La campaña Strangers into Citizens (De extranjeros a ciudadanos), una campaña contra corriente.

En Londres si, en España no.

La campaña "De extranjeros a ciudadanos" inspirada en el proceso español de regulación de extranjeros de 2005. Cuenta con el apoyo del alcalde de Londres, Boris Johnson del Partido Conservador.

0
0 votos
04-05-2009
Publicidad
Esta medida que han denominado "Amnistí­a merecida" deja al descubierto la tendencia de criminalizar al inmigrante. Este colectivo se merece otro termino más coherente con la realidad que viven los inmigrantes, desde sus paí­ses de origen, hasta en los paí­ses de destino, la palabra Amnistí­a "perdón por ley o decreto de delitos, particularmente polí­ticos" connota que las polí­ticas occidentales (imperialistas) penaliza a sus victimas estén donde estén, tanto si padecen en silencio en sus paí­ses de origen, como si desesperados salen en la búsqueda humana y motor de la humanidad de mejorar sus condiciones de vida. Esta medida que han denominado "Amnistí­a merecida" deja al descubierto la tendencia de criminalizar al inmigrante. Este colectivo se merece otro termino más coherente con la realidad que viven los inmigrantes, desde sus paí­ses de origen, hasta en los paí­ses de destino, la palabra Amnistí­a "perdón por ley o decreto de delitos, particularmente polí­ticos" connota que las polí­ticas occidentales (imperialistas) penaliza a sus victimas estén donde estén, tanto si padecen en silencio en sus paí­ses de origen, como si desesperados salen en la búsqueda humana y motor de la humanidad de mejorar sus condiciones de vida.
Boris Johnson el alcalde de Londres y el político electo con más poder del Partido Conservador. Durante su campaña electoral para la alcaldía, en la primavera de 2008 se declaró en favor de la regulación de los inmigrantes en situación irregular. de esta forma rompía con la disciplina de partido marcada por David Cameron, que quier reforzar el control de la entrada de inmigrantes, incluso de los comunitarios, si consigue el poder el próximo año.
 
Johnson mantiene su promesa electoral y la refuerza con la presentación de un informe de la London School of Economics (LSE). Según la LSE, en 2007, había un promedio de 725.000 inmigrantes sin papeles en Reino Unido (de los que 518.000 viven en Londres), frente a los 430.000 que se calcularon seis años antes con el censo de 2001 como base.
 
La base de la decisión del alcalde londinense es puramente economicista. "Considero perverso que los inmigrantes irregulares puedan utilizar los servicios públicos pero no puedan pagar los impuestos que financian dichos servicios", ha dicho el alcalde Johnson. “los irregulares no pagan impuestos ni cuotas de la Seguridad Social, ayudando a inflar la economía sumergida, estimada en 75 millones de libras o el 6,8% del PIB.”
 
La promotora de la campaña de apoyo a los inmigrantes sin papeles la Citizen Organising Foundation (COF), ha convocado una manifestación en Londres (en una concentración de hace dos años, asistieron unas15.000 personas). Esta campaña es apoyada por el Partido Liberal Demócrata y un centenar de diputados de otras formaciones. Boris Johnson ha elevado la legitimidad de la campaña al reconocer el problema y abogando por un debate sensato. “La idea de que la amnistía no es una utopía, sino una solución realista y coherente apoyada por una parte del pueblo ingles.” afirma Laura Zorrilla, del COF.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad