Frase del dí­a

"Esto no se puede tolerar y si continúan así­, habrá una rebelión"

Arzalluz amenaza desde la ultratumba. Las palabras brotan de la calavera polí­tica de Arzalluz como mueca salvaje que escupe el personaje, con la frialdad de un corazón helado. De serpiente con garfios

5
1 votos
05-05-2009
Publicidad
No tienen desperdicio las declaraciones de Xabier Arzalluz publicadas el dí­a anterior a la investidura del nuevo lehendakari del gobierno autonómico vasco. En esa entrevista, Arzalluz ha dicho: "Llegados hasta aquí­, el PNV se tiene que plantear no participar en unas elecciones españolas. Es decir, ha llegado el momento de decirle a Madrid que de esta manera, no. Ellos han roto la baraja. Si faltan los mí­nimos democráticos, si incluso gobiernan aquí­ rompiendo intencionadamente los mí­nimos democráticos, pues hay que decirles que ya basta". No tienen desperdicio las declaraciones de Xabier Arzalluz publicadas el dí­a anterior a la investidura del nuevo lehendakari del gobierno autonómico vasco. En esa entrevista, Arzalluz ha dicho: "Llegados hasta aquí­, el PNV se tiene que plantear no participar en unas elecciones españolas. Es decir, ha llegado el momento de decirle a Madrid que de esta manera, no. Ellos han roto la baraja. Si faltan los mí­nimos democráticos, si incluso gobiernan aquí­ rompiendo intencionadamente los mí­nimos democráticos, pues hay que decirles que ya basta".
Arzalluz, obviamente, practica la amenaza pura y dura, como es su costumbre. Y, evidentemente, es muy serio y grave lo que se atreve a decir. Pero lo hace desde el lugar político donde reside, desde la ultratumba, expresando su profunda rabia y su incontrolable odio. Porque todos sus huesos se remueven, en la cripta que habita, ante la vista de un lehendakari que se apellida López. Es decir, ante un gobierno vasco, constitucionalista, compuesto de vascos que no son nacionalistas excluyentes, por tanto, “falsos” vascos sin “pedigrí”, sin el adecuado RH, y producto del innegable e invencible mestizaje español que también vive en el País Vasco.
Arzalluz ha amenazado con un “escenario de confrontación total con el Estado”, ya que “también lo harían todas las fuerzas nacionalistas de aquí. Por lo tanto tendría a todo el nacionalismo vasco al margen de las instituciones españolas. Y esto es muy grave, porque ellos pueden ir a unas elecciones modificando las leyes a su favor siempre que pueden”, aludiendo a la ley de partidos que ha ilegalizado los partidos políticos de la organización terrorista ETA. “Esto no se puede tolerar y si continúan haciendo estas cosas, habrá una rebelión. Y será lo más grave que ha pasado desde la Transición”.
Las palabras brotan de la calavera política de Arzalluz como mueca salvaje que escupe el personaje, con la frialdad de un corazón helado. Sus ojos son rayos de serpiente, sus manos, gélidos garfios que recogen cadáveres.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad