Entrevista a Vicente Carrión, presidente de COAG Cartagena

Doble atraco al campo murciano

Ante la falta de respuesta de las instituciones y los cuerpos de seguridad se anuncian movilizaciones por la falta de seguridad que hay en los ámbitos rurales.

0
0 votos
05-01-2009
Publicidad
Para conocer mas esta problemática en el campo hemos entrevistado a Vicente Carrión presidente de COAG Cartagena. La Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas es actualmente uno de los frentes que mas consecuentemente defiende los intereses del campo sector en crisis desde hace años y que debe considerarse de interés nacional. A la problemática de precios, sequí­as y cuotas de la UE se le añade el saque por parte de organizaciones delincuentes. En los dos próximos dí­as reproduciremos esta entrevista que pone al descubierto esta desconocida situación. Para conocer mas esta problemática en el campo hemos entrevistado a Vicente Carrión presidente de COAG Cartagena. La Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas es actualmente uno de los frentes que mas consecuentemente defiende los intereses del campo sector en crisis desde hace años y que debe considerarse de interés nacional. A la problemática de precios, sequí­as y cuotas de la UE se le añade el saque por parte de organizaciones delincuentes. En los dos próximos dí­as reproduciremos esta entrevista que pone al descubierto esta desconocida situación.
Dvd: ¿Desde cuando se viene produciendo esta oleado de robos en el campo cartagenero?
VC: Esto es algo que estamos padeciendo en toda la Región, y especialmente en el Campo de Cartagena desde hace varios años y dependiendo siempre del precio de los productos que se roban, a mayor precio mayor incidencia de robo. Cuando no hay cosechas, por ejemplo el año pasado, al final de la recogida del melón que empezaba la plantación de las hortalizas, no habí­a nada en el campo, se ocasiono una serie de robos relacionados con las chatarras y el metal incluso tendidos eléctricos, una cosa fuera de lo normal. Esto coincidido con que los precios de la chatarra habí­an alcanzado unos precios muy interesantes para la venta y sobretodo si no les costaba nada muchí­simo mejor.
Esto lleva sucediendo años y ahora da la coincidencia del incremento tan espectacular de la población en la Región de Murcia y luego la urgencia de efectivos policiales por otra parte. Esto hace que la inseguridad aumente, no cabe duda.
Dvd: ¿Tenéis noticia de que este ocurriendo en mas campos españoles?
VC: En el resto del campo español no tanto, no tenemos noticias. En la Región de Murcia si. Decimos no tanto porque cualquier movimiento que hemos visto por la televisión, por ejemplo en Andalucí­a, en Almerí­a, si hay un despliegue impresionante de guardia civil, policí­as y medios. Esto tiene una continuidad en el tiempo y en nuestra comunidad autónoma no es así­ evidentemente. Entendemos que en otras zonas como valle de Guadalentin, Noroeste (con menos incidencia), Campo de Cieza son zonas en las que nos vemos asediados constantemente por este tipo de actos delictivos de gente que sin temor actúan impunemente. Van a recoger alcachofa y si ven un vehiculo agrí­cola le sacan el gasoil, le quitan las baterí­as. Si ven una instalación de riego no tienen problema en llevarse el motor de bombeo, en fin actúan impunemente. Precisamente nosotros lo vemos causado por esa deficiencia de policiales que hay, y lo que es mas grave, los que están no son coordinados. Si hubiera una buena coordinación entre Guardia Civil, que es quien tiene las competencias en zonas rurales y la policí­a local (Brigadas de seguridad ciudadana) que se crearon por parte de la comunidad autónoma entendemos que puede ser suficiente sino por lo menos una medida para, en cierta forma aguantar esta oleada de robos que estamos teniendo y ponerle algo de freno. Pero si cada uno actúa por su cuenta, me refiero a G Civil y Seguridad Ciudadana, sin ningún tipo de coordinación, que nosotros entendemos que no existe y que además en alguna ocasión se nos ha confirmado, los que tenemos que pagar el pato al final somos nosotros que somos los más desprotegidos, las pequeñas explotaciones rurales.

Dvd: Es evidente que este tipo de actuaciones provienen de organizaciones de carácter mafioso y delincuente, no son individuos aislados ¿No cree que si no se ataja rápidamente esto delito se puede generar una situación de tensión y racismo contra los inmigrantes que en una inmensa mayorí­a son trabajadores honrados del campo y que se puedan repetir situaciones como en Elegido hace algunos años?
VC: Nosotros evidentemente desconocemos quienes son los que hacen este tipo de actuaciones. Dice un refrán, y dicen que todos los refranes son ciertos, "con la caspa de un gitano nos tapamos muchos castellanos", bueno hay delincuentes para todos los gustos, no solo son inmigrantes. Ni sólo son gitanos ni sólo castellanos. Yo creo que debido a esa deficiencia en seguridad cualquiera puede actuar impunemente. Que en un tiempo derive en una situación critica, que no me atreverí­a a decir que sea racismo, no cabe la menor duda. No hay nada más que ver algunos agricultores que me llaman cuando ven los destrozos causados en sus explotaciones, yo lo he padecido también y entiendo perfectamente cual es el malestar de estos propietarios. Después de estar una campaña mirando a ver si hace frí­o, si llueve si hay agua disponible si los precios acompañan o no tienen que sufrir que una vez acabado este proceso arrasen la cosecha. Ya no es el valor de lo que roban sino de lo que destrozan. ¿Que sean bandas organizadas o no? Organización tienen que tener, por que cuando entran en una finca y se llevan 4000 kg de naranjas o 300 kg de alcachofas en un rato pues evidentemente una persona sola no es. Es un grupo de gente que además tiene una salida para este producto. Por ejemplo con el tema de la chatarra, si se llevaban la chatarra es porque alguien habí­a que la comprara. Si se llevan naranja o alcachofa es porque alguien la ha comprado. Hacemos un llamamiento a los consumidores para que se den cuenta de a quien le están comprando; muchos de estos productos aparecen en determinados picos de esquina, dentro de un coche, con la maleta abierta, etc vendiéndose por debajo de su precio normal, sin normalizar, sin ningún tipo de etiqueta, de control… Esto no es la primera vez que lo hemos denunciado y dicho. Y es importantí­simo para el consumidor por que si se le hecha algún producto sanitario, la cosecha tiene que pasar un tiempo de control antes de ser recogida, cosa que los agricultores hacen pero los ladrones no. Los residuos que pueden quedar en esa fruta u hortaliza el consumidor no lo conoce y puede causar efectos secundarios. Es una cuestión que hemos puesto de manifiesto y estamos artos de las distintas denuncias que hemos hecho y del conocimiento que le hemos dado a las autoridades y ellos se hagan oí­dos sordos al tema y en su caso como nos han llegado a decir que si es que queremos un guardia civil por cada finca…; pero por lo menos determinados controles para paliar esta situación eso si lo estamos echando en falta

Dvd: Esta situación viene a acentuar la gran crisis que viene sufriendo la agricultura y ganaderí­a de este paí­s, ¿Cuáles pueden ser las consecuencia para las pequeñas explotaciones si sigue adelante la delincuencia rural?
VC: El aburrimiento, o sea nosotros estamos sufriendo desde hace años una situación deplorable. Nosotros producimos un Kg de tomates y el comprador impone el precio si quieres se lo pagas y si no te lo quedas y así­ cualquier cosa. No somos una empresa que podamo0s decir nuestros costes son estos, nuestro margen necesario de beneficio este y en consecuencia el kg vale tanto. Tenemos que sufrir los abatares de un libre mercado que cuando hay excedentes de producción la cosecha solo sirve para el ganado y cuando hay defecto de producto los precios se disparan y va en beneficio de muy poca gente
De este tipo de problemas se produce un relevo generacional deficiente. La gente joven no se quiere encargar del sector primario y están desapareciendo empresas. Si a esto le añadimos los robos conseguimos que la gente se aburra antes de tiempo y dejen la empresa. Esto provoca que nos tengamos que poner a trabajar para grandes empresas que marcan los precios. Dejamos de ser autónomos para ser obreros del campo. Esto ya ha pasado antes en la ganaderí­a, los propietarios de la leche son grandes empresas y los de las instalaciones trabajan para ellos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad