Dato del dí­a

"La recesión destruirá dos millones de puestos de trabajo hasta 2010"

Una destrucción brutal del empleo en España dado que no se está desarrollando un proyecto nacional que cambie el modelo económico. Un cambio necesario que redistribuya la riqueza, ahorre e invierta.

0
0 votos
05-05-2009
Publicidad
Las previsiones de la Comisión Europea estiman que entre los años 2009 y 2010 la economí­a española destruirá nada menos que 1,59 millones de puestos de trabajo más de los ya eliminados. Una cifra verdaderamente espeluznante. Esto quiere decir que los dos años largos de recesión en los que estará inmersa la economí­a española se llevarán por delante nueve de cada cien puestos de trabajo. Es decir, lo peor está por venir, especialmente, desde el punto de vista del empleo. Una destrucción brutal del empleo en España dado que no se está desarrollando un proyecto nacional que cambie el modelo económico. Un cambio vitalmente necesario de una economí­a basada en el ladrillo, la hipoteca y los grandes beneficios, a un modelo económico que redistribuya la riqueza, que practique el ahorro del gasto público innecesario y suntuoso, y que invierta en los sectores productivos avanzados, en la pequeña y mediana empresa, en I+D+i, y en la diversificación de las exportaciones. Las previsiones de la Comisión Europea estiman que entre los años 2009 y 2010 la economí­a española destruirá nada menos que 1,59 millones de puestos de trabajo más de los ya eliminados. Una cifra verdaderamente espeluznante. Esto quiere decir que los dos años largos de recesión en los que estará inmersa la economí­a española se llevarán por delante nueve de cada cien puestos de trabajo. Es decir, lo peor está por venir, especialmente, desde el punto de vista del empleo. Una destrucción brutal del empleo en España dado que no se está desarrollando un proyecto nacional que cambie el modelo económico. Un cambio vitalmente necesario de una economí­a basada en el ladrillo, la hipoteca y los grandes beneficios, a un modelo económico que redistribuya la riqueza, que practique el ahorro del gasto público innecesario y suntuoso, y que invierta en los sectores productivos avanzados, en la pequeña y mediana empresa, en I+D+i, y en la diversificación de las exportaciones.
Según las previsiones, este año se destruirán más de un millón de empleos (-5,3% de la ocupación), mientras  que el año próximo habrá que añadir otros 517.950 puestos de trabajo perdidos (-2,7%). Esto significa que al acabar el año próximo la población ocupada se situará en 18,66 millones de trabajadores, frente a los 20,5 millones existentes en el tercer trimestre de 2007. Es decir, la recesión destruirá casi dos millones de empleos.
Y lo más grave son los efectos devastadores que puede tener esta sangría en el tejido productivo para las cuestas públicas, ya que el déficit estructural se situará en 2009 en el 6,8%, y en el 8,2% en 2010, generará unas enormes dificultades, a medio y largo plazo, para equilibrar las cuentas públicas. Por lo que el año que viene España incumplirá ya dos de los cuatro requisitos que establecía el Tratado de Maastricht para formar parte de la unión monetaria: el de déficit público (un máximo del 3%) y deuda pública (límite 60%). Deuda colectiva para nosotros y para nuestros hijos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad