Denuncias contra un centro concertado para mayores

No hay dinero para residencias

La causa es el déficit público en plazas en residencias y centros porque no se quiere aumentar la inversión en gastos sociales de esta í­ndole. Hay una polí­tica de traspaso a fundaciones privadas y ONG

0
0 votos
06-05-2009
Publicidad
La Comunidad de Madrid ha decidido abrir una investigación a la residencia para personas mayores llamada Artevida, un centro concertado situado en Alcobendas y perteneciente al grupo empresarial Avantis, mediante una comisión creada por la Dirección General del Mayor. La decisión se ha tomado ante la presentación de una carta de denuncia presentada por más de cien familiares de ancianos residentes en el citado centro. Lo que se denuncia son deficiencias importantes, como confusiones en las medidas y las horas de toma de los medicamentos, que deje deambular durante horas de los ancianos con demencia por los pasillos o el hecho de que se olvide en el salón a personas que se han hecho sus necesidades, todo ello por falta de personal. La Comunidad de Madrid ha decidido abrir una investigación a la residencia para personas mayores llamada Artevida, un centro concertado situado en Alcobendas y perteneciente al grupo empresarial Avantis, mediante una comisión creada por la Dirección General del Mayor. La decisión se ha tomado ante la presentación de una carta de denuncia presentada por más de cien familiares de ancianos residentes en el citado centro. Lo que se denuncia son deficiencias importantes, como confusiones en las medidas y las horas de toma de los medicamentos, que deje deambular durante horas de los ancianos con demencia por los pasillos o el hecho de que se olvide en el salón a personas que se han hecho sus necesidades, todo ello por falta de personal.
Ya han existido informes anteriores de denuncia dirigidos al Defensor del Pueblo sobre residencias de mayores y sobre centros para menores. ¿Por qué se permite? ¿Por qué se hace la vista gorda? Detrás de esta falta de atención y de recursos existe una política de privatización, de traspaso a fundaciones privadas y a llamadas organizaciones no gubernamentales (ONG) de una función pública de servicios sociales. La causa es el déficit público en plazas en residencias y centros porque no se quiere aumentar la inversión en gastos sociales de esta índole.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad