ACNUR y la contradicción de defender a las victimas del sistema que la creo.

La flagrante violación del derecho de asilo.

Los solicitantes de asilo victimas de las polí­ticas imperialistas en sus paí­ses de origen y en los paí­ses de destino. Donde creyeron que encontrarí­an refugio son criminalizados.

0
0 votos
04-05-2009
Publicidad
"En todas las peticiones de asilo, el relato de la persona debe ser coherente, creí­ble y, además, esa coherencia tiene que estar relacionada con una coherencia externa; es decir, que la información que se encuentre sobre la situación del paí­s o comunidad de procedencia, sea coherente con lo que cuenta el solicitante", arguye el letrado de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, quien reitera que "cada caso exige un estudio exhaustivo de la realidad del paí­s de origen, para demostrar que no solo su comunidad le persigue, sino también las autoridades" si verdaderamente fueran honestos no podrí­a denegar ninguna de las solicitudes de asilo y refugio, que se presenten en el mundo, pero tendrí­an que hacer honor a la verdad y reconocer, que pertenecemos aún sistema parasitario que contempla entre sus objetivos la de exterminar a los pueblos de las zonas donde tiene "clavadas sus garras". "En todas las peticiones de asilo, el relato de la persona debe ser coherente, creí­ble y, además, esa coherencia tiene que estar relacionada con una coherencia externa; es decir, que la información que se encuentre sobre la situación del paí­s o comunidad de procedencia, sea coherente con lo que cuenta el solicitante", arguye el letrado de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, quien reitera que "cada caso exige un estudio exhaustivo de la realidad del paí­s de origen, para demostrar que no solo su comunidad le persigue, sino también las autoridades" si verdaderamente fueran honestos no podrí­a denegar ninguna de las solicitudes de asilo y refugio, que se presenten en el mundo, pero tendrí­an que hacer honor a la verdad y reconocer, que pertenecemos aún sistema parasitario que contempla entre sus objetivos la de exterminar a los pueblos de las zonas donde tiene "clavadas sus garras".
Según datos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado CEAR, el número de demandas de asilo que llegan a España es mucho menor que las que llegan a otros países europeos. En 2005, por ejemplo, un total de 5.254 personas solicitaron el estatuto de refugiado en el Estado español, frente a las 50.050 y las 28.910 que lo hicieron en Francia y Reino Unido, respectivamente. Aún así “El Gobierno español deniega cada año en torno al 95% de las solicitudes de asilo que recibe”, advierte la organización.
 
Tanto en España, como en cualquier país receptor de demandantes de asilo y refugio, con la misma política de desestimar por sistema las solicitudes, y denegando la casi totalidad de las que se admiten. Promueven de ese modo el lamentable incremento de los “ilegales sin papeles”, colectivo que se ve afectados en muchos casos por una pobreza extrema, dentro del marco de prosperidad occidental.
 
En Inglaterra se quiere retomar la política que llevo España durante el proceso español de regulación de extranjeros de 2005. La campaña De extranjeros a ciudadanos propone legalizar a los que llevan un mínimo de cuatro años en Reino Unido. "La inmigración es un tema candente, que provoca reacciones adversas. Se asocia con la idea de clandestinidad e ilegalidad cuando son las políticas las que crean la irregularidad. La inmigración no es perniciosa para un país y se ha de reconocer su contribución social y económica", señala Laura Zorrilla, encargada de estrategia en The Citizen Organising Foundation (COF), organización cívica que lanzó la campaña en 2006.

La mayoría de los inmigrantes irregulares son los refugiados políticos a los que los gobiernos deniegan el asilo. Como muchos de estos inmigrantes afirman “han sufrido torturas o persecuciones en sus países de orígenes y ahora sufren otras adversidades, que al complementarse con las primeras hacen “un todo insufrible” se puede decir que los marcados por el interés de expolio imperialista no quiera dejar testigos, en sus países de origen los eliminan y en los que deben protegerlos, los criminaliza, por lo que también les persiguen, en este caso para deportarlos, y comenzar de nuevo el circulo maléfico de huida, hambre, represión tanto en África, Oriente Próximo y Asia.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad