Drástica recocción de inmigración de cubanos a EE UU

La reducción de" balseros" a EE UU

"Los datos indican que apenas 4,554 cubanos han buscado refugio en territorio estadounidense por diversas ví­as desde el pasado octubre, una cantidad muy inferior a los 14,061 que arribaron durante el año fiscal 2008.

0
0 votos
03-05-2009
Publicidad
"Drástica reducción de la inmigración ilegal de cubanos hacia EEUU", titula el diario en español El Nuevo Herald, de Miami, una noticia que desnuda la falacia de que la llegada desordenada e ilí­cita de cubanos a Norteamérica obedece a motivaciones polí­ticas. "Drástica reducción de la inmigración ilegal de cubanos hacia EEUU", titula el diario en español El Nuevo Herald, de Miami, una noticia que desnuda la falacia de que la llegada desordenada e ilí­cita de cubanos a Norteamérica obedece a motivaciones polí­ticas.
Según la nota, publicada el 23 de abril de 2009, "Al concluir el primer semestre del año fiscal 2009, las estadí­sticas del Departamento de Seguridad Territorial (DHS) muestran una notable disminución en la afluencia de cubanos, tanto por ví­a marí­tima como por los puntos de la frontera con México y Canadá.

"Los datos indican que apenas 4,554 cubanos han buscado refugio en territorio estadounidense por diversas ví­as desde el pasado octubre, una cantidad muy inferior a los 14,061 que arribaron durante el año fiscal 2008.

Más adelante la información reconoce que "los cubanos que logran entrar a territorio estadounidense pueden obtener estatus de residente legal gracias a la Ley de Ajuste Cubano, vigente desde 1966", pero pretende explicar la reducción de su frecuencia aludiendo a un supuesto "reforzamiento de los controles en el estrecho de la Florida, así­ como a una mayor coordinación en el trabajo de las agencias dedicadas a la vigilancia de las fronteras y la severidad de las acciones legales emprendidas en los tribunales contra los contrabandistas".

Concluye que, aunque existan muchos factores para explicarlo, la crisis económica es la causa mas poderosa en esta disminución del flujo migratorio de los cubanos, pero limita esta consideración al hecho de que, por efecto de la grave situación económica y el desplome financiero que afecta particularmente al sur de la Florida, los viajes de contrabando humano desde Cuba hacia las costas estadounidenses se han convertido en incosteables en medio de la crisis.

Solo al final del texto, se acerca la información al meollo de la cuestión: "Muchos cubanos que antes estaban dispuestos a emprender una aventura marí­tima para probar fortuna en Estados Unidos lo están pensando ahora dos veces, desestimulados por las recomendaciones de sus familiares que han perdido sus casas y empleos en este paí­s."

Es sabido que en la estrategia agresiva que contra Cuba han llevado a cabo diez gobiernos sucesivos de los Estados Unidos anteriores al actual de Barack Obama, el fomento de la emigración desordenada de cubanos ha servido al propósito propagandí­stico de presentar el fenómeno como muestra del fracaso del proyecto revolucionario de la isla. De ello deriva la falsa idea de que todos los inmigrantes cubanos en Estados Unidos están allí­ por motivos polí­ticos.

El bloqueo económico y financiero; las amenazas de agresión militar; los intentos de exclusión y aislamiento polí­tico y diplomático, confluyen en el propósito de promover el descontento y debilitar el formidable apoyo popular a la dirección revolucionaria que ha dado solidez y consecuencia a su proyecto.

Desde noviembre de 1966, hace 39 años, la Ley de Ajuste Cubano ha sido el mecanismo que Estados Unidos ha utilizado para robar al paí­s sus cientí­ficos, profesionales, técnicos, deportistas y artistas, así­ como nutriente de sus amenazas de provocar una crisis migratoria entre los dos paí­ses que justificarí­a una eventual agresión militar. La Ley de Ajuste Cubano hace elegible de manera automática para recibir residencia permanente, un año y un dí­a tras su arribo a Estados Unidos, a los cubanos llegados ilegalmente, prerrogativa que no se ofrece a ciudadanos de ninguna otra nacionalidad. ¡Hay que ser cubano!

A ese privilegio no se accede en condiciones de emigración legal más que cuando se trata de desertores en misiones oficiales o de trabajo y, como regla, exige el riesgo de la vida a los potenciales beneficiados, frecuentemente una azarosa travesí­a por mar en la que se estima que muere no menos del 15% de los que la intentan.

El realce publicitario es proporcional a la espectacularidad de cada caso. Cuando involucra a menores o ancianos se enfatiza en ello morbosamente. Obligatoriamente se subraya que los inmigrantes "huyen de sistema comunista, la represión del régimen y el desastre de la economí­a cubana".

Quien se guí­e por las informaciones en la prensa estadounidense supondrá que existe en Cuba una ansiedad emigratoria mayor que en cualquier otro paí­s del hemisferio, cuando la realidad es la inversa.

Cuba, pese al bloqueo económico de medio siglo y la vigencia de la criminal Ley de Ajuste estadounidense, es el paí­s con menor presión emigratoria en el área, muy inferior a la de Haití­, República Dominicana, México y casi todos los demás paí­ses centro y suramericanos.

La mentira flagrante de que la inmigración ilegal de cubanos es de origen polí­tico ha quedado demostrada en años recientes con el hecho de que los cubanos emigrantes a Estados Unidos en las últimas dos o tres décadas regresan como visitantes a la isla al poco tiempo de haber salido y, de hecho, según todas las encuestas, se ha registrado un cambio en el sentir colectivo de la comunidad cubana en ese paí­s respecto a las relaciones con su patria.

La noticia de que la inmigración ilegal de cubanos en Estados Unidos se ha reducido a partir de la crisis económica que afecta a la superpotencia, denota el carácter económico y no polí­tico de este flujo. Desnuda con ello la falsedad de los argumentos que provocaron la promulgación y criminal ejecutoria de la Ley de Ajuste contra Cuba.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad