Corresponsalí­a Navarra

Desatendidos los controles preventivos contra el cancer de mama

El camión sanitario que se encagaba de realizar las pruebas no llega por falta de personal

0
0 votos
05-05-2009
Publicidad
 
Con la crisis los recortes en servicios completamente necesarios como la sanidad dejan unas deficiencias y atenciones innecesarias a costa del despilfarro en gastos superfluo, en este como en otros ámbitos. Las mujeres de Tudela que deben acudir a su revisión preventiva de cáncer de mama llevan meses de retraso y deben desplazarse a Pamplona ya que el autobús que acudía a Tudela con el fin de realizar las revisiones no acude debido a la falta de personal y radiólogos, según afirmó el portavoz del grupo municipal socialista, Manuel Campillo, en una rueda de prensa convocada por el Alcalde Luis Casado.
 
Otro de los aspectos que se mantiene olvidado y deficitario en el tema de la salud corresponde a la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica que cuenta tan solo con cuatro de las 12 camas que debería tener según el acuerdo con la consejería de Salud. Este déficit de camas supone que siete familias deban estar viajando a Pamplona a atender y visitar a sus familiares debidos que son once los enfermos psiquiátricos que necesitan hospitalización.
 
Son deficiencias en servicios que pagamos los ciudadanos, mientras se arreglan pasos de cebra las deficiencias de sanidad se ahondan. En la crisis es necesario un plan conjunto de ahorro y reinversión y que se oriente en traducir los recursos en mejoras para el conjunto, la sanidad debe ser una de las fundamentales. La burocracia y el despilfarro hacen que la sanidad, pese a ser derecho de todos, hay que tener tiempo, paciencia y recursos para poder recibir las atenciones que son necesarias.
 
La falta de personal, de camas y de medios, se juntan con una burocracia en la que lejos de facilitar acercar y simplificar los trámites, dejan al paciente en una situación en la que deben desplazarse ellos y los que cuidan de ellos, a la vez que cosas tan simple como una revisión preventiva para la que se requiere un camión sanitario que cubra los lugares donde no existen los medios para realizar las pruebas. Sin embargo, con un recorte de un 15% de los presupuestos del Estado sin tocar lo intocable, como sanidad o seguridad social, ya daría para construir 1.600 hospitales.
 
Y no es que no haya dinero, dinero si que hay, lo que ocurre es que no hay voluntad, lo que ocurre es que el sistema sanitario no está al servicio de la gente. Un sistema de prevención efectivo y directo para el cual se articule lo necesario en cuestión de medios y personal y para esto invertir en mejoras sanitarias al alcance de todos. Una simplificación que aligere listas de espera y trámites interminables.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad