los avances "perturvadores" de Iran y China en Latinoamerica

Latinaomerica y las malas influencias

"Es algo muy serio si algún paí­s en nuestro continente cae bajo la influencia de Irán o algún otro que no es amigable con nuestros intereses", declaro Clinton.

0
0 votos
02-05-2009
Publicidad
Irán y China están haciendo avances "perturbadores" en América Latina, y Washington no puede permitirse aislar lí­deres de paí­ses como Venezuela y Bolivia. La secretaria de Estado norteamericana, Hillatry Clinton, ha sido crí­tica con la administración Bush, "que trató de aislarles, de apoyar a los opositores, de convertirlos en parias internacionales, pero no funcionó".
  La secretaria de Estado norteamericana, Hillatry Clinton, ha sido crí­tica con la administración Bush, "que trató de aislarles, de apoyar a los opositores, de convertirlos en parias internacionales, pero no funcionó".(EFE)
La secretaria de Estado norteamericana, Hillatry Clinton, ha sido crí­tica con la administración Bush, "que trató de aislarles, de apoyar a los opositores, de convertirlos en parias internacionales, pero no funcionó".(EFE)
Irán y China están haciendo avances "perturbadores" en América Latina, y Washington no puede permitirse aislar lí­deres de paí­ses como Venezuela y Bolivia. La secretaria de Estado norteamericana, Hillatry Clinton, ha sido crí­tica con la administración Bush, "que trató de aislarles, de apoyar a los opositores, de convertirlos en parias internacionales, pero no funcionó".
"La anterior administración trató de aislarlos, trató de apoyar a la oposición, trató de convertirlos en parias internacionales. No funcionó", indicó la jefa de la diplomacia estadounidense. El Gobierno del presidente Barack Obama trata de cambiar el enfoque de su polí­tica en la región, empezando por paí­ses como Cuba y Venezuela y siguiendo con otros paí­ses con los que mantienen relaciones tensas, como Bolivia, Nicaragua y Ecuador.

El mejor ejemplo, dijo, es la creciente popularidad del presidente venezolano, Hugo Chávez. "Es un tipo muy sociable y buscará amigos donde los pueda encontrar. Nuestra creencia es que si el aislamiento no funcionó, ¿por qué continuarlo? Veamos qué más puede ser posible", propuso ayer la secretaria de Estado, ante los cuestionamientos de los republicanos, irritados por el buen clima que reinó entre Obama y Hugo Chávez, en la reciente Cumbre de las Américas.

"Es algo muy serio si algún paí­s en nuestro continente cae bajo la influencia de Irán o algún otro que no es amigable con nuestros intereses", explicó la funcionaria, dejando entender que el acercamiento con Teherán no será tan fácil como con Caracas. "Tratemos de ver si hay una oportunidad de alejar al presidente Chávez de esas influencias" afirmo, recientemente en una sesión del Congreso norteamericano.

"Los iraní­es están construyendo una gran embajada en Managua y uno sólo puede imaginarse para qué será. Queremos intentar mejorar nuestra relación con (Rafael) Correa, y queremos ver si podemos encontrar una manera de mandar de nuevo a un embajador a Bolivia y de trabajar con (el presidente Evo) Morales", señaló.

Según la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, la polí­tica exterior del paí­s "debe estar basada en un matrimonio de principios y pragmatismo. En primer lugar, debemos mantener la seguridad de nuestro pueblo, nuestra nación y nuestros aliados; en segundo lugar, debemos promover el crecimiento económico y compartir la prosperidad en casa y en el exterior; finalmente, debemos fortalecer la posición de EEUU como lí­der global", afirmó

A primera vista podrí­a parecer que Obama suaviza la polí­tica de EE.UU. hacia Latinoamérica, en especial si es comparada con la de su predecesor. Ha habido suficientes editoriales elogiando el enfoque conciliador de Obama, y comparándolo con la polí­tica latinoamericana del "Buen Vecino" de Franklin Delano Roosevelt.

Sin embargo, es importante recordar que la idea de Roosevelt de ser amigable significaba solamente que EE.UU. dejarí­a de realizar intervenciones militares directas en Latinoamérica, mientras se reservaba el derecho a crear y fortalecer a dictadores, armar y entrenar fuerzas armadas regionales impopulares, promover la dominación económica mediante el libre comercio y préstamos bancarios y conspirar con grupos derechistas.

La entrada de china este año con más fuerza en el contesto Iberoamericano, estableciendo acuerdos bilaterales sólidos ofreciendo una salida de las economí­as de la zona hacia el pacifico .los gobiernos Iberoamericanos han iniciado un acercamiento a China no sólo económico, sino también polí­tico, algo que ha sido posible en gran medida gracias al triunfo en Iberoamérica de los gobiernos de izquierda.

Chávez en Venezuela, Kirchner en Argentina o Lula en Brasil han establecido alianzas con china. De hecho, estos paí­ses, junto a otros de la región, han apoyado a China en su objetivo de promover el multilateralismo en los foros internacionales, lo que se ha traducido en la creación del G-20, una agrupación de paí­ses emergentes que pretenden luchar contra el proteccionismo agrario de los paí­ses ricos.

Según EEUU lo que busca China en Latinoamérica se puede resumir en cinco cosas: asegurarse una fuente fiable de materias primas para alimentar el crecimiento de su economí­a, disminuir su aislamiento en los foros internacionales, mostrar su potencial como poder económico emergente, buscar oportunidades de defensa e inteligencia y fortalecer su polí­tica de aislamiento de Taiwan, estrategia que es aprobada y reconocida por 12 gobiernos latinoamericanos. Todo un desafí­o para los intereses de Washington.

Rusia es otro actor en el contexto internacional que en 2008 avanza en sus relaciones multilaterales con Iberoamérica, estableciendo acuerdos económicos y militares.
La irrupción en este contexto de Rusia y china le permite a Iberoamérica, fortalecer sus proyectos de independencia frente a la posición hegemónica de EE UU en la zona.

La Doctrina Monroe, considerada como la piedra angular de la polí­tica estadounidense hacia América Latina desde la década de 1820, ha transformado EEUU de una potencia regional a una superpotencia mundial, mientras América Latina se ha convertido en el patio trasero de EEUU y campo base para mantener su dominio en el mundo.

Se considera que Latinoamérica es el mayor proveedor extranjero de petróleo a EEUU y un fuerte socio para el desarrollo de combustibles alternativos. También es el socio comercial de EEUU con mayor crecimiento y su mayor fuente de inmigrantes. Las relaciones con América Latina son una parte básica e importante de la gran estrategia de EEUU. Poner orden en su patio trasero e impedir o minimizar la influencia de otros actores en su área de influencia es en definitiva el objetivo de esta nueva polí­tica hacia la región.

Alejar a Latinoamérica de las" malas influencias", es en definitiva lo que la nueva diplomacia inteligente, que el imperio despliega busca. La aparición de nuevos actores en lo que ha siempre a considerado como su área de influencia exclusiva determinan un cambio de enfoque de la estrategia. Clinton admite que la antigua estrategia de cercar al frente antihegemonista con el cinturón de fuego del plan Colombia, aislarlo, montar movimientos opositores y bloquearlo económicamente no ha funcionado. Más bien eso ha hecho que los nuevos actores encuentren las puertas abiertas, el frente antihegemonista ha encontrado en este nuevo horizonte multipolar una gran salida, que le permite desprenderse de cientos de años de doctrina Monroe.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad