Corresponsalí­a Asturias

Maite Pagazartundua con los alumnos de secundaria

Los alumnos del IES Ega de San Adrián recibieron la visita de Maite Pagazartundua, que el pasado martes acudió para presentar a los alumnos el documental "Las voces de Antí­gona"

0
0 votos
01-05-2009
Publicidad
Los alumnos asturianos del IES Ega de San Adrián recibieron la visita de Maite Pagazartundua, que el pasado martes acudió para presentar a los alumnos el documental “Las voces de Antígona” en el que diez mujeres víctimas del terrorismo de ETA que han visto robada la vida de algún familiar cercano dan testimonio de la realidad a la que se enfrentan. Una visita que tiene el objetivo de transmitir a los jóvenes, lo que muchas veces la falta de libertad y el fascismo, impide que el dolor aflore y se manifiesten las consecuencias que sufren los que han sido objetivo de la banda terrorista.
 
   Un dolor que se silencia, como nos cuenta una de las víctimas al recordar cómo tras el asesinato de una de las víctimas en una tamborrada, se declara que la fiesta debe seguir, que el terrorismo, las pistolas en la nuca no deben afectar. El fascismo cobra toda su significado, no solo por el carácter violento, también por la falta de libertad del conjunto de la población donde la banda tiene tentáculos, de forma que el silencio y la tapadera en la boca que se pone a las víctimas para silenciar el clamor popular se convierten en una práctica sobre la que mantener el régimen.
 
   Como Antígona, estas mujeres, que han perdido a sus maridos, desde electricistas, policías pasando por concejales y directivos de la artxantxa se enfrentan a un conflicto irreparable, un conflicto que tiene como base el fascismo, que no es conflicto sino imposición de sus ideas a base de pistolas en la nuca, y estas mujeres, como Antígona, vencen el miedo para poner su voz al servicio de la libertad.
   Maite intentó que los alumnos de 2º 3º y 4º de la ESO pudieran ponerse en la piel de tantas víctimas que deja el fascismo en Euskadi, que deja tumbas y lágrimas que salen al encuentro de la lucha por la libertad y la democracia. Vacíos que llenan de fuerza tantas luchadoras y luchadores de verdad que se juegan la vida en Euskadi por la libertad. Vacíos que quedan en las filas de los que no tienen pistolas con las que apuntar, y sí mucho coraje y justeza democrática con la que pelear. Esta iniciativa que llega a Asturias da una conciencia que se castra con la falta de libertad que corta las alas a toda alternativa que no trague con los fascistas, una iniciativa necesaria para que la voz de las víctimas, la voz de lo que realmente ocurre se oiga y de conciencia a los jóvenes de forma que una visión real y justa pueda cobrar fuerza.  Pues es la realidad silenciada, no es un punto de vista, no, es lo que pasa, son vidas robadas y llantos silenciados.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad