El salario de los altos ejecutivos del Ibex-35 se incrementa un 13,3%

Indignante abismo salarial

Alfredo Sáenz, vicepresidente del Santander, se embolsó el año pasado 21,3 millones de euros… ¡1.375 veces el salario medio de un trabajador!

0
0 votos
05-05-2009
Publicidad
Alfredo Sáenz, vicepresidente del Santander, cobró el año pasado, sólo en concepto de salario, 2.423 euros cada hora. En una sola hora, este plutócrata de las finanzas ingresó casi el doble del salario medio mensual español, y cuatro veces el salario mí­nimo. En una sola hora. Si el salario mensual medio de un trabajador español se situó en 2008, según el INE, en alrededor de 1.290 euros, el de los consejeros del Santander rondó los 300.000 euros mensuales. Exactamente 182,9 veces más. Este es el indignante abismo salarial entre un í­nfimo grupo de oligarcas -que se elevaron el sueldo un 13,3% en plena crisis, mientras exigen congelación salarial para los trabajadores- y la abrumadora mayorí­a de la población. ¿Para cuándo un salario máximo que acabe con estas insultantes diferencias, tal y como propone nuestro programa para las elecciones europeas? Nadie por debajo de los 1.000 euros mensuales de salario, pero tampoco nadie por encima de los 10.000.
 (EFE)
(EFE)
Alfredo Sáenz, vicepresidente del Santander, cobró el año pasado, sólo en concepto de salario, 2.423 euros cada hora. En una sola hora, este plutócrata de las finanzas ingresó casi el doble del salario medio mensual español, y cuatro veces el salario mí­nimo. En una sola hora. Si el salario mensual medio de un trabajador español se situó en 2008, según el INE, en alrededor de 1.290 euros, el de los consejeros del Santander rondó los 300.000 euros mensuales. Exactamente 182,9 veces más. Este es el indignante abismo salarial entre un í­nfimo grupo de oligarcas -que se elevaron el sueldo un 13,3% en plena crisis, mientras exigen congelación salarial para los trabajadores- y la abrumadora mayorí­a de la población. ¿Para cuándo un salario máximo que acabe con estas insultantes diferencias, tal y como propone nuestro programa para las elecciones europeas? Nadie por debajo de los 1.000 euros mensuales de salario, pero tampoco nadie por encima de los 10.000.
Pero si contamos también el gasto en planes de pensiones –por el que los directivos del Ibex-35 se embolsaron 518,3 millones-, su salario medio asciende a 1,7 millones de euros.
De hecho, la brecha salarial en las remuneraciones de las grandes corporaciones creció en 2008, el año en que reventó la crisis. Los directivos del Ibex 35, donde está la elite empresarial española, ganaron el año pasado 13,9 veces más que la media de su plantilla, frente a las 12,5 veces de 2007. Comparado con el sueldo medio de un español (19.680 euros brutos al año, según el INE), e incluyendo también el salario que suponen los multimillonarios planes de pensiones, un directivo del Ibex gana 86,3 veces más que un trabajador medio.
Pero las cifras globales también tienen truco.
Por empresas, Santander tiene, un año más, la cúpula mejor pagada: sus 19 consejeros cobraron 39,6 millones, un 23,4% más. Sus directivos ganaron en 2008, 89,6 veces más que sus empleados. Y 182,9 veces más que un trabajador medio.
Por individuos, Alfredo Sáenz, vicepresidente del Santander, se embolsó el año pasado 21,3 millones de euros… ¡1.375 veces el salario medio de un trabajador normal!
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán ganó el pasado año 16,7 millones de euros, 1.900 euros a la hora. Cada hora, este individuo se embolsa el salario mensual de dos mileuristas. Cada hora.
Y mientras, el gobierno de Zapatero se empeña en ampliar los planes de rescate para estos banqueros multimillonarios, o en regalar millones a las eléctricas en base al supuesto “déficit tarifario”.
¿Hasta cuando vamos a soportar este vergonzoso abismo salarial?
Vicente Salas, consejero del Banco de España, acaba de declarar que “los sueldos de los banqueros no son razonables (…) se trata de un sistema retributivo donde las ganancias del directivo no están acotadas por arriba”.
La Comisión Europa ha adoptado una recomendación en la que se propone una severa limitación de los bonus e indemnizaciones por despido de los altos ejecutivos de bancos y monopolios.
Y hace un mes el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó de “indignante” que los directivos de los bancos y las compañías rescatadas por el Gobierno recibieran bonificaciones millonarias, preguntándose “¿cómo justifican este escándalo a los contribuyentes que mantienen a flote esta compañía?”. Y fijó un límite de 500.000 dólares para el salario de los ejecutivos de las compañías que reciben dinero del TARP (siglas en inglés que designan al Programa de Alivio para Activos en Problemas del Gobierno de EEUU).
¡Y en EEUU los altos ejecutivos han reducido su sueldo un 14,9% mientras en España se lo han aumentado un 13,8%!
¿Pero qué pasa aquí? ¿Está la Casa Blanca “a la izquierda” del gobierno de Zapatero? ¿O de unas cúpulas sindicales que todavía no han dicho esta boca es mía sobre los escandalosos salarios de banqueros y monopolistas en plena crisis?
El tratamiento de la enfermedad es muy sencillo. Y lo proponemos en el programa que la candidatura “De Verdad contra la crisis” va a presentar en las inminentes elecciones europeas.
Ningún salario por debajo de mil euros, ninguno por encima de 10.000.
Hay que recortar los salarios, sí, pero los de una ínfima minoría de la población –apenas superan las 30.000 personas, un 0,2%- que ostentan escandalosos sueldos mientras millones de trabajadores no llegan ni a mileruistas.
¡Puede hacerse! ¡Debemos exigirlo!
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad