Nuevas previsiones de paro para la zona euro

Cuando el problema está en la cocina

Para los trabajadores la receta esta clara: toca apretarse el cinturón y rezar para no perder el empleo a costa de lo que sea

0
0 votos
05-05-2009
Publicidad
Créanlos, es verí­dico. Los ministros de Finanzas de la zona euro están seriamente preocupados por el aumento desenfrenado del desempleo y el "horizonte inquietante" de crisis social que vaticina. En su reunión mensual, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, hizo especial hincapié en que los gobiernos europeos deben dirigir "todos sus esfuerzos" a combatir el desempleo. Créanlos, es verí­dico. Los ministros de Finanzas de la zona euro están seriamente preocupados por el aumento desenfrenado del desempleo y el "horizonte inquietante" de crisis social que vaticina. En su reunión mensual, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, hizo especial hincapié en que los gobiernos europeos deben dirigir "todos sus esfuerzos" a combatir el desempleo.
Las nuevas previsiones que arroja la Comisión Europea son, efectivamente, más que inquietantes. La Tasa de empleo de la zona euro se elevará este año a una media del 9,9% de la población activa, y en 2010 escalará hasta el 11,5%. Y España estará en lo alto del podio, con un 20,5% de paro según la Comisión.

Ante esta situación, Juncker -presidente de un micro-paí­s cuya principal industria es ser el paraí­so fiscal de los capitales franceses y alemanes- se mostró francamente preocupado, y criticó que la próxima cumbre comunitaria sobre empleo -que se celebrará el próximo jueves en Praga con los agentes sociales- no tuviera más entidad. "El hecho de no tener ideas no es una razón para no ocuparse del problema", dijo Juncker.

Juncker sí­ que tiene ideas, así­ que pidió "responsabilidad social" a las empresas, a las que pidió evitar recurrir a los despidos masivos, y dio su receta: mejorar la empleabilidad de los trabajadores en paro, incentivar la formación continua y potenciar los mecanismos de desempleo parcial (las ERES).

Junto a Joaquí­n Almunia, comisario económico de la UE, Juncker se mostró satisfecho por el momento con los planes de rescate financieros desembarcados en la zona euro, equiparándolos en cuantí­a a los de EEUU. "No vemos necesidad de aumentar el volumen" de fondos inyectados a la economí­a, dijeron los dos.

Para los trabajadores la receta esta clara: toca apretarse el cinturón y rezar para no perder el empleo a costa de lo que sea. Para los monopolios no debe de escatimarse plan de rescate por cuantioso que sea. ¿Pero que otra receta puede salir de cocineros semejantes?.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad