Televisión

La semana de Adrií 

La 2 de Televisión Española inició ayer la semana dedicada a nuestro mejor cocinero con la emisión de "La historia del Bulli".

0
0 votos
06-05-2009
Publicidad
Un chiringuito de refrescos y bocadillos a orillas del mediterráneo, en la cala Montjoi de Roses, que en cuestión de décadas se acabó convirtiendo en el mejor restaurante del mundo. La historia bien vale la pena la realización de un documental que desgrane los secretos de tan insólita metamorfosis. "La historia del Bulli" desveló anoche algunas de las claves: Lo primero, poner al frente de la cocina a un joven llamado Ferran Adrií , criado en Hospitalet y formado como pinche y friegaplatos, con una capacidad de esfuerzo e innovación insólita. Con un par de huevos y aceite de oliva virgen. Y sin politiqueos vacuos sentados a su mesa, ni nacionalismo trasnochado a su alrededor ni listillos metiendo mano en el bote. Derrochando humildad. Salpimentando el trabajo diario con kilos de honestidad. Así­ es como se cumplen algunos sueños.
 La semana de Adrií 
Un chiringuito de refrescos y bocadillos a orillas del mediterráneo, en la cala Montjoi de Roses, que en cuestión de décadas se acabó convirtiendo en el mejor restaurante del mundo. La historia bien vale la pena la realización de un documental que desgrane los secretos de tan insólita metamorfosis. "La historia del Bulli" desveló anoche algunas de las claves: Lo primero, poner al frente de la cocina a un joven llamado Ferran Adrií , criado en Hospitalet y formado como pinche y friegaplatos, con una capacidad de esfuerzo e innovación insólita. Con un par de huevos y aceite de oliva virgen. Y sin politiqueos vacuos sentados a su mesa, ni nacionalismo trasnochado a su alrededor ni listillos metiendo mano en el bote. Derrochando humildad. Salpimentando el trabajo diario con kilos de honestidad. Así­ es como se cumplen algunos sueños.
Un documental realizado con transparencia y veracidad, que nos alejaba del mito que coloca a Adrià como cocinero de élites, y nos acercaba a la realidad del trabajo diario en un medio tan duro como la hostelería. Y siguiendo con la terminología culinaria, esto es sólo el aperitivo. El primer plato será servido esta misma noche: Un nuevo documental que se centra más en la vida y la evolución del propio Ferran Adrià.
 
Con el restaurante establecido como una sociedad formada por Ferran Adrià y Juli Soler, se mostrará cómo cada año esa lucha por no copiar se convierte en un sinfín de hallazgos: las espumas, la técnica de la deconstrucción, la simbiosis entre el mundo dulce y el salado o las gelatinas calientes. Más de 100 personajes, desde cocineros que han participado en su equipo hasta clientes externos, hablarán en los documentales de la evolución del laureado restaurador.
 
Ambos documentales pertenecen a una serie de ocho entregas, denominada “Aromas del Bulli”, con la que Televisión Española pretende hacer ejercicio de su responsabilidad pública, fijando su objetivo en las mejores vanguardias de nuestra cultura, empezando por el primer hombre que tuvo la osadía de gritar al mundo que la cocina también era arte.
 
La semana temática continuara el jueves, con la entrevista que el periodista Juan Ramón Lucas dedicará a Adrià en su excelente programa “En noches como esta”. Pero el plato fuerte llegará el próximo sábado en La 2 con un reportaje en el que las cámaras pasan un día completo en “El Bulli”, donde cada día se sirven más de 1.500 platos, trabajan 50 cocineros y 30 personas de servicio de sala, para servir únicamente a una cincuentena de comensales durante cuatro horas.
 
El resto de episodios de la serie documental se terminarán de editar en Junio, aunque la cadena pública no ha querido esperar para lanzar esta semana de homenaje a uno de nuestros profesionales-artistas más vanguardistas e innovadores de reconocimiento mundial. ¿Alguien necesita algo más de postre? Pues centrándonos en el ámbito televisivo, quizá nos sirva de dulce final digestivo la aparición que Matt Groening prepara de Adrià en un capítulo de los Simpson. ¿Quién dijó que el arte de Adrià no era popular? 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad