El Gobierno quiere pagar a los rumanos para que retornen

Trabajadores de "usar y tirar"

Durante su viaje oficial a Rumania el Ministro de trabajo Celestino Corbacho anunció una de las últimas fórmulas del gobierno contra la crisis: estudia cómo pagar a los inmigrantes rumanos para que vuelvan a su paí­s.

0
0 votos
04-05-2009
Publicidad
Los rumanos están excluidos del plan de retorno voluntario que está destinado a ciudadanos de fuera de la UE. El ministerio investiga qué competencias tiene para establecer "ayudas de acompañamiento en el viaje de retorno" para los rumanos que deseen volver a su paí­s. Un incentivo que se dirigirí­a a los 70.912 parados de Rumania que hay actualmente en España. Los rumanos están excluidos del plan de retorno voluntario que está destinado a ciudadanos de fuera de la UE. El ministerio investiga qué competencias tiene para establecer "ayudas de acompañamiento en el viaje de retorno" para los rumanos que deseen volver a su paí­s. Un incentivo que se dirigirí­a a los 70.912 parados de Rumania que hay actualmente en España.
Visto el escaso éxito de este “plan” para los inmigrantes de otras nacionalidades ¿para qué quiere el ministerio ampliarlo a los ciudadanos rumanos?

Las ayudas van dirigidas principalmente a los trabajadores que hubieran agotado sus prestaciones por desempleo.

Por su parte el Ejecutivo de Bucarest calcula que a medio y corto plazo necesitará un millón de trabajadores para compensar la pérdida de población activa derivada de la emigración.

Pero con independencia de la aparentemente razonable medida la cuestión de fondo es: ¿Son los inmigrantes trabajadores de “usar y tirar”?

Cuando los negocios iban bien en España se les recibía con los brazos abiertos para superexplotarles; ahora que van mal, la política es deshacerse, por las buenas  o por las malas, de los molestos trabajadores “sobrantes”, según el gobierno.

Por otra parte, es una manera sibilina de señalar a los trabajadores inmigrantes como responsables del agravamiento de las  consecuencias de la crisis. Dejando fuera a las entidades bancarias y al gobierno que con su gestión de la crisis ha mostrado su verdadera cara: el gobierno de Botín.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad