The Wall Street Journal alaba a las cúpulas sindicales por garantizar la "paz social" a pesar de la crisis

Cuando el capital alaba a los sindicatos

Su conclusión acaba alabando el papel de las cúpulas sindicales como auténticos muros de contención de la indignación popular

0
0 votos
04-05-2009
Publicidad
"España evita los disturbios pese al hundimiento de la economí­a (…) Los economistas esperan que el desempleo alcance el 20% (…) y los trabajadores todaví­a no han convocado una huelga general. Lo que choca con el carácter de los europeos, que, según el rotativo, enseguida salen a las calles para defender sus intereses. ¿Por qué está todo tan tranquilo?". Así­ se pronuncia "The Wall Street Journal", biblia del capital norteamericano, en uno de sus reportajes. Y su conclusión acaba alabando el papel de las cúpulas sindicales como auténticos muros de contención de la indignación popular.
 (EFE)
(EFE)
"España evita los disturbios pese al hundimiento de la economí­a (…) Los economistas esperan que el desempleo alcance el 20% (…) y los trabajadores todaví­a no han convocado una huelga general. Lo que choca con el carácter de los europeos, que, según el rotativo, enseguida salen a las calles para defender sus intereses. ¿Por qué está todo tan tranquilo?". Así­ se pronuncia "The Wall Street Journal", biblia del capital norteamericano, en uno de sus reportajes. Y su conclusión acaba alabando el papel de las cúpulas sindicales como auténticos muros de contención de la indignación popular.
El viernes pasado fue el día mundial de la clase obrera, y dadas las actuales condiciones de aguda recesión, los dueños del capital esperaban un notable incremento de la radicalidad y confrontación social. Por eso Wall Street Journal destaca la ausencia de disturbios en España, donde todo transcurrió de forma “relativamente tranquila” y subraya que en esta crisis, la nota discordante en Europa la ha puesto Grecia.
El tradicional portavoz de los círculos más selector del capital norteamericano advierte de que los disturbios en Grecia podrían dejar de ser la excepción y convertirse en la norma si se termina la paciencia de los europeos.
The Wall Street Journal recuerda que hay varios “colchones sociales” que amortiguan las consecuencias sociales de la crisis. En primer lugar el hecho de que la familia –un núcleo mucho más estructurado que en EEUU- actúe como una red de protección social que ayuda a los que se quedan en paro a pagar las hipotecas. En segundo lugar, el hecho de que la economía sumergida siga teniendo gran importancia en el PIB, y ahora ofrezca fuentes de ingresos no registradas que están ayudando a algunas familias a salir adelante.
Pero, sobre todo, el periódico de Wall Street se pregunta “quién podría liderar las movilizaciones, ya que el desempleo ha afectado, principalmente, a trabajadores temporales, mujeres y jóvenes, que tienen escasa representación en los sindicatos, cuyo afiliado suele ser un hombre de edad media con contrato indefinido”.
A partir de esta “pregunta”, The Wall Street Journal se lanza a una “sospechosa” alabanza del papel jugado por los sindicatos en plena crisis, destacando su “moderación” y “apego al diálogo social” frente a las movilizaciones.
La biblia del capital norteamericano desnuda así el papel de las principales cúpulas sindicales ante una crisis que azota la vida de los trabajadores, actuando como auténticos tapones cuya única misión es impedir las movilizaciones o reconducir la combatividad de los obreros hacia los márgenes aceptables por el capital.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad