La trama golpista en Bolivia

La CIA, sus fundaciones y los mercenarios

Las declaraciones de un testigo "clave", así­ como las hechas por los detenidos Mario Tádic (boliviano-croata) y Elí¶d Tóasó (rumano-húngaro), dieron la pauta a los fiscales de quiénes financiaban o canalizaban los recursos para la cí

0
0 votos
02-05-2009
Publicidad
El fiscal Marcelo Soza afirmó anoche que, basado en las declaraciones de dos personas detenidas, pudo comprobar que los "autoexiliados" Alejandro Melgar Pereyra y Hugo Antonio Achá Melgar son dos de los tres financiadores de la milicia que dirigí­a Eduardo Rózsa Flores. Se trata de dos personas que tienen vinculación con cuatro entidades empresariales cruceñas y una fundación internacional de derechos humanos ligada a la CIA.. El fiscal Marcelo Soza afirmó anoche que, basado en las declaraciones de dos personas detenidas, pudo comprobar que los "autoexiliados" Alejandro Melgar Pereyra y Hugo Antonio Achá Melgar son dos de los tres financiadores de la milicia que dirigí­a Eduardo Rózsa Flores. Se trata de dos personas que tienen vinculación con cuatro entidades empresariales cruceñas y una fundación internacional de derechos humanos ligada a la CIA..
Desde Estados Unidos donde se encuentra, en declaraciones a un canal de televisión de La Paz, Achá rechazó las denuncias pero confesó que se reunió con el jefe de la banda asesina, el húngaro-boliviano Eduardo Rózsa-Flores, en ''cuatro o cinco'' ocasiones.

La banda terrorista de Rózsa-Flores fue desarticulada hace dos semanas en un operativo de la policí­a boliviana. Tres de los mercenarios, entre ellos el supuesto lí­der del grupo, Eduardo Rózsa-Flores, murió en el tiroteo, mientras se detuvo a otros dos, actualmente recluidos en un penal de La Paz. Las autoridades luego capturaron a otros dos conspiradores, ambos miembros de la organización fascista Unión Juvenil Cruceñista, que proveyeron armas al grupo.

La FHR es una organización neoyorquina conocida por sus actividades de injerencia y sus ví­nculos con la CIA, cuyo Secretario General es el terrorista de origen cubano Armando Valladares.

Arrestado a finales de 1960 en La Habana, mientras situaba explosivos en lugares públicos por cuenta de la CIA, Armando Valladares se hizo famoso por su burlesca salida de la cárcel, solicitada desde el exterior, disfrazado de ''paralí­tico poeta''. Informante de la policí­a batistiana, luego se dedicó al sabotaje hasta su detención.

El único libro que ''escribió'' Valladares, titulado irónicamente ''Desde mi silla de ruedas'', fue escrito por su socio y cómplice, Carlos Alberto Montaner.

A su llegada a Estados Unidos, Valladares se puso a disposición de la inteligencia norteamericana con un servilismo extremo, al punto de ser nombrado embajador en Ginebra por el ultraderechista Ronald Reagan.

Valladares, a través de su ''Human Rights Foundation'' publicó en octubre un ''Informe sobre la situación de los derechos humanos en Bolivia''en el cual denunciaba la ''violencia polí­tica'' en ese paí­s.

Según la abogada e investigadora venezolana Eva Golinger, autora de La Teleraña Imperial, la Human Rights Foundation fue creada por Thor Halvorssen Mendoza, en el 2005, para atacar y desacreditar los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Hijo de una de las familias más ricas de Venezuela, Halvorssen trabajó con la CIA en El Salvador y Nicaragua.

Hace un año, el 4 de mayo, el agente CIA Valladares ofició como ''observador'' del referendo ilegal de Santa Cruz a nombre de su organización.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE); la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO); la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) y Human Rights Foundation son las entidades empresariales y sociales que tienen ví­nculos con los sospechosos, a quienes la Fiscalí­a de La Paz exhortó a "asumir su defensa".

Las declaraciones de un testigo "clave", así­ como las hechas por los detenidos Mario Tádic (boliviano-croata) y Elí¶d Tóasó (rumano-húngaro), dieron la pauta a los fiscales de quiénes financiaban o canalizaban los recursos para la célula.

Tádic y Tóasó fueron aprehendidos en un operativo policial realizado la madrugada del jueves 16 en el hotel Las Américas, en la capital cruceña, donde murieron Eduardo Rózsa Flores (boliviano-croata), Magyarosi Árpád (rumano-húngaro).

Juan Carlos Gueder Bruno y Alcides Mendoza Malaví­ fueron capturados el martes por la noche en Santa Cruz en un operativo policial conducido por el fiscal paceño Marcelo Soza.

Basado en esos testimonios, el Ministerio Público aseguró que "Lucas" y "Superman" entregaban los aportes económicos a los presuntos terroristas y dedujo que el primero serí­a el alias de Alejandro Melgar Pereyra y el segundo, el sobrenombre de Hugo Antonio Achá Melgar.

Las investigaciones del Ministerio Público se orientan ahora a identificar al "Viejo", quien se habrí­a encargado, además, de contactar a Rózsa.

El martes, desde Miami, Estados Unidos, el activista cí­vico cruceño Mauricio Iturri exigió al prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, que rinda cuentas sobre 100.000 dólares destinados a las movilizaciones autonomistas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, advirtió el viernes que expulsará del paí­s a los miembros de Human Rights Foundation (HRF) si siguen trabajando con grupos separatistas que están siendo investigados por un caso de supuesto terrorismo.

"En la dura investigación sobre algunos separatistas encontramos una fundación llamada Human Rights que trabaja con extranjeros que vienen a dirigir Bolivia. (...) Si siguen, estos extranjeros tendrí­an que irse y los bolivianos metidos acá deberí­an ir a la cárcel", dijo el presidente.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad