricular. Con la nueva Ley de Educación de Catalunya (LEC), en trámite de aprobación para que entre en vigor en verano, los alumnos catalanes tendrán más clases de inglés que de castellano, tres semanales frente a dos. Esta decisión, acordada por PSC, ERC, ICV y CiU, boicotea el real decreto sobre enseñanzas mí­nimas del Ministerio de Educación de 2006. Es una ley ultra-nacionalista con la que Montilla, el tripartito y CiU se empecinan en la imposición excluyente del catalán en todo el sistema educativo. Porque estamos hablando de permitir que el castellano se estudie tres horas, no sólo dos. Ya que el artí­culo 11.1 impone que la lengua curricular (llamada también vehicular, la que se utiliza para enseñar y estudiar las demás asignaturas) tiene que ser el catalán; y el artí­culo 13.3 dice que, excepcionalmente, se podrán usar lenguas extranjeras, siendo el castellano el único idioma que no puede ser curricular.
Esta es una ley antidemocrática que trata de imponer, en la educación, el catalán como la única lengua de Cataluña, como “expresión concentrada de la nación catalana” ¿Defiende, en realidad, esta ley el catalán? No. Utiliza el catalán como forma de imposición del nacionalismo excluyente. A costa de que sea una lengua impuesta al estilo franquista. Y lo único que producirá será rechazo. Esta ley es, en realidad, enemiga del catalán. Porque, en Cataluña, conviven, en los hablantes, las dos lenguas.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad