Zapatero ha rebajado los impuestos a las rentas más altas

Hacienda no somos todos

El gobierno de Zapatero, durante sus ya cinco años de mandato, ha hecho exactamente lo contrario: es el gobierno europeo que más impuestos ha perdonado a los más ricos.

0
0 votos
06-05-2009
Publicidad
Como alumna aventajada de la demagogia electoralista, Leire Pají­n -secretaria de organización del PSOE y delfí­n de Zapatero- ha acaparado titulares al afirmar que "habrí­a que pensar en exigir todaví­a más esfuerzo fiscal a las rentas más altas". Demagogia porque se trata de un desesperado intento por darse un falso barniz progresista tras haber dilapidado cientos de miles de millones del erario público en rescatar a la gran banca. Demagogia porque el gobierno de Zapatero, durante sus ya cinco años de mandato, ha hecho exactamente lo contrario: es el gobierno europeo que más impuestos ha perdonado a los más ricos.
 (EFE)
(EFE)
Como alumna aventajada de la demagogia electoralista, Leire Pají­n -secretaria de organización del PSOE y delfí­n de Zapatero- ha acaparado titulares al afirmar que "habrí­a que pensar en exigir todaví­a más esfuerzo fiscal a las rentas más altas". Demagogia porque se trata de un desesperado intento por darse un falso barniz progresista tras haber dilapidado cientos de miles de millones del erario público en rescatar a la gran banca. Demagogia porque el gobierno de Zapatero, durante sus ya cinco años de mandato, ha hecho exactamente lo contrario: es el gobierno europeo que más impuestos ha perdonado a los más ricos.
Cuando hasta en EEUU e Inglaterra, paraísos del capitalismo liberal anglosajón, Obama y Brown están elevando la carga fiscal a bancos, monopolios y grandes fortunas, el gobierno “socialista” de Zapatero se ha visto obligado a reaccionar.
Pero uno de los expertos fiscales consultados por un conocido periódico digital, aclara que se trata sólo de un gesto de cara a la galería: “Cualquier hipotético cambio sólo revertiría en los ingresos del Estado en junio de 2011. Es un plazo muy largo para hablar de una medida de choque contra la crisis, así que tiene toda la pinta de un globo sonda para abrir un nuevo debate que ocupe los titulares en la campaña de las elecciones europeas y que oculte el paro y la recesión”.
Pero, como siempre, el auténtico aprieto para el gobierno de Zapatero es comparar sus palabras con sus hechos.
¿Qué ha caracterizado la política fiscal del gobierno de Zapatero?
En Inglaterra el tipo marginal del Impuesto sobre la Renta (que se aplica a los contribuyentes con ingresos superiores a 150.000 libras, unos 170.000 euros) ha subido desde el 45% hasta el 50%. Bien, pues en España, ese tipo marginal está ahora en el 43%.
Resulta que en España las grandes fortunas pagan siete puntos menos de impuestos que en el Reino Unido, paraíso del credo liberal de rebajar los impuestos a los poderosos.
Y siete puntos de la fortuna de Emilio Botín, por poner un ejemplo, es mucho dinero.
Zapatero ha creado un Impuesto sobre la Renta dual con un tratamiento mucho peor de las rentas del trabajo que el de las rentas del capital. "Es la reforma que le habría gustado hacer al PP y no se atrevió", afirman numerosos analistas fiscales.
Pero no terminan aquí los favores fiscales de Zapatero a los poderosos.
Por ejemplo, Zapatero ha creado un tipo único de la base del ahorro, el que se aplica a las plusvalías y a los intereses de los productos financieros, eximiéndolos del tratamiento del resto de productos –que tributan entre un 24% y un 43%-.
Esta nuevo tipo único afectará, por ejemplo, a los dividendos de las acciones, con lo que a los grandes accionistas –por ejemplo Emilio Botín, que recibe anualmente 48 millones de euros en rendimiento de acciones- se les perdona una buena cantidad en impuestos.
Podemos continuar con la supresión del impuesto de patrimonio, una histórica reivindicación de las grandes fortunas que Aznar no se atrevió a satisfacer por temor a las reacciones en contra.
O también con el indignante tratamiento a las “sicavs”, los fondos de inversión que utilizan las grandes fortunas, que sólo tributan el 1% de sus ganancias mientras cualquier pequeño comerciante está obligado a entregar a Hacienda el 30% de sus modestos beneficios.
O con la vergonzosa permisividad hacia la evasión fiscal de los poderosos, hasta el punto de que Santander o BBVA declaran públicamente los beneficios que les reportan sus inversiones en paraísos fiscales, sin que Hacienda mueva un solo dedo.
Por supuesto, a los trabajadores, pequeños empresarios, parados, agricultores… Zapatero no nos perdona un solo céntimo de nuestros impuestos.
Esta es la “política fiscal progresista” de Zapatero.
¿Qué ocurriría si se obligara a las grandes fortunas, a los bancos y monopolio, a tributar como corresponde a sus gigantescas rentas y beneficios? ¿No se podría incrementar con ese dinero las prestaciones de los parados o las pensiones?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad